Estratégica económica complementaria para recuperar el poder adquisitivo del venezolano

Venezuela vive un momento estelar. Sus trabajadores, pensionados, jubilados, amas de casa, y la economía informal recuperaron su poder adquisitivo de un solo tiro. El Gobierno de Nicolás Maduro tomó la sabia decisión, histórica por demás, de revertir el daño que en los últimos 20 meses venían ocasionándoles los sectores empresariales opositores a la población en general.

Es un hecho público y notorio que han venido induciendo la inflación con fines de generar miseria colectiva, pérdida del poder adquisitivo y la calidad de vida del venezolano con fines políticos.

Desde enero de 2017 hasta agosto de este año 2018, habían incrementado la cotización del Dólar paralelo en 170 mil por ciento. Asimismo, habían aumentado en más o menos 170 mil por ciento el promedio de los precios de los bienes de la canasta básica alimentaria, infringiéndoles daño a la población, a pesar que el Gobierno había aumentado 9 veces el salario mínimo integral en esos 20 meses, pero que apenas representaba un incremento del 4800%.

Pero el presidente obrero, cansado de tanta insensibilidad y conspiración económica por parte de los gremios empresariales opositores, tales como Fedecámaras, Consecomercio, Venamchamp, Fedenaga, Fedeagro, Cavidea, Cavefar, entre otros, responsables directos de la hiperinflación inducida y de las secuelas sociales de estos tiempos, tomó la decisión radical de detener ese mal inducido, y de un solo plumazo, les aumentó el salario mínimo a todos los trabajadores, indexándolos en la misma proporción, del daño que les habían ocasionado, es decir, les aumentó los mismos 170 mil por ciento que les habían hecho perder esos empresarios conspiradores desde enero de 2017.

Hoy podemos decir, que ahora los venezolanos de a pie, chavistas y no chavistas, están trabajando alegre y con mucho optimismo en sus puestos de trabajo, porque saben que cuando llegue el próximo 07 de septiembre y las próximas dos quincenas cobrarán como mínimo un total de 1.800 bolívares soberanos, que es lo mismo decir, 1/2 PETRO, que ahora si compran más producto de primera necesidad que hace unas semanas atrás.

El Gobierno ha prometido que pagará la diferencia de ese nuevo salario de 1.800 soberanos a todos los trabajadores formales; mientras que a los informales o trabajadores independientes les pagará 40% de ese monto, lo que equivale unos 700 bolívares soberanos.

Las nuevas tablas salariales también estarán ancladas al Petro al igual que nuestro Bolívar Soberano, dándole mayor estabilidad y capacidad de revalorizarse en el tiempo. Si los empresarios siguen aumentando sus productos al ritmo del Dolartdoday, entonces para mantener el equilibrio económico que da el anclaje salarial al PETRO, el Gobierno volverá aumentar el salario mínimo mes por mes, en un proceso de indexación continua, para que los monopolios y oligopolios de oposición no vuelvan a empobrecer al pueblo.

Es por eso, que para los empresarios no será negocio seguir aumentando los precios de los bienes y servicios en Venezuela y seguir robando al pueblo, porque inmediatamente, el salario se revalorizará también al ritmo del Dolartoday, gracias a su anclaje con el PETRO.

Pero esta acción revolucionaria debe ser defendida por el pueblo organizado, que debe estar vigilante que los especuladores de oficio y los bachaqueros corporativos sigan robándoles lo que les pertenece, y denunciarlos sin temor, porque ahora el Estado está decidido acabar con la Impunidad Económica que prevalecía en estos tiempos.

Ya fueron sancionados empresas como Locatel, Farmahorro, Central Madeirense, Excelsior Gama y Luvebras, por incurrir en los delitos de Especulación, Remarcaje de Precios y Ofertas engañosas, entre otros delitos socioeconómicos. Fueron detenciones con participación activa del Poder Popular organizado cuyo rol ha sido protagónico.

¡Mano duro contra los ladrones del pueblo!, ¡no dejemos que nos vuelvan a robar el poder de compra de nuestro salario, defendamos lo nuestro, denunciando al ladrón venga de donde venga!

Esa acción de reivindicación salarial ha vuelto loco a los gremios empresariales. Porque es una medida que viene acompañado de la estabilidad de los precios gracias a la política de acuerdo y fijación de 50 productos de la cesta fundamental, algo que el pueblo organizado debe hacerlos respetar y denunciar a quien viole esos acuerdos.

No obstante, tememos que los 50 productos acordados desaparezcan del mercado como ocurría años atrás y se formen las largas colas inducidas cada vez que aparezcan algunos de esos productos.

Es por eso, que para evitar la escasez inducida de estos bienes acordados, proponemos que debe hacerse una extensión a esa decisión, de tal forma se regulen también los productos "derivados" que se elaboran con a partir de los 50 productos priorizados. Esta propuesta se hace, para que no venga cualquier empresario como los de la Empresa Polar y desaparezcan la harina de maíz regulada para ponerse a producir harina de maíz condimentadas, que como no están reguladas los pueden aumentar sin cesar.

En ese sentido, el acuerdo de los precios de los 50 rubros priorizados debe contemplar un margen de diferencia de hasta un máximo de 30% para cualquier producto derivado de esos 50 rubros priorizados. De esa forma, el control de precios tendrá un mayor impacto para detener la inflación inducida por los enemigos de la Revolución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 562 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés Giussepe

Andrés Giussepe

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /economia/a268882.htmlCd0NV CAC = Y co = US