El Acidito

La crisis dejara mejores venezolanos

John Maynard Keynes, fue un economista británico, considerado como uno de los más influyentes del siglo XX, y sus ideas tuvieron una fuerte repercusión en las teorías y políticas económicas a nivel mundial.

Sus planteamientos durante el siglo XX iban dirigidos a fortalecer la economía y apoyar las clases más necesitadas, situación en la que vemos reflejada la extraordinaria estrategia y resistencia del Presidente Nicolás Maduro. La principal novedad de su pensamiento radicaba en considerar que el sistema capitalista no tiende al pleno empleo ni al equilibrio de los factores productivos, sino hacia un equilibrio que solo de forma accidental coincidirá con el pleno empleo; y precisamente Keynes no era socialista, comunista, ni nada por el estilo.

La principal conclusión de su análisis es una apuesta por la intervención pública directa en materia de gasto público, que permite cubrir la brecha o déficit de la demanda agregada; situación que sabemos es uno de los problemas que aqueja a los distintos entes gubernamentales.

Keynes decía: "Entramos en un círculo vicioso: no hacemos nada porque no tenemos dinero, pero es precisamente porque no hacemos nada que no tenemos dinero".

Era de la idea que se debía empezar reformando y potenciando las instituciones que ya tenemos.

Durante la crisis de la deuda de América Latina en la década de 1980 y la crisis asiática a fines de los años noventa, los gobiernos no disponían de efectivo e hicieron recortes en sus programas sociales, medida que afectó mayoritariamente a los pobres. Vimos el resultado en la forma de descontento social, privaciones e incluso violencia; situación que en la actualidad, a pesar de estar afrontando los venezolanos una crisis mayor, el gobierno de Nicolás Maduro no ha dejado de auxiliar al pueblo con ayudas y programas sociales

Las transferencias con fines sociales han sido eficaces para estimular el gasto y proteger a los pobres de los peores efectos de la crisis. Las transferencias monetarias condicionadas o los programas de alimentación escolar pueden llegar a quienes los necesitan y son eficaces; en este caso nos vemos retratados en los CLAP.

Keynes planteaba promover la productividad; durante la crisis de 1997-98, las inversiones de China en obras viales, puertos, aeropuertos, energía y telecomunicaciones promovieron el empleo e impulsaron el crecimiento durante la década siguiente. Lo mismo sucede con la agricultura; las inversiones para impulsar la productividad del sector agrícola pueden ayudar a los pequeños agricultores a romper el ciclo de la pobreza.

Con el actual bloqueo económico en Venezuela, ha llevado a nuestros hermanos a buscar modos de supervivencia distintos a su profesión o costumbre, algunos han ido hacia otras fronteras, aprendiendo nuevos oficios y capacitándose para enfrentar estas vicisitudes; esa preparación, ese éxodo, que los ha hecho vivir el desprecio e infortunio en otras naciones, y la forma de sobrevivir a la crisis, ha hecho de los venezolanos mejores personas, más preparados y más conscientes del amor a lo nuestro; por eso se dice que toda crisis deja algo bueno.

Al aprovechar las oportunidades que ofrece la crisis actual, haríamos bien en recordar las palabras de Keynes en sus observaciones finales: "Si somos capaces de afrontar tareas de largo alcance del mismo modo en que hemos afrontado esta tarea limitada, hay esperanza para el mundo".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 764 veces.



Reinaldo Silva


Visite el perfil de Reinaldo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a279146.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO