Bonos van..bonos vienen

"con relación a los hombres no ser demagogo, obsequioso, ni buscar el favor de la turba"

Marco Aurelio

 

—Solo le digo esto, que lo oí cuando iba entrando a la Estación Ciudad Universitaria.

Porque este gobierno de dádivas no para de dar bonos, pero que igual nos tiene pasando la roncha parejo.

Estos chavistas gobierneros son pura demagogia.

Con el falso discurso revolucionario exprimido hasta sacarle el jugo. Ya no da para más.

El gobierno se la da de obsequioso con las migajas que reparte y los chavistas encumbrados se quedan comiendo el lomito.

Yo no sé quién será ese Marco Aurelio.

Pero lo que si le digo es que estos chavistas ya no tienen el favor de la masa, porque la volvieron mazamorra.

—Así es compita.

Como la ha dicho ese compa.

Esa ha sido la práctica de este gobierno y no le gusta que se lo digan.

Porque de una empiezan a hablar de ideales y de no sé que otras cosas.

—La gente no se ha podido comer el petro y ya anunciaron el niño Jesús.

La gente no haya cómo hacer para cobrar el petro.

—Es que el hambre no deja pensar con claridad.

Anunciaron el petro como una gran cosa y eso no alcanza para hacer una buena compra como Dios manda.

—Es una limosnita.

¡Dios bendito!

A punta de migas quieren mantener a la población.

Mientras el oro de la Nación viaja en aviones de particulares con prepagos incluidas.

—A pues, bonos van y bonos vienen.

Se acuerda cuando estos chavecos criticaban la Venezuela rentista.

Ahora están aplicando la misma con más furia.

Ese es el socialismo del siglo XXI.

—Por ahí salió navarrito diciendo que el chofer es de derecha.

—Igual que el otro.

Nunca van a admitir que la izquierda fracasó.

Y qué este es el modelo de gobierno que siempre quisieron implementar.

—Eso no lo van a aceptar nunca.

Cuando empiezan a explicarse dan más vueltas que un perro antes de echarse.

Que si esto, que si aquello.

Pero no le toquen los ideales de izquierda y el bendito proyecto del difunto, porque es santa palabra.

Se estiran y se encogen, pero no admiten el fracaso.

Es una política rastrera tener a la gente babeando por un bono, a ver si algo compran.

Aunque saben que con eso no resuelven nada.

Ya casi todos los precios rondan por los cien mil sober-anos.

Y este promete un bono de cien mil cómo si fuese el gran resuelve.

—Caras duras es lo que son.

—Y dígame, que no le he preguntado.

¿Cómo pasó la navidad?

—Bueno un vecino nos regaló cuatro hallacas y con el pedacito de cochino completamos.

La comida la pasamos con agua.

Porque cómo dice el dicho: el pobre con agua ajusta y los chavistas con lo que le gusta.

—¿Cómo estuvieron por su casa?

La misma, pero sin hallacas.

Silencioso todo, porque hasta los tumbarranchos se hicieron incomprables.

—Así es.

Todavía falta la noche vieja.

Y le dijo: Por ahora, apriete.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7187 veces.



Obed Delfín


Visite el perfil de Obed Delfín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Delfín

Obed Delfín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía