Carta abierta

Al Ministro del Poder Popular para Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias, Ricardo Menéndez

 Mérida, 17 de febrero de 2011.

Ricardo Menéndez

Ministro del Poder Popular para Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias

Su despacho.-

Estimado Ministro:

            Nosotros, profesores e investigadores de la Universidad de Los Andes, firmemente comprometidos con el proceso de cambios que adelanta el Comandante Hugo Chávez, luego de un detenido análisis, nos ha llevado a considerar inconvenientes algunos aspectos en el baremo del novel Programa de Estímulo a la Investigación (PEI), desarrollado por el Observatorio Nacional de Ciencia y Tecnología (ONCTI), dependiente de su despacho.

            Si bien hemos celebrado la modificación de la Ley Orgánica de Ciencia y Tecnología (LOCTI), así como la modernización del antiguo programa del PPI, de manera de hacerlo cónsono con las políticas públicas y áreas estratégicas para el desarrollo integral de la nación; creemos que trabajar en las actuales “áreas prioritarias de ciencia, tecnología e innovación” pudiera dar derecho a financiamiento a proyectos de investigación, asistencia a congresos, etc., pero no puede por ese solo hecho excluir a quienes realicen investigación en áreas no prioritarias; por cuanto el reconocimiento profesional a una actividad que pocos realizan en el país, y de tremenda importancia, es algo que hay que alentar poderosamente. Esto es, es necesario separar la acreditación en el PEI (o sea, el reconocimiento como investigador o innovador) del financiamiento a proyectos enmarcados en las áreas prioritarias. Quitando en el baremo del PEI la frase “enmarcado  en las áreas prioritarias de ciencia, tecnología e innovación” podría resolverse este grave problema.

            Es bueno, camarada ministro, tener presente que modificar líneas de investigación, tecnologías, laboratorios y formación de personal, a fin de adaptarse a las “áreas prioritarias de ciencia, tecnología e innovación”, no puede hacerse de la noche a la mañana. No es un asunto solo de voluntad. El baremo del PEI debe establecer lapsos prudenciales (dos o tres años) para que se puedan mostrar “productos” en esas áreas estratégicas. En el PEI, como está establecido actualmente, y cuya convocatoria culmina este 11 de marzo, se estará excluyendo a la enorme mayoría de los investigadores en el país, impidiendo y dificultando su racional adaptación a las nuevas circunstancias. Investigadores con altas calificaciones y sólida trayectoria y fuertemente comprometidos con el proceso, especialmente en las ciencias básicas, serán literalmente excluidos del programa. Nos parece que una sustancial caída en los índices del PEI es un “desastre en puertas”, que será ampliamente explotada por la oposición.            

            Por otra parte, nuestra experiencia en el área nos lleva a pensar que, por ejemplo, como aparece en el baremo del PEI, discriminar entre autor principal y coautor en los trabajos de investigación es altamente contraproducente; por cuanto será ahora mucho más beneficioso trabajar individualmente y no de forma colectiva y colaborativa, que es lo que se busca, dado que de antemano, y como parte de la negociación entre los investigadores, se deberá establecer el orden en los “papers”. Una consecuencia, potencialmente desastrosa, será no colocar a los estudiantes de pre y postgrado como autores principales de los trabajos de investigación, que ha sido una tradicional manera (muy positiva) de apoyarlos en sus inicios en la investigación científica; por simples razones de la propia supervivencia en el PEI de sus tutores o jefes de laboratorio.

            Otro asunto que está causando serias perturbaciones en la eficiencia del gobierno bolivariano, y fundamentalmente del despacho a su cargo, es la obligación de entregar, nuevamente, los recaudos básicos que hemos sistemáticamente consignado en el antiguo PPI, y que están desde muchos años en la base de datos de la ONCTI. La percepción de “empezar nuevamente todo desde cero” es algo que no podemos entender, máxime cuando se cuenta con dilatadas facilidades en el ámbito de las tecnologías informáticas.

            Finalmente, camarada ministro, las motivaciones de la derecha, al oponerse al PEI y a la LOCTI, son del todo distintas a nuestros planteamientos. Sus razones persiguen preservar una investigación acartonada, elitesca, separada de la realidad de nuestra República y de los objetivos que nos hemos trazado, al intentar liberarnos de la dependencia tecnológica de potencias extranjeras. En una reunión, la cual respetuosamente le pedimos, podremos argumentar más abundantemente acerca de nuestras reparos al baremo del PEI que ensombrece el futuro de la ciencia y la tecnología en nuestra patria. El éxito de una correcta política pública en el sector, asegura aún más el triunfo de la revolución bolivariana, en áreas tan sensibles como el de la investigación científica, tecnológica y humanística.

Atentamente

Los abajo firmantes

José Sant Roz

Juan Carlos Villegas

Olga Márquez

Alba Riera de Narváez

Ernesto Arends

Betty Osorio

Aquiles Álvarez

José Dugarte

jsantroz@gmail.com (este correo es del compatriota José Sant Roz)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4462 veces.



José Sant Roz-Juan Carlos Villegas y abajo firmantes


Visite el perfil de Juan Carlos Villegas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a118209.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO