A propósito de ser ciego

Con mi quincena docente del MPPE por Bs. 12.000, apenas pude comprar una harina y 300 gramos de queso

Tengo 750 artículos publicados en este prestigioso portal de Aporrea desde el año 2003. En más de 15 años de continuas ideas, planteamientos, reclamos, propuestas y críticas, sólo en una oportunidad he empleado este medio para escribir algo personal, y fue el 12-5-2017, con un artículo titulado: A la opinión pública ¿Quién es Javier Antonio Vivas Santana?¹.

Este 22-3-2019, surgió en Twitter por iniciativa de una importante cuenta en esa red social (@Dccolectivo), que además es uno de los más activos defensores de los derechos del magisterio venezolano tanto de docentes activos como jubilados en ese canal comunictivo, promovió una etiqueta -#Docenteconsalariodehambre²- con motivo de ser la "quincena" que debía ser depositada por parte del Ministerio del Poder Popular para la Educación (MPPE) en las cuentas bancarias de quienes tienen la enorme responsabilidad de educar en el medio de tantas vicisitudes; máxime cuando es público y notorio la destrucción de la infraestructura escolar, la deserción escolar, y la desaparición de los comedores escolares, hechos que incluso fueron plasmados en el primer informe que presentó la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, ante la comunidad internacional, y que son constantemente denunciados en nuestra pluma en los distintos artículos que publicamos en esta asediada página por parte de los órganos del régimen.

Por ello, ante semejante etiqueta en Twitter, y siendo aún mi principal rol laboral relacionado como docente del MPPE, publicamos un mensaje con la siguiente leyenda que terminó impactando a muchos, al punto que al momento de redactar estas líneas se sigue retuiteando y discutiendo su contenido: "#DocentesConSalarioDeHambre apenas cobre Bs. 12 mil. Compré una harina pan y 300 gramos de queso. En esto quedé con 25 años de servicio. Dos pregrados en Educación, una maestría y un doctorado, como miles de colegas. A esto los maduristas del @MPPEDUCACION le llaman "patria"."³

Dejo claro que si bien ese mensaje revela mi condición personal socio-económica, resulta obvio que esa similar condición es la que viven el resto de los educadores en Venezuela, tanto los adscritos al MPPE como aquellos que son dependientes del resto de las instituciones universitarias. Y obviamente, esa fue la razón, por la cual el mensaje generó tanto debate y receptividad entre los promotores de la etiqueta que estábamos generando desde esa red de comunicación.

Lo insólito es que a pesar de las evidencias, todavía hubo unos muy escasos maduristas, quienes en vez de solidarizarse con el gremio docente, salieron a atacarnos, unos a decirnos que estaba "politizando" el tema, otros a asegurar que eso que decía es "mentira", mientras los más osados llegaron incluso a insultarnos, porque no entendíamos que el problema no es "un sueldo para comprar harina" (…) sino para liberarnos de las garras de la esclavitud de la humanidad⁴. Simplemente, quienes hablaron en esos términos demuestran el pensamiento senil, atrasado, pueril y lleno de bazofia política en quienes intentan justificar lo injustificable, como si los docentes venezolanos fuéramos los culpables de la degradación y depauperación de la educación y la sociedad venezolana.

Lo irónico de nuestra malograda realidad es que casi todos los días Maduro aparece en cadena nacional para decirnos palabras más, palabras menos: Somos potencia en lo farmacéutico y no hay medicinas. Potencia en autopartes y que vamos a producir hasta 281 mil vehículos al año, y ni siquiera hay baterías. Potencia en lo agrícola y no hay alimentos. Potencia en lo laboral y el salario mínimo es de 5 dólares mensuales. Potencia petrolera y quebraron la industria petrolera. Potencia energética y no hay luz. Potencia en embalses y acueductos y no hay agua. Potencia gasífera y no hay gas. Que seremos una potencia económica, y la inflación desde que es presidente pasó desde el 60% en 2013, hasta más de un 2.000.000% en 2018, y ahora cuando es usurpador se espera que supere 10.000.000% para 2019.

La tragedia que vivimos los educadores es la misma destrucción que vive la mayoría del resto de las familias venezolanas. El madurismo agoniza como sistema político. La usurpación se mantiene por unos pocos envenenados de la moneda perteneciente al imperio que tanto dicen odiar. Y mientras el pueblo sigue pasando hambre y necesidades, la hija de Chávez vive y estudia en Francia, los hijos de Vladimir Padrino –ministro de la "defensa" – se encuentran en España, y los hijos de Jorge Rodríguez – ministro de propaganda- están en México. Algo muy curioso para quienes viven diciendo que éste es el mejor país del mundo, y donde se aseguran todos los beneficios "sociales" al pueblo.

Aunque solo podamos comprar una harina pan y 300 gramos de queso con nuestra quincena docente, los educadores nos mantenemos en pie de lucha. No vamos a sucumbir ante la tiranía aunque el madurismo intente asesinar colectivamente por inanición y falta de medicinas a los venezolanos. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

***

¹ https://www.aporrea.org/ddhh/a245866.html

² https://twitter.com/dccolectivo/status/1109168167371317249

³ https://twitter.com/jvivassantana/status/1109210134969008128

https://twitter.com/the_renegade1/status/1109247876100698113



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2023 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a277315.htmlCd0NV CAC = Y co = US