Reflexiones

Evolución de la producción agrícola en venezuela ( III)

Con la llegada de mayo, en el llano formalmente se inicia el ciclo lluvioso; el cual comienza por Barinas el 1ero del mes, y continúa hacia Portuguesa donde teóricamente se inician las lluvias el 15 de mayo. Guárico es el último en recibir el ciclo lluvioso, generalmente en el mes de junio. Sin embargo, 2021 ha sido un año atípico en términos de precipitaciones. Durante todo el período de verano estuvo lloviendo de forma intermitente, al menos en Portuguesa. Como será la cosa que mi araguaney no pudo estrenar su traje amarillo porque las lluvias no le permitieron quitarse su viejo traje verde. Señales inocultable del cambio climático En el período lluvioso en el llano se siembra principalmente maiz y arroz, que son cultivos que alimentan la agroindustria. También se siembra musáceas (topocho, plátano y cambur), yuca, ocumo, ñame, auyama, en superficie de tamaño variable, desde unas pocas plantas en huertos familiares hasta medianas superficies, cuya producción va a diferentes mercados.

Este año 2021 las lluvias arreciaron desde abril, por lo que la mayoría no ha comenzado a sembrar, y hoy 21 de mayo se están esperando unos días secos para hacerlo. Así mismo, el maiz y el arroz, debido a las mayores superficies de siembra, serán los primeros cultivos afectados por la escasez de gasoil y gasolina, más los conocidos precios usureros del combustible. Uno se pregunta si el floreciente negocio del bachaqueo es causa o consecuencia de la escasez del combustible. Lo cierto que mientras los agricultores se halan los pelos porque no tienen gasoil para cosechar o preparar tierras, un grupo de avispados, incluyendo gente que funge de autoridad, anda lucrándose con combustible que se roban, aprovechando los cargos que ocupan o la cercanía con amigos que en este momento ocupan cargos de poder. Hasta las piedras saben que eso es un robo generalizado desde los grandes hasta los chiquitos. Hace unas dos semanas el Fiscal General informó sobre el robo del equivalente a 50 cisternas de gasolina y 25 cisternas de gasoil (Diesel), por parte del equipo encargado de proveer la gasolina y el gasoil a los estados Zulia, Mérida, Táchira y Trujillo. Con razón el dicho de los españoles: "Si roban los de arriba, robemos los de abajo". Quienes dirigen, quienes tienen puestos de mando son los primeros que tienen que dar el ejemplo.

Ojalá que el 2021 la producción de maiz y de arroz no continúe cayendo como lo viene haciendo sostenidamente desde el 2015. No está demás recordar que desde hace décadas en Venezuela el maiz es uno de los cultivos que ocupa mayor extensión en las siembras de la época lluviosa. De acuerdo a estadísticas de FEDEAGRO, en 1992 la producción de maiz blanco (Para las arepas) y amarillo (Para ABA) fue de un poco más de 844 mil toneladas. En 1994 superó el millón de ton y en ese rango se mantuvo hasta 1999. Entre el año 2000 y el 2003 el promedio fue de 1 miillón 750 mil ton, con la excepción del 2002 cuando la producción bajó a 1 millón 392 mil toneladas. Entre el 2004 y el 2014 la producción de maiz siempre estuvo por encima de los 2 millones de toneladas, con la excepción de los años 2009 (1 millón 982 mil ton.) y 2012 (1 millón 752 mil ton.). En el año 2008 la producción alcanzó el histórico de casi 3 millones de toneladas (2.995.710 ton.) Lamentablemente, a partir del 2015 debido a políticas agrícolas equivocadas la producción de maiz comenzó un peligroso descenso en término de soberanía alimentaria, hasta alcanzar una producción de 721.000 ton. en el 2018, la cual es menor que la de 1992. De acuerdo a cifras de Fedeagro, 2019 y 2020 muestran una ligera recuperación, con una producción de 770 y 875 mil ton., respectivamente, cifras similares a las 844 mil toneladas de 1992. Esta es la verdad y se debe aceptar para poder revisar y rectificar.

Como los venezolanos somos consumidores de maiz blanco, porque no hay venezolano a quien no le guste una arepa rellena con lo que sea, y hasta sin nada en tiempo de crisis. Venezuela no puede descuidar la producción interna y convertirse en importador, máxime cuando los dólares escasean y se deben reservar para los bienes y servicios que no podemos o que no nos proponemos producir, como son el caso del trigo y la soya. Adicionalmente, el maiz amarillo es la materia prima preferida como fuente energética para producir Alimentos Balanceados para Animales (ABA) (pollos de engorde, gallinas ponedoras, cerdos y vacas lecheras) Se estima que estamos importando aproximadamente el 80 % del maiz requerido en Venezuela. Uno no puede dejar de preguntarse ¿Por qué se viola tan abierta y sistemáticamente el artículo 305 de la CRBV? "...La seguridad alimentaria se alcanzará desarrollando y privilegiando la producción agropecuaria interna, entendiéndose como tal la proveniente de las actividades agrícola, pecuaria, pesquera y acuícola. La producción de alimentos es de interés nacional y fundamental para el desarrollo económico y social de la Nación…"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 727 veces.



Antonia Muñóz


Visite el perfil de Antonia Muñóz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: