Economista criollo teme que la política salarial no cambiará tan breve

¡Yo escribo lo que veo,

aunque a muchos amigos poderosos no les guste!

INTRODUCCIÓN

Como colofón, lo mismo de siempre: los trabajadores, militares, pensionados y jubilados de la administración pública son los que más han padecido los efectos del bloqueo, sanciones y la guerra económica entre empresarios y el Gobierno en los últimos años, y eso nadie lo puede negar.

Desde el año 2019, con la entrada del Sistema de Mesa de Cambio, tanto los empresarios como el Gobierno encontraron la forma de resguardarse contra los vaivenes del dólar paralelo: los primeros venden y compran bienes y servicios, y hasta pagan sus nóminas en dólares. Mientras que el Gobierno Nacional, por medio de la política del BCV de mantener una persecución del dólar paralelo, garantiza que sus ingresos en divisas se multipliquen en bolívares y que la recaudación fiscal aumente en la medida que los precios de la economía aumentan por efecto de la devaluación continua del dólar oficial.

Por su parte los trabajadores siguen en la nostalgia de haber pasado de ganar en el 2012, un mínimo de 260 dólares mensuales con efectos en la incidencia laboral, a ganar menos de 6 dólares más una serie de bonificaciones sin incidencias en los beneficios contractuales. Esta situación ha generado en la actualidad una desigualdad de ingresos en el país, si se compara los sueldos y salarios que paga el sector público con respecto al del sector privado, que como mínimo lo multiplica por 10 veces.

Por todas partes se escucha, que el BCV inyecta millones de dólares a los banqueros para estabilizar el mercado cambiario, pero el dólar lo que hace es ir para arriba. ¡No hay real para los trabajadores pero si para los banqueros!, dicen otros. Unos más chavistas que otros de forma molesta, dicen: ¿Ustedes creen que Hugo Chávez le estaría dando plata a la banca. A la misma banca golpista?

¡Claro que la gente anda descontenta por esa situación! Algo que urge revertir. Veamos a continuación los argumentos.

EL CAMBIO EN LA POLITICA SALARIAL DEBERÁ ESPERAR MÁS TIEMPO

Para el segundo semestre del 2023, "ya veríamos nosotros cambios importantes. Significativos en relación al tema salarial".

No lo dije yo, lo dijo el diputado economista, marxista y presidente de la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Social de la Asamblea Nacional, Jesús Farías, en una entrevista concedida al Noticiero Venevisión del día 09 de febrero de 2023. Y si él lo dijo, que también es el Vicepresidente para la Economía Productiva del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), entonces así será.

El diputado Farías sigue responsabilizando a las sanciones y el bloqueo económico de impedir el aumento salarial de los trabajadores. Yo creo que esas sanciones limitan en una proporción los recursos disponibles del Gobierno para destinarlo a salarios, prestaciones y deudas pendientes con la clase obrera en general, pero no en su totalidad. Con una política de ajuste fiscal pudiera garantizarse las justas peticiones de los trabajadores públicos, militares, pensionado y jubilados.

Difiero con el diputado Farías, porque actualmente hay dos mercados laborales: uno en el sector privado, que paga salarios muy por encima del mínimo oficial decretado en marzo de 2022; y otro es el del sector público, donde los trabajadores siguen con salarios de mengua en bolívares y perdiendo poder adquisitivo por la política cambiaria que aplica el Banco Central de Venezuela (BCV).

Como vemos, desde el 2019, el sector privado no tuvo otra opción que adaptarse a los cambios que impuso la realidad cambiaria e inestable inducida por el dólar paralelo instaurado con fines de desestabilización política desde el año 2014. Los empresarios privados adoptaron la política de facturación, adquisición de materias primas, pagos de impuestos y créditos indexados, cálculos de costos indexados. Asimismo, aplicaron una política salarial de pagos mensuales en dólares, incluso, muy por encima del salario mínimo decretado por el Ejecutivo Nacional. Como vemos, ellos lograron indexarles los salarios a sus trabajadores con respecto a las variaciones cambiarias.

No obstante, en el caso de los trabajadores de la administración pública, los militares, pensionados y jubilados, siguen padeciendo de una política salarial retrograda, de fijación recurrente del salario mínimo integral cada cierto tiempo, donde se aumenta a 30 dólares (bajo el supuesto que se referencia en el valor del medio Petro) para dejarlos caer hasta menos de 5 dólares. Se deja expuesto a las continúas alzas del tipo de cambio oficial del BCV, que mantiene una política de persecución del dólar paralelo, que como se dijo arriba, es para no dejar que afecte los ingresos fiscales petroleros y no petroleros del Estado revolucionario que ingresan tanto en dólares como en bolívares.

Si bien es cierto las medidas coercitivas y sanciones imperiales afecta los ingresos de la Nación necesarios para apalancar la reactivación y el desarrollo económico, también es cierto que existen muchas alternativas de políticas y programas públicos para protegerles el poder adquisitivo de la población venezolana por iniciativas de los poderes públicos nacionales, incluyendo la Asamblea Nacional. Pero vemos, que es muy lenta la decisión de los responsables de la economía revolucionaria para dar el salto cuántico que moralice a la clase obrera.

¿QUÉ HA OCURRIDO QUE NO PASA NADA?

Una verdad tamaño del cielo, es que la mayoría de los trabajadores privados cobran en dólares. Nadie trabaja por menos de 60 dólares mensuales, es decir, por menos de diez veces lo que es el salario mínimo oficial devaluado, que al día de hoy con un tipo de cambio oficial de 24,1 por dólar, representa apenas 5,4 dólares mensuales.

Recordemos, que el 10/12/22, cuando el presidente Nicolás Maduro dijo de manera frontal, que "Frente al ataque del dólar criminal, ordené al equipo económico tomar medidas en defensa de la Tasa Oficial, por un comercio sano que respete los derechos del pueblo", el tipo de cambio era de 14,08 Bs./US$. (Ver imagen del Twitter abajo).

Dos meses más tarde, del 10/12/2022 al 10/02/2023, la moneda se ha devaluado en 41% y aún no se ha anunciado algún cambio en la política salarial. Recordemos, que días después del twitter presidencial, la Vicepresidenta Delcy Rodríguez, informó que "han trazado un conjunto de acciones en defensa del mercado cambiario y la tasa oficial, emitida por el Banco Central de Venezuela", perturbados por el dólar criminal especulativo. Un día antes de ella, el diputado Jesús Farías había insistido, que "haremos todo lo posible para que se estabilice la tasa de cambio".

Recientemente, el 06/02/2023, vimos al presidente del Parlamento Nacional, Jorge Rodríguez, decir en una entrevista por Globovisión, que "viene un proceso de recuperación paulatina, pero persistente, del ingreso de los venezolanos".

No obstante, cuatro días después, el diputado Jesús Farías, de una forma contradictoria, dice que la política salarial gubernamental seguirá bajo la figura de los bonos; lo que llaman el "sueldo social", haciendo alusión a los servicios públicos subsidiados; y "el incremento clásico salarial" porque no puede estar descartado, "es un derecho". Asimismo, planteó que no se descarta que el próximo incremento salarial sea calculado con base en la criptomoneda venezolana Petro, como unidad de medición, porque considera tuvo un efecto positivo hasta el mes de octubre del año 2022.

PASA EL TIEMPO Y EL PUEBLO ESPERA SIGILOSAMENTE

Pasa el tiempo, y para mis amigos que están arriba en el poder, sólo me toca alertar que en los barrios, fábricas y oficinas públicas, sigue aumentando un descontento sigiloso porque el dólar criminal y el del BCV siguen sin contemplación hacia arriba.

Lo reitero de manera abierta: ¡no creo que las sanciones las vayan a levantar tan pronto! Quisiera equivocarme, y si fuera así, públicamente asumiré mi equivocación.

Pero una cosa le digo tajantemente al diputado Farías, mientras mantenga su discurso repetitivo de que el pueblo venezolano debe esperar que mejore la producción nacional, o que los gringos se conduelan o apiaden de nuestro pueblo que está sufriendo, para poder cambiar la política salarial venezolana, mayor será el descontento que se les genera. Esa es una cuenta política racional, indistintamente que la oposición se veía muy dividida.

Es por eso que insistimos: "el bloqueo mata los ingresos nacionales, pero no mata los salarios, lo mata es la política cambiaria". (https://www.aporrea.org/economia/a319086.html)

Porque, si bien, es cierto, que las sanciones y el bloqueo afectan los ingresos fiscales petroleros y no petroleros de la Nación, limitando al Ejecutivo Nacional en la posibilidad de realizar un incremento contundente del salario de la Administración Pública, no es menos cierto, que lo que realmente está afectando de una manera más impactante el poder adquisitivo de los trabajadores públicos y, que a su vez, está generando desigualdad de ingresos de manera masiva, sigue siendo la política de devaluación de la moneda que sostiene el Banco Central de Venezuela, secundando al dólar paralelo.

LA POLÍTICA CAMBIARIA ES LA QUE SIGUE AFECTANDO A LA POLÍTICA SALARIAL

El problema de la economía venezolana y su política salarial en el sector público, no se resuelve inyectándole más divisas a la economía parasitaria, voraz y "salvaje" que tenemos. Porque hemos visto, que el argumento de las intervenciones cambiarias del BCV, donde se inyecta cientos de millones de dólares al sector bancario, para supuestamente contener el alza del dólar paralelo y el oficial, no ha cumplido sus función. Por el contrario, está creciendo a un ritmo exponencial en las últimas semanas.

Cabe señalar, que desde el 15/03/2022, fecha del último anuncio del incremento del salario mínimo, su poder de compra ha perdido 82,87% con respecto al dólar oficial (BCV). Mientras que éste último ha aumentado 463,74%. (VER GRÁFICO Nº 1)

Asimismo, vemos que aún se mantiene una política de promoción de importaciones a pesar que el mercado está satisfecho, que se demuestra con las intervenciones permanentes del BCV para satisfacer la demanda de divisas para importaciones que se incrementa casi a diario. Según el mismo presidente Maduro el 70% se destina para el comercio de mercancías de todo tipo y apenas un 30% para la producción nacional.

De manera evidente, esa situación afecta a todos los trabajadores, militares, pensionados y jubilados que ganan en bolívares, mientras los banqueros, importadores de oficio y especuladores cambiarios, reciben dólares para supuestamente reactivar la producción nacional. Asimismo, en la política salarial que promueve el diputado Jesús Farías, se le ha olvidado incluir que para producir también es necesario una mano de obra bien pagada y feliz, un principio de la revolución marxista.

SOLUCIONES ENCONTRADAS CONTRA EL DÓLAR PARALELO

En este mismo contexto de bloqueo y sanciones imperiales, gracias a la inteligencia de alguien, lograron descifrar que era mejor vender todos los bienes y servicios de la economía en dólares para resguardar los ingresos del sector empresarial y no quebrarlos. Asimismo, otra mente inteligente logró determinar que era mejor que el BCV se le pegara atrás a los incrementos manipulados y conspirativos del dólar paralelo, con la finalidad de que los ingresos del Estado tampoco se vieran afectados por el dólar criminal.

Pero en tanto tiempo, no ha habido una mente inteligente que haya podido solventar una política salarial que resguarde el poder adquisitivo de las subidas del tipo de cambio paralelo y ahora del oficial. Muchas propuestas han surgido, entre ellas la de indexar los salarios, pero algunos se resisten a comprender que la realidad cambiaria también genera desigualdad y pobreza de forma masiva.

Esa es la trampa cambiaria que han mantenido a los trabajadores militares, pensionados y jubilados: ¡entrando y saliendo de la pobreza cada cierto tiempo!

No obstante, el diputado Jesús Farías, vuelve a repetir, como ya lo ha hecho desde el año 2014: que en los próximos meses eso se va resolver, pero de nuevo nunca vuelve a decir cómo es que lo va hacer. Pareciera que el "equipo económico" lo que le gusta es ganarle tiempo al tiempo.

PROPUESTAS AL EQUIPO ECONÓMICO

Como suelo hacerlo en todos mis escritos hago mis propuestas y recomendaciones al "Equipo económico", aunque reconozco que no soy dueño de ninguna verdad absoluta, sólo opino en tiempos que se requiere mucho debate tolerante sobre el tema.

  1. Primero, es necesario impulsar de una vez por todas (sin esperar el 01 de mayo), una medida de recuperación paulatina del salario mínimo integral del sector público, es decir, por fases, para intentar equipararlos a los niveles salariales del sector privado en las próximas semanas.

  2. ¿De dónde saldrán los recursos? Como lo hemos dicho antes, con base en el Presupuesto Nacional aprobado para el 2023, el Ejecutivo Nacional debe aplicar un programa de consolidación fiscal dirigido a reducir el déficit por medio de la disminución de gastos superfluos, combatir el derroche, la opulencia, el dispendio, las rumbas, ferias financiadas con recursos del Estado y la malversación de fondos públicos.

  3. Otra forma de adquirir recursos por el Gobierno Nacional, es creando mecanismos de financiamiento no previsto en la Ley de Presupuesto del 2023. Una vía inmediata, no desestimable, es por medio de la Bolsa de Valores Bolivariana y el sector bancario nacional. Por medio de la Bolsa, el Estado podrían emitir títulos y valores para el sector privado, recoger una parte del dinero existente actualmente en el mercado de dinero. Y, por medio del sector bancario público y privado, estimular el depósito de las nóminas, fideicomisos de prestaciones sociales y pago de deudas pendientes por parte de los entes gubernamentales.

  4. El planteamiento general es que los recursos para pagar el incremento de la nómina del Estado tengan respaldo financiero en el mercado de capitales para que no generen alto impacto inflacionario. Que los actores económicos sepan de dónde provienen los recursos, para que no se desate la ola especulativa en el mercado cambiario. Si se desata, tendría motivos políticos y conspirativos, que es el objetivo de la existencia del dólar paralelo.

  5. Con base en el punto anterior, el presidente Nicolás Maduro debe incorporar a la tripartita tradicional, al sector bancario, el bursátil, movimientos sociales defensores de los derechos humanos, entre otros actores importantes de la vida económica y política de la nación. Eso con el fin de reorganizar el nuevo escenario de patrón de vida de la población con mayores ingresos salariales, a fin de proporcionar alternativas e incentivos adecuados para absorberlos en la economía nacional, y no hacia las importaciones y al mercado cambiario especulativo y a la usura comercial.

  6. Luego, es que vendría el aumento general con base en un consenso nacional sistémico, luego de un arduo debate nacional como lo están llevando varios actores políticos, sindicales, gremiales e intelectuales. En ese debate nacional el salario debe ser el punto central donde los empresarios y el Gobierno ceden en función del impulso económico por la vía del estímulo del consumo nacional. Ese sería el verdadero mejoramiento del sistema económico y social venezolano, en el contexto de un bloqueo y sanciones imperiales. Los resultados deben acercarse al ideario plasmado en nuestra Constitución.

  7. De los debates deben surgir las resoluciones sectoriales, gremiales y oficiales a favor del levantamiento de las sanciones y en defensa de los intereses nacionales entre todos (Gobierno y oposición). Eso con la finalidad de identificar los patriotas y no patriotas en tiempos preelectorales.

  8. Finalmente, insistimos que una forma de proteger el poder adquisitivo de los trabajadores es indexando el salario al ritmo de las variaciones del tipo de cambio oficial, como una medida de urgencia a tomar por el Ejecutivo Nacional con apoyo del Parlamento Nacional. Eso debe hacerse antes que sea demasiado tarde.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2429 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: