Maduro busca un respiro en el sector privado, sólo es muy arrecho

Comenzadito Maduro se podía capotear el bloqueo gringo; ahora tenemos
a un imperio y sus aliados que no dan un respiro, ni descansan un
ápice para lanzar su artillería de medidas; se han metido entre ceja y
ceja cerrarnos todos los caminos posibles. Hasta los medios de
comunicación se han confabulado para poner a rodar sus infamias. A
nuestros aliados en el mundo y todos aquellos que se nos acercan o
colaboran con nosotros son atacados con las más inverosímiles formas y
acusaciones. Sin ir muy lejos, ahí tenemos el caso de Alex Saab que
fue detenido en Cabo Verde, por una corte de ese país, mientras el
avión en que viajaba era aprovisionado de gasolina, a solicitud del
gobierno de EEUU, que pide su extradición. Cargo que se le acusa,
haber servido de enviado especial del presidente Maduro, que ni
siquiera respetaron su inmunidad diplomática. Hasta en la compra de
conciencias han metido la mano, muchos han sido los que han dado la
voltereta, ante las buenas tajadas que les han ofrecido.
Muchos y multimillonarios han sido los robos de activos en el
exterior, las cuentas congeladas por bancos de diferentes países, el
oro arrebatado por el gobierno británico, etc. etc. El presidente
Maduro ha sido blanco de innumerables ataques desde diferentes
flancos, que ha soportado estoicamente; hasta de sectores tremendistas
ubicados en la izquierda. Otro hubiese tirado la toalla, ante todos
estos cuestionamientos. A Maduro le ha tocado un accionar muy
diferente; algunas, dicen los entendidos reñidas con la Constitución.
Que hubiese hecho, nuestro siempre recordado Chávez, no lo sabemos. Lo
que si debemos tener presente, que esta es una lucha, no con cualquier
país, sino con un imperio sin escrúpulos, poseídos de la más infame
crueldad, que se vale de otras potencias para agriar aún más nuestra
existencia. Aplican aquel aforismo: mientras Venezuela mira un
árbol, EEUU mira la montaña y no pierde espacio para cortarnos
cualquier airecito que nos permita salir a flote.
El bloqueo ha sido tan infame, que hasta los países en momentos de
guerra siempre existen las mentadas treguas o las regularizaciones de
la guerra. Aquí ha sido ataque tras ataque, medida tras medida,
bloqueo tras bloqueo. Hasta en los momentos de avance de la pandemia,
al gobierno le tocó que comprar las vacunas a través de mecanismos no
convencionales. No es casual que al gobierno tenga que apelar al
sector privado nacional e internacional, abriendo las compuertas de la
inversión. No tiene otra opción a la mano, para salir del laberinto.
Simplemente que tiene que hacerse con mucha cautela y ponderación.
Cualquiera en el pellejo de Maduro ya hubiese dejado el pelero. Nadie
puede dudar de su integridad y su lealtad. Por algo Chávez lo dejo
como su sucesor. Todo es un riesgo; pero en estos momentos hay que
hacer algo para salir de este atolladero. Vaya nuestro voto de
confianza, que con estas medidas no está en juego la soberanía
nacional. Se han oído opiniones, de diferentes lados, hay que saberlas
sopesar. O simplemente lo que quieren es ¿Salir del presidente
Maduro?. Si es así la cosa que nos agarren confesados, porque lo que
vendrá es de pronóstico reservado. No es bueno para NADIE. O es que
pretenden que el país se hunda y venga un Juanito alimaña a
rescatarnos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 888 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: