Esa fue mi aventura de ayer

Ayer fui al pueblo.

Hacía casi 10 meses que no iba, y lo que vi me impresionó, o más bien, me espantó.

Especialmente al pensar que a la mayoría de los venezolanos y las venezolanas lo que me pasó ayer les ocurre todos los días porque cada día salen a trabajar, a comprar, y a interactuar con los comerciantes estafadores y el resto de las población.

En un sentido, el hecho de que casi no salgo de mi taller durante largos periodos de tiempo es una bendición ya que eso me permite ver más claramente las diferencias entre ayer y hoy, así como cuando una no ha visto a su joven sobrino desde hace 10 meses y uno nota claramente que ha crecido unos 5 o 6 centímetros.

Bueno, les contaré esta aventura.

Pero antes quiero establecer el hecho de que el salario mínimo aquí en Venezuela actualmente es de 2.555.500 Bs. mensual, lo cual es equivalente en este momento --- ya que cambia casi todos los días --- a alrededor de $2.75 mensual, o sea, el precio de media cerveza en Miami, o sea, el salario mínimo más bajo del mundo.

Ver: https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_minimum_wages_by_country


Ver: https://www.pulsoviajero.com/precios/precios-en-miami/


Imagínense trabajar todo un mes para después tomarte media cerveza con tu amigo que también trabajó todo el mes para compartir contigo la otra mitad.

¿Qué es eso?

Bueno, así estamos aquí en Venezuela hoy.

Entonces …

Fui al pueblo a comprar materiales para poder terminar de construir los prototipos de 3 nuevas invenciones, pero sabía que no iba a poder conseguir todo ya que aun cuando las cosas andaban bien aquí (ahora andan muy mal), hay muchas cosas que casi no se consiguen aquí en Venezuela pero que se consiguen en casi cualquier otro país del mundo fácilmente, como por ejemplo barniz a base de acrílica o la resina tipo epoxy liquida.

Bueno, para resumir mi aventura, les hice aquí abajo una lista de algunas cosas que quería comprar y algunas cosas que pude comprar, pero con dos precios diferentes de dos comercios diferentes, uno más estafador que el otro, con la equivalencia en dólares.

Básicamente hoy en Venezuela --- desde que Chávez murió --- casi nadie vende las cosas a precios parecidos, un comercio puede vender exactamente la misma cosa a 5 o 10 veces el precio de otro negocio.

Es terrible.

Es absolutamente espantoso ya que así no se puede proveer ningún tipo de presupuesto a nadie, para nada, ya que uno jamás sabe qué precio pagará para qué, es más, los precios cambian casi todo los días, y también depende del comerciante, es decir, depende cuanto dinero el comerciante estafador ladrón cree que pueda extraerle a un inocente cliente (vean el ejemplo más abajo).

Creo que al ver la lista y al tomar en cuenta el salario mínimo venezolano entenderán que aquí ya casi no se puede hacer nada, no se puede producir, y no se puede construir, porque casi no hay materiales, ni herramientas, ni repuestos, y si los hay, entonces no hay suficiente dinero para adquirirlos.

Tornillos simples, sin tuercas c/u:

180.000 Bs. ($0,20)
75.000 Bs. $0,08)

Pico de plástico para manguera:

1.200.000 Bs. ($1,36)
420.000 Bs. ($0,48)

Llave allen ("L") c/u:

3.900.000 Bs. ($4,44)
420.000 Bs. ($0,48)

Pequeña aspa para el motor de la bomba de agua:

5.900.000 Bs. ($6,71)
1.100.000 Bs. ($1,25)

Tirro (masking tape) c/u:

2.200.000 Bs. ($2,50)
460.000 Bs. ($0,52)

¿Cómo uno puede vivir así?

Bueno, ayer gasté alrededor de 20.000.000 Bs. en materiales solo para poder trabajar --- sin esos materiales no puedo trabajar --- o sea, gasté más de 7 meses de salario mínimo en solo 3 horas!!!

¿Qué es eso?

Pero lo peor de todo es la manera en que muchos comercios estafan a los pobres e inocentes, a aquellas personas que no conocen el valor de las herramientas o de los materiales para trabajar, ellos son los que más sufren la codicia de los comerciantes estafadores sin conciencia.

Esto es realmente espantoso, de ver a qué nivel de bajeza y salvajismo los comerciantes han llegado, no todos, pero yo diría la inmensa mayoría.

Por ejemplo …

Mientras que compraba algunas cosas en la ferretería, llego un señor, un viejito, tipo campesino, a comprar una sola hoja de papel lija, ¿y saben cuanto el comerciante estafador le cobró?

¡950.000 Bs.!

¿Saben a cuanto la el otro comercio a dos cuadras de allí estaba vendiendo esa misma hoja de papel lija?

A 180.000 Bs., o sea 5 veces menos.

¿Qué es eso?

Y eso no solo ocurre en las ferreterías, eso ocurre por todos lados, en todo, incluso con la comida y las medicinas.

¿Cómo se puede vivir así, rodeado de estafadores por todos lados?

Esa fue mi aventura de ayer.
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1895 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /economia/a263821.htmlCd0NV CAC = Y co = US