Carlita Angola, los enfermos de todo tipo y Alex Saab

Por mi forma de rigurosa de concebir la administración pública y conociendo nuestra clientelar y ligera forma cultural de movernos en medio de ella aprovechando cualquier desbarajuste tropical para armar un bochinche; soy poco dado a que el Estado termine usando intermediarios en tareas que considero son estratégicamente su responsabilidad, entre ellas la seguridad agroalimentaria y la salud (medicamentos, insumos, fármacos, entre otros), lamentablemente nuestro arraigado modelo rentista no da para eso y es allí donde trato de entender la participación de Alex Saab en medio del bloqueo y como terminó jugándosela como empresario, para prestar servicios a una Nación amenazada y acosada de sufrir en cualquier momento un castigo ejemplar directo por parte del poder imperial.

Alex Saab sabía los riesgos y viendo una oportunidad de hacer mucho dinero, seguro usando algunos contactos, tráfico de influencias, coimas por corrupción y hasta surtiendo insumos de baja calidad como lo alertamos muchas veces en los productos del CLAP; decidió invertir en tan arriesgada empresa enfrentando al poder más criminal y peligroso del mundo, quien finalmente lo cercó y terminó capturándolo. A pesar de mis diferencias claramente expresadas, ni por un momento dejo de señalar las criminales sanciones y todas aquellas medidas extraterritoriales que los gringos se abrogan para finalmente justificar la captura de este empresario colombo-venezolano y a quien nuestro gobierno le ha dado el rango de diplomático de nuestra república; luego de todo este tiempo en prisión, aislamiento, tortura y privaciones elementales de todo tipo, no me queda más que sumar mi voz por su liberación, más allá de mis críticas y observaciones.

Los gringos, medios de comunicación y sus cipayos en general han hecho de todo por desmoralizar y ganarse al hombre que atacaría la revolución bolivariana; hasta ahora ha demostrado carácter y dignidad resistiendo, ha logrado nuestro respeto; a estas alturas recurrir a una enferma como Carla Angola para acusarlo de agente de la DEA y creerlo a la primera, no sería más que una muestra de lo mal que estaríamos y de nuestro odio solapado contra la revolución bolivariana y su liderazgo.

Falta mucho más que una nueva campaña para estigmatizar a Alex Saab y debilitar la solidaridad internacional que ha logrado acumular, el imperio nunca descansa; nosotros a veces nos echamos nuestras buenas escapadas a la playa, ya viene carnaval….



Esta nota ha sido leída aproximadamente 997 veces.



Luis Alberto Duarte


Visite el perfil de Luis Alberto Duarte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Duarte

Luis Alberto Duarte

Más artículos de este autor