Revolución y economicismo en la lucha salarial

¿Habrá aún hoy en día en nuestra República Bolivariana de Venezuela algún insensato que se atreva a negar la justicia de las demandas salariales que en la calle llevan adelante los trabajadores de todos los sectores? Lo cierto es que luego de varios años, parece que la moral popular no da para más y muy pocos líderes dan la cara para explicar y hasta justificar el impacto que han tenido en lo más profundo del bolsillo de los nobles trabajadores (quienes han resistido estoicamente) la coñaza derivada de la guerra económica que se nos han impuesto desde el norte en complicidad con el liderazgo interno de los más variopintos colores.

La opulencia de ciertos liderazgos que vive a cuerpo de rey en contraposición con un salario de 6$, no contribuye en nada para que el pueblo siga resistiendo; mientras nuestros líderes se esmeran en usar ropa de marca, trajes de corbata a la moda, relojes que muestran "chachét", comidas bien equilibradas en sus proteínas y ni hablar de los ya mentados vehículos de alta gama último modelo y demás detalles que los más humildes ven y no les ha quedado más remedio que murmurar o protestar con plena razón; toda vez que se sigue esperando y clamando por la paciencia popular.

Asumo que es el síndrome de estar en el gobierno, que pareciera llevar implícito la desconexión con el pueblo y sus justas demandas, las que de a poco nos van acorralando como gobierno que se muestra incapaz de vislumbrar oficialmente fuentes de ingreso que cubran tan amplías y justificados reclamos.

Hemos visto de todo; empresarios hablando ajuste salarial con referenciales en dólares para paliar la crisis; economistas con propuestas de indexación y aspiraciones presidenciales que ponen su pata coja al esfuerzo, movilizaciones populares que claman salarios dignos sin criticar el crimínal bloqueo, vanguardias progresistas en teoría que no logramos dirigir ni nuestro condominio, izquierdas súper claras ideológicamente sumergidas en profundidad en la lucha economicista y ni se enteran del trabajo que aportan a la contrarrevolución; en definitiva, quienes deberíamos encabezar y orientar el descontento popular, como siempre estamos en la cola, eso sí gritando con fuerza "salario justo ya", si se puede "fuera Maduro", pero ni por error hablar de la guerra económica y sus consecuencias como parte fundamental de las luchas que debemos llevar adelante.

Pareciera que nos han reducido a las elementales luchas economicistas y nada de profundizar con hechos la revolución, probablemente esté equivocado, pero por los hechos nos conocerán…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1462 veces.



Luis Alberto Duarte


Visite el perfil de Luis Alberto Duarte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: