Mi petro congelado y encriptado. Cuando Caperucita Roja pudo hacerle una trampita al Lobo Feroz

Mi medio petro, parte de lo que en verdad me corresponde de aguinaldo, ya que la ONAPRE decidió que no es como determina el contrato de trabajo que nos ampara a los educadores sino como a un burócrata y cruel, que es como un endemoniado demonio, se le antoja y en lo se juega hasta su propia dignidad por adulante, está congelado. El pobre, pétreo como es, duro hasta el cansancio y hasta encriptado, más que incomprensible o inaccesible tras de una clave, está metido en una cripta, esas donde encierran a los muertos.
Lo tengo allí, o mejor allí me lo pusieron, aunque sea picado por la mitad, pero en su cripta de hierro forjado, cerrada con 13 llaves que se llevó quien me hacía el servicio de gas, quien más nunca ha vuelto ni atiende mis llamadas. Eso sí, según el Banco de Venezuela, como para alentarme y hasta consolarme dentro de la exquisita y previsiva conducta capitalista, me informa que ahora vale el doble que en diciembre cuando generosamente me lo encriptaron, pues no es propiamente un depósito, sino una encriptación como para que uno le vea, compare lo que ayer tenía y tiene ahora y se forje, no ilusiones socialistas sino capitalistas como que algún día, acumulando por esa vía, como si fuera a vivir eternamente, pudiera vivir como si fuese un millonario en dólares o mejor liberarme. En síntesis, como para que uno se masturbe. No debo pensar en contratos de trabajo, en cláusulas que busquen garantizarme una vida decente, digna, pero demasiado modesta, sino en grande, en el ahorrar en petro que en unos pocos años me harían hasta ascender al nivel más alto. ¿Y el socialismo? ¡Al carajo!

Y me pasaré la vida soñando, mirando en la pantalla cuánto sube el petro, cuánto tengo, lo que he ascendido en la escala social pero encriptada, pues seguiré bajando al fondo de mi fosa, mientras mi pobre vida se acaba. Y entonces me acordaré de Gardel y de aquel triste tango "Volver" y cantaré:

"Como me duele y se ahonda esta herida
Yo sé que ahora vendrán caras extrañas
Con su limosna de alivio a mi tormento.

Todo es mentira….."

En diciembre, los lobos salieron en manadas a capturar la moneda encriptada. El niño Jesús y los Tres Reyes magos, por adelantado, por intermedio del presidente, pese la encriptada y pétrea cara que puso el carajo de la ONAPRE, una especie de agente del FMI que se dice socialista, decidieron repartir a "manera de ensayo", lo que en verdad fue como un premio de consolación o una bomba caza bobos para que quien la agarrase se quedara con ella, aquel medio petro. En los primeros momentos mucha gente ingenua intento transformarlo en bolívares y pudo comprobar que aquello era una empresa imposible, porque así fue diseñada. Es como una joya en caja fuerte sin llaves ni clave para abrirla. Eso sí, hay que rendirle honores a quien lo merece.

Los diseñadores y ejecutores del plan, lograron que por primera vez ellos y buena cantidad de gente les hiciesen una trampa y hasta engaño a comerciantes y empresarios que se la pasan engañándoles a ellos y a la gente toda. Ellos recibieron gozosos el petro, se armaron de sus recursos tecnológicos, como eso del biopago y sus trampas habituales, lo del sobreprecio y lograron les fueran transferidos miles o millones de petros, pero encriptados, sin llaves, claves ni santos y señas. Creyeron que el Niño Jesús y los Reyes Magos, aquellos petros "bien habidos", tanto que los adquirieron a precio de gallina flaca y como ni encriptada, se los cambiarían prontamente en bolívares y tampoco fue así. Y de allí viene el llantén. Hoy en Panorama se lee

""Exigimos que se liquiden los consumos pendientes realizados a través del Petro. El Estado no debe pedir "paciencia" a los empresarios y comerciantes en esta economía inflacionaria sin crédito; no se puede regalar dinero que no tienen", tuiteó el empresario zuliano a través de su cuenta en la red social."
https://www.panorama.com.ve/politicayeconomia/Sector-comercio-zuliano-exige-liquidacion-de-pagos-realizados-con-petros-20200123-0081.html

Ese reclamo viene de empresarios zulianos que vendieron en petros; muestra que de vez en cuando, por muy perspicaz que uno sea, por avaricia o "agallúo" se pierde la sensatez y el equilibrio. Alguna vez se apuesta mal.

Por ahora, empresarios miran "a través del cristal de la experiencia que el mundo es un mercado donde se compran honores, voluntades y conciencia", como cantase amargamente el poeta hondureño Ramón Ortega. Los empresarios estarían pues probando de su propia medicina. Mientras el gobierno, menos poético, soñador, lo que no debería ser dada su definición, pensó que todos los días sale un pendejo a la calle.

Mientras tanto miro mi 1/2 petro y pienso en los buenos samaritanos que salieron y salen a dar consejos como usar el petro y particularmente, los revolucionarios que le dicen a uno, "no lo gastes, espera que vas a salir ganando". Vana ilusión, pese quien la crea me confiese que piensa como un capitalista y no como un revolucionario en transición al socialismo. Me aconsejan que si quiero derrocar al capitalismo "únete a él", "haste millonario con el petro."

Es vana porque en diciembre tuve que comprar Losartán Potásico, por sólo nombrar una, de 12, 5 mg., y no pudiendo pagar con el petro pues no sabía dónde y el aparato del biopago no me detecta la huella, es decir no pude participar en esa gozosa trampa en la que metieron a muchos empresarios avispados, y entonces pagué unos 120 mil bolívares, pues sólo pude comprar una caja con mis menguados aguinaldos. Después y ahora, el precio de esa medicina saltó al triple, más de 325 mil bolívares y mi ½ petro apenas se dobló, es decir pasó de un millón 200 mil a 2 millones 400 mil que es lo que cuesta ahorita. Pero sigue allí encriptado, no tengo acceso a él y nadie lo recibe, porque uno generalmente es pendejo una vez y raramente dos y además, quien me encriptó mi petro buen encriptador es, pues se cuidó de llevarse las llaves y la clave para que me conforme con verlo.

Y en verdad, sin fingimiento:

"Como me duele y se ahonda esa herida."

Yo sé, me lo dicen mis radares, "vendrán caras extrañas", tantas como esa del gobierno, nunca vista, tirándole una trampa a los empresarios y para más vainas, estos como carajitos, lanzándose al centro a recoger lo que tiene una piñata vacía.

Y las ya no extrañas, porque la realidad es demasiada rica, como que se multiplicarán los "revolucionarios", expertos en criptomonedas, vendiendo paraísos y explicándole a uno que mejor que gastar los reales, en este caso el petro en medicina, es dejarlo donde está y gozar viéndole a diario subir, como si lo demás bajase. Nada de luchar, ni pedir respeto a derechos de protagonizar y participar, sino dedicarse desde la puerta de casa, sentado en una silla de cuero e ´chivo, a mirar allá lejos como el petro sube en aquel globo de Julio Verne en "Viaje alrededor del mundo en 80 días".

Y pudieran ser tan o más extrañas caras como esas que vimos en diciembre cuando Caperucita Roja engañaba al Lobo Feroz.

Y todo esto porque nuestro petro, mi 1/2 petro, está congelado y petro que se respte es así, pues ¡qué fríos y rígidos se quedan los muertos y los petros!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1937 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a286448.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO