Tuércele el cuello al Petro de engañoso plumaje

¿Porqué la Revolución Bolivariana sucumbe ante el canto de sirena de la financierización neoliberal, creyendo ponerse a salvo justo bajo la succión de ese agujero negro!. Anclar la reforma económica que acaba de anunciar el Pdte N. Maduro (17.08.2018) en la órbita de la moneda virtual Petro, de reciente armazón, ha sido ponerle a la economía una soga al cuello, quitarle el punto de apoyo real y dejarla colgar.

Desde el anuncio por el Pdte. de la República de la creación de la cripto-moneda-Petro, asumida como cripto-activo, pasando por el momento de su inauguración oficial (20.02.2018) y su corrida hasta hoy, el debate en Venezuela sobre esta divisa ficticia ha preferido por todos los medios anclarse en la economía política burguesa. No es difícil entender porqué ha sido así.

En primer lugar, para que la cripto-moneda-virtual pueda ser una ficción creíble es necesario ignorar la génesis del dinero como palanca del modo y las relaciones sociales de producción capitalistas. Lo primero a entender y asumir es que el dinero con el desarrollo de estas relaciones se ha convertido en mercancía en sí misma. Ignorar este hecho decisivo en el entendimiento de la ECONOMÍA CAPITALISTA, ha llevado a la dirección económica del Gobierno y a todos los expertos que lo asesoran a la euforia sobre la mercancía dinero, ahora virtual, que acaban de crear y denominar Petro.

La aplanadora del pensamiento tecnocrático propulsada por la virtualización de la economía financiera y reñida con el pensamiento económico político marxiano ha hecho estragos en el Gobierno y el Partido de la revolución.

El trasfondo político de la esperanza declarada por el Gobierno venezolano en que la mercancía dinero encarnada por la cripto-moneda-Petro se convierta en el factor de cura y desarrollo económico del país se construye sobre la idea muy capitalista delvalor de cambio de la mercancía-dinero y no sobre el valor de uso de la mercancía-producto. Ese es justo el condicionamiento sobre el que funciona la financierización neoliberal. Nada de ello cambia por el supuesto de que la cripto-moneda esté respaldada en algún activo, como pueden ser el petróleo o el oro.

Lo anterior significa que la cripto-moneda-Petro no deviene reflejo ni está soportada en el desarrollo intrínseco de la economía real venezolana. Es decir, constituye un factor externo a la misma.

El dinero con el desarrollo mercantil de la economía capitalista se despegó del valor de uso del producto y se convirtió en valor de cambio en sí y para sí. Baste conocer que en la actualidad apenas el 10% de la producción material mundial está representada en la astronómica masa de dinero circulante en los mercados. Un 90% de ese dinero es dinero ficticio, sin respaldo alguno en lo que el mundo produce materialmente. Se reproduce y circula de acuerdo a la oferta y la demanda que sobre el mismo pueda existir, de ahí la existencia del mercado del dinero. Una burbuja financiera monetaria flotante que hace más ricos a los ricos y más pobres a los pobres, a la mayoría de la población del planeta. Ese dinero no tiene colocación en la economía real. Es dinero especulativo per se. Ha podido ser así porque justamente, convertido en mercancía en sí mismo, ha dejado de trabajar en función del desarrollo de laeconomía de valores de uso. Es decir, el alfa y omega de lo que sería una economía socialista.

La cripto-moneda-Petro, ha sido respaldada en pasivos materiales y asumida por el Gobierno ficticiamente como cripto-activo. Ello lleva la intención fundamental de convertir el "cripto-activo" en carnada financiera, es decir, atractor de capitales hacia el país. En ese sentido funcionaría como un bono del estado supuestamente pagadero en petróleo. Los potenciales tenedores de ese Petro-bono, que son principalmente fondos de inversión, tienen que contar con la recuperación con creces de la inversión. Dado que el Petro es un bono especial, pues no tiene posibilidad real de ser intercambiado por el pasivo en que se soporta ni posee fecha de vencimiento a interés alguno (este interés ha sido sustituido por la prima de altos descuentos en su venta primaria), la vía de los tenedores para capitalizar la inversión será la especulación financiera. Es de suponer que ese sería el destino del Petro en el mercado secundario virtual financiero.

Mientras tanto, la recaudación de divisas, que no está en condiciones de realizar Venezuela en base al desarrollo de su economía tal, que por su equilibrio, solidez y perspectivas de crecimiento, sea un estímulo para la inversión directa (no de cartera) de capitales foráneos en la economía real del país, será volátil, puesto que estará en dependencia de lo que el Petro recaude en el mercado financiero internacional de las cripto-monedas.

El PETRO

Habría de ser reconsiderado solamente como experimento para la comercialización externa del petróleo, puesto que la posición de gran reservorio y exportador de petróleo de Venezuela (hoy extremadamente disminuida por medidas neoliberales en el funcionamiento de la industria, PDVSA, es el único atributo que puede hacer demandable y transable en el mercado internacional tal moneda, sin que necesariamente esté anclada a los pasivos en reservas petroleras (que no garantizan el valor de dicha moneda Petro). Ello resultaría, y ese sería el objetivo esencial, en favor de la eliminación del dólar de las transacciones petroleras venezolanas. Para que ello pudiese funcionar se necesita coherencia económica. Es necesario reconsiderar la cotización en yuanes y otras divisas del petróleo venezolano.

Sin embargo, la inconsistencia de la idea del Petro es crítica. El Petro funcionaría como "comodín" en la comercialización internacional del petróleo venezolano. En esta situación es necesario el anclaje del Petro en el Bolívar, la moneda nacional, y no al contrario. La convertibilidad interna del Petro para Venezuela se haría efectiva a través del curso establecido por el BCV con relación al precio ponderado nominal del Petro en el mercado emitente primario y el precio que llegue a alcanzar en los mercados secundarios. La materialización monetaria del Petro para Venezuela se daría por haber sido objeto de inversión en dólares (u otras divisas internacionales) de parte de importadores y comercializadores de petróleo venezolano. No hay otra opción, dado que el eventual mercado secundario del Petro no estaría monopolizado por Venezuela. Venezuela tendría en sus arcas una cantidad de dólares ajustada a la referencia del valor nominal del Petro (promedio 60 $ el barril – mercado primario del Petro). Los inversionistas de primera fila serían en esencia los importadores que adquieren Petro para comprar el petróleo cotizado por Venezuela en dicha moneda. No existe ninguna otra circunstancia que motive a los inversionistas a comprar Petro. Puesto que el Petro no llegaría a constituirse en divisa-moneda de reserva internacional. Otro tipo de ilusión es tan virtual como el propio Petro.

La valorización del Petro en el mercado especulativo es una ilusión económicamente corrupta, debido a que los especuladores tendrían como única motivación los pasivos de materia prima que ficticiamente ofrece el Gobierno de Venezuela a cambio del Petro-pasivo, dado el diseño del llamado anclaje en el petróleo-reserva. Ese petróleo está enterrado y su costo de extracción y comercialización, para convertirlo en activo económico, no está al alcance de las finanzas del Estado venezolano, especialmente tomando en cuenta la bancarrota en que de facto ha caído PDVSA, pero además porque es un recurso natural inembargable según la Constitución de la República.

El Petro, contrariamente al mito que han echado a rodar los acesores o comentaristas económicos oficiales no tiene posibilidades de ser moneda convertible universal para Venezuela. Para ello el Petro tendría que convertirse en valor de cambio y reserva universal asumido así por el resto de las economías del mundo. No basta ni por asomo la virtualidad de su anclaje/respaldo en pasivos económico-financieros (reservas de materias primas, commodities) que no reflejará la condición de la economía venezolana en términos de solidez, dinamismo y productividad tecnológica. No tiene ninguna posibilidad tampoco Venezuela de respaldar el Petro en un poderío militar y beligerante como en el que está respaldado el dólar estadounidense.

El Petro tampoco puede ser implementado como una moneda paralela en la economía interna, so pena de profundizar el desajuste económico a que conlleva la actual crisis. La desubicación del pensamiento económico que soporta y estimula la inserción del Petro en Venezuela se refleja muy claramente en el hecho de que el Gobierno está considerando y recomendando la solución de dualidad monetaria cubana con el CUC, de la cual ha de salir y está tratando de hacerlo la misma Cuba por su efecto pernicioso en todas las relaciones socio-económicas del país. La economía interna, y por extensión la externa (exportación/importación), ha de funcionar con una sola moneda en la que se expresen todos los precios: el salario, el crédito y el de las mercancias y servicios (mercado interno). Esa moneda ha de ser el Bolívar, que bien pudiese retitularse como Soberano, no por su anclaje al plumaje del Petro, sino por ser expresión del el equilibrio y la fortaleza de la economía del país.

La idea de la cripto-moneda, no obstante, puede no ser desechable. Afincado en la materialidad de la economía real – la producción y el empleo – el Bs real (fuerte y soberano) podría encriptarse y convertirse en divisa para la comercialización del petróleo a través de la tecnología informático-financiera en cadena de bloques (usada para las cripto-monedas), fuera del poder de embargabilidad del sistema financiero dominado por USA.

El Petro creado bajo la concepción económica neoliberal asumida por el Gobierno Bolivariano es sueño y los sueños, pesadillas son, cuando son neoliberales.

………………………

Imprescindible consultar:

RCA, "Venezuela. Una salida revolucionaria a la crisis".https://robertocobasavivar.wordpress.com/2018/08/20/venezuela-una-salida-revolucionaria-a-la-crisis/

RCA, "Venezuela. Nueva economía, estabilidad financiera, neutralización de la inflación, sustentabilidad cambiaria", https://robertocobasavivar.wordpress.com/2017/10/14/venezuela-nueva-economia-estabilidad-financiera-neutralizacion-de-la-inflacion-sustentabilidad-cambiaria/

RCA, „Venezuela. Hacia el Mercado Socialista",https://robertocobasavivar.wordpress.com/2017/11/07/venezuela-fin-de-la-inflacion-la-especulacion-cambiaria-y-el-desabastecimiento/



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1003 veces.



Roberto Cobas Avivar

Economista, activista político y social

 rcavivar@gmail.com

Visite el perfil de Roberto Cobas Avivar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Cobas Avivar

Roberto Cobas Avivar

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /economia/a268661.htmlCd0NV CAC = Y co = US