A varios de los asesores económicos les falta una formación sobre Hugo Chávez Frías

INTRODUCCIÓN

En uno de sus últimos foros, el diputado Jesús Farías, presidente de la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, sorprendió al auditorio cuando puso un ejemplo de cómo se debe manejar la economía venezolana actual, comparándola con una bodega cuya comunidad ha sido devastada por un terremoto y todo quedó afectado.

También, en su último escrito, el diputado insistió que para poder aumentar el salario debe recuperarse la industria petrolera venezolana para que se incrementen los ingresos fiscales y se destine para financiar el gasto público en remuneraciones, prestaciones sociales y pagos a jubilados y pensionados.

El diputado se pregunta y responde lo siguiente:

"¿Aumentarán los salarios en el corto plazo? Pese a las grandes adversidades (la mayor de ellas, el bloqueo yanqui), existen expectativas positivas en torno a la posibilidad de aumentar los salarios en el corto plazo. El país se está moviendo en la dirección correcta. Trabajadores, el Estado, sector privado, el contexto latinoamericano y caribeño, tienen un desempeño altamente favorable con relación a una mayor generación de ingresos y, por lo tanto, a la posibilidad de incrementos salariales."

Evidentemente, que la expectativas de una recomendación de la Asamblea Nacional al Ejecutivo Nacional de incrementar el salario están bien alejadas en por lo menos lo que Jesús Farías llama el "corto plazo".

En economía el corto plazo (CP) es el período de tiempo en que la empresa no puede variar sus costos fijos como los sueldos y salarios. Sin embargo, el corto plazo es tan adecuadamente largo como para permitir la variación de los insumos variables (que dependen del dólar)

Pero ese mismo discurso, manejado en torno a "las posibilidades" de aumentar el salario de manera digna algún día, lo hemos escuchado cientos de veces en los últimos siete años por parte del diputado "marxista". Pero realmente nunca ha dicho cómo debería hacerse.

Si alguien difiere de sus opiniones o dice lo contrario de él, inmediatamente los llama "falsificadores de la realidad con ofertas engañosas para atacar y procurar desatar protestas que debiliten y, finalmente, derroquen al presidente Nicolás Maduro. Ha sido capaz de inventar que sus oponentes dentro de la izquierda revolucionaria "procuran activar el plan fracasado de Washington." Incluso, de manera irresponsable y manipuladora, los acusa de agentes de la CIA, vende Patria, o lo último, que son financiados por el prófugo por corrupción de Rafael Ramírez.

Son acusaciones repudiables e intolerantes por demás.

BLOQUEO Y MEDIDAS COERCITIVAS QUE AFECTAN MAS A LA CLASE OBRERA

Estamos conscientes que las sanciones y bloqueo nos han jodido a todos, y que el petróleo ya desde hace unos años atrás (como lo escribí en el año 2014) ya no daba para seguir manteniendo el tradicional Estado rentista, Capitalismo rentístico, Economía rentista, Economía parasitaria venezolana, o como quieran llamarla los estudiosos del tema (Libro "Visión petrolera de Hugo Chávez Frías. Teoría Socialista sobre la Política Petrolera venezolana").

Pero la realidad cruda en marzo de 2023, es que los más afectados en los últimos años han sido los trabajadores, militares, pensionados y jubilados. Y ese es el tema de debate, que requiere que muchos aporten nuevas ideas para buscarle la estrategia que los asesores económicos extranjeros y nacionales del Gobierno no han podido encontrar hasta ahora.

AHORA INSISTEN EN QUE EL RENTÍSMO ES QUIEN NOS SALVARÁ

Sólo escuchamos insistentemente que hay que incrementar la producción y los ingresos petroleros para poder aumentar los salarios a los trabajadores, militares y los ingresos para los pensionados y jubilados en un contexto de bloqueo y sanciones imperiales. Pero todos sabemos, que los gringos no lo van a levantar en el corto ni mediano plazo, a menos que cambien el Gobierno de Maduro y desaparezcan de la burocracia estatal todos los líderes de la revolución que están sancionados juntos a sus familiares más cercanos.

Como vemos, esa idea o directriz dominante y cegada, que defienden como la única verdad, nos mantendrá como una sociedad con mucha desigualdad y con la mano de obra más barata del mundo.

Evidentemente ese es un discurso para ganar tiempo y hacer perder el tiempo al resto de la sociedad venezolana que estoy seguro tiene iniciativas para encontrar un camino cierto en el corto plazo al problema fiscal que los asesores y diputados no encuentran para la revolución. Solo requiere que abran el debate nacional, que se haga público los debates, que reconozcan que cada vez que se devalúa la moneda se lanza un montón de gente a la pobreza extrema.

PROPUESTAS VIABLES PARA EL DEBATE

Muchos creemos que hay soluciones para salvar la revolución Bolivariana de Hugo Chávez Frías. Consideren las siguientes propuestas para solucionar el problema complejo que actualmente se tiene con la clase obrera, los jubilados y los pensionados, cuya felicidad es el objetivo central de la revolución y no puede ser de la derecha:

  • Evalúen la Indexación salarial abriendo el debate nacional sobre su viabilidad, justificación histórica y las distintas posibilidades de financiamiento, porque todos sabemos que el dólar paralelo, el bloqueo y sanciones del imperio permanecerá por mucho tiempo más.

  • Reestructuren la distribución de los pocos dólares que ingresan a la nación a favor de los trabajadores, militares, pensionados y jubilados, como lo hubiera hecho Hugo Chávez Frías.

  • Al igual como se hizo con el Petro, evalúen la emisión de títulos o bonos de petróleo a futuro certificados con parte de las reservas petroleras para que financien las deudas laborales pendientes y les restituyan las pensiones y jubilaciones perdidas por la devaluación en los últimos años a todos.

Ese tipo de instrumento financiero debe estar respaldado con la producción petrolera a futuro (canjeables en el mercado de valores, pero liquidables una vez que la producción petrolera aumente a un nivel predeterminado, por ejemplo, cuando alcance los 900.000 barriles diarios).

Porque si decimos que la revolución está ganando la batalla entonces el gran ganador debe ser ese pueblo que se ha sacrificado tanto y que aún sigue apoyando la revolución Bolivariana.

¡Eso debe hacerse antes que sea demasiado tarde!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2131 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: