Sobre los US$3.000 millones recuperados por la Mesa de Negociación. ¿Es bueno o es malo? ¿Quién ganó y quién perdió?

¡Es mejor recuperar 3.000 millones de dólares que no recuperar nada! ¡El pueblo es el gran ganador!

Ese es el gran mensaje que dejó la firma del Segundo Acuerdo Parcial de la Mesa de Negociación de México el pasado sábado 26 de noviembre de 2022. El Jefe de la delegación del Gobierno, Jorge Rodríguez, afirmó que ese capital va directamente al financiamiento de educación, de salud, de electricidad y la atención directa de las víctimas de las lluvias de los últimos meses.

Se logró recuperar apenas el 15% de los 20.000 millones de dólares que se estima Venezuela tiene bloqueado en el resto del mundo por las medidas coercitivas unilaterales del imperio estadounidense y sus aliados en Europa. La gran pregunta es ¿qué implica la recuperación de ese dinero? ¿Fue ventajoso para los grupos políticos negociadores? ¿Ganó el país o ganó el imperio?

CUÁNTO REPRESENTA 3.000 MILLONES DE DÓLARES REALMENTE

Si nos ponemos a analizar US$3.000 millones "es plata", no son tres "lochas".

Para que se imaginen de qué monto estamos hablando, es más o menos el 63% de las ganancias que obtuvo PDVSA (la principal industria del país) en el año 2011 (US$ 4.847 MM), o el 76% del pago de ISLR (US$ 3.900 MM) que enteró al fisco ese año. En esa oportunidad, la producción petrolera de PDVSA promedio los 3,13 millones de barriles diarios y el precio de la cesta petrolera venezolana promedio los US$ 100 por barriles. (Fuente: Informe de Gestión Anual de PDVSA, 2012).

Desde una perspectiva laborista, US$3.000 millones es lo que se requiere para aumentarle los sueldos y salarios a 100 dólares promedio mensual por 4 meses, a alrededor de 5.509.463 empleados públicos (de los cuales 4.441.258 son del sector militar), incluyendo todos los beneficios laborales de Ley. (Fuente: Exposición de Motivos de la Ley de Presupuesto 2022).

Lo anterior, en el supuesto que la Mesa de Negociación hubiese acordado distribuir de manera directa todo ese dinero recuperado de las sanciones imperiales para incrementar el salario mínimo, y así resarcir parte del daño ocasionado al poder adquisitivo de todos los empleados públicos (incluyendo militares) por el enfrentamiento político intolerante de los últimos años.

En el Cuadro Nº 1, se presenta un ejercicio de la DISTRIBUCIÓN DE LOS US$3.000 MILLONES RECUPERADOS EN REMUNERACIONES DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA, por 4 meses. Incluye Sueldo mínimo integral mensual promedio estimado en US$100, con Cesta tickets mínimo por Ley incluido (35% de la unidad tributaria), y el cálculo de 4 meses de aguinaldos (promedio de 2 meses), bono vacacional (promedio 20 días), prestaciones sociales (promedio de 2 meses), IVSS (9%), SPF (1,70%) y LPH (2%).

¿QUÉ REALMENTE FUE LO QUE ACORDÓ LA MESA DE NEGOCIACIÓN EN NOMBRE DE TODOS LOS VENEZOLANOS?

Realmente, los representantes del Gobierno y la oposición acordaron que ese capital propiedad de la nación venezolana lo va administrar la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y no directamente el Gobierno revolucionario, electo democráticamente, ni la gente de la oposición con sus Gobiernos paralelos.

La ONU lo administrará por medio de un Fondo Social desde donde planificará el desembolso, licitará y seleccionará los proyectos, las empresas que ejecutarán las obras, las compras y los servicios, cumpliendo los estándares internacionales.

Como se observa, es un dinero que está marcado financieramente. No obstante, muchos analistas dicen que era mejor distribuir ese dinero de manera directa a la población venezolana más vulnerable. Que es inaceptable un convenio como ese, que es leonino y viola la Constitución y las Leyes de la República. Otros más osados plantean que los integrantes de la Mesa no tienen la facultad constitucional ni legal de tomar esas decisiones en nombre de todos los venezolanos. Que eso debería ser primero aprobado por la Asamblea Nacional y luego elevarse la consulta a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia sobre su validez y aplicabilidad legal.

La Dirección Nacional del PSUV le dio un espaldarazo a ese acuerdo reafirmando que "esa plata es del pueblo". Otra ala de la oposición considera que parte de esos recursos debería entregárseles directamente a las comunidades organizadas para que decidan, prioricen y ejecuten. Y, en el mercado de valores internacional, la cotización de los Bonos PDVSA y VEN (consideradas en default) comenzaron a subir gracias al alcance de la Mesa de Negociación.

En fin, hay muchos detractores y muchos que apoyan el acuerdo. Los más radicales plantean que el uso del dinero público venezolano confiscado ilegalmente por intereses extranjeros, ahora no lo pueden decidir ni potencias extranjeras, ni organismos internacionales que ellos dominan, ni tampoco los intereses grupales de ninguno de los dos bandos políticos.

No obstante, el hecho ya está consumado. Debe aplaudirse que los venezolanos contaremos con un dinero que se daba por perdido y ahora los ejecutará un organismo internacional marcados para proyectos ejecutables en el corto y mediano plazo.

A continuación veremos el nuevo elemento geopolítico que se añade a la política de agresión imperial contra nuestro país.

LA JURISPRUDENCIA Y LA "NUEVA FORMA DE GOBIERNO PARALELO" QUE SE CREA

No pongo en duda la transparencia de la gestión administrativa de la ONU en los distintos fondos de ayudas humanitarias y sociales que ejecutan en muchas partes del mundo. Esperamos que la ejecución de esos programas realmente traiga la felicidad a muchos venezolanos victimas del enfrentamiento intolerante del sistema político venezolano de los últimos años.

Sin embargo, si ese acuerdo llegara a ejecutarse en los términos planteados, se estaría generando una jurisprudencia para la gestión futura de los recursos nacionales bloqueados y secuestrados por el imperio y sus aliados, estimada en 17 mil millones de dólares.

Insistimos, ese dinero representa parte del patrimonio común de los venezolanos que fue secuestrado por medidas coercitivas unilaterales y retaliación política-ideológica a nuestro gobierno electo democráticamente.

Lo bueno, es que la Casa Blanca ya descartaría la posible gestión del Gobierno en el exilio que ellos mismos crearon y promovieron desde enero de 2019, que encabezó Juan Guaidó. Que vimos como se convirtieron en una parranda de ladrones que aún siguen libres y protegidos por el mismo imperio estadounidense en Venezuela y en el resto del mundo.

Pero ahora, estaría creándose una nueva forma de Administración Gubernamental paralela (otro Gobierno paralelo) encabezada por funcionarios de la ONU y avalada por el mismo imperio que nos agrede, que afectó nuestra economía y el poder adquisitivo de la población. Al final, ellos tendrán una alta incidencia en la administración de nuestros recursos retenidos porque todos saben que la Casa Blanca tiene un alto grado de influencia en la ONU.

Desde esa perspectiva, sería cambiar la figura de un Gobierno paralelo (el de Guaidó) por otro: en este caso, la ONU administrando el erario público venezolano que el imperio y sus aliados europeos secuestraron. ¿Es bueno o es malo? ¡Quién sabe!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1387 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: