TIPS VI Enigmas Plusvalía y salario

1.- Una cosa es el monto o "valor del salario" medido en horas de la jornada, y otra el valor creado durante esas horas de trabajo. Vale decir, una cosa son horas de trabajo vistas como medida del valor de cualquier mercancía, y otra, el número de esas horas trabajo contenidas en su valor.

Por ejemplo, el salario paga una jornada de x horas de trabajo, y el trabajador añade valor a determinada materia prima durante esas x de horas de trabajo.

Es necesario saber muy bien que valor de uso y valor de cambio son magnitudes que por naturaleza son inconmensurables entre sí; de allí que no luzca más irracional decir "precio del trabajo", "valor del trabajo" , "valor del salario", que decir "precio del algodón", "valor del petróleo", "valor del Petro" , del Bs.F o del Bs.S.

Trabajo, algodón y petróleo son valores de uso, y esos bienes no tiene valor, no se paga con ellos ni se les pone precios, sino al trabajo cuya fabricación hayan costado.

Asimismo, el dinero como monedas-billetes, cheques, etc.-, son bienes ambivalentes: valores de uso-para compraventas y pagos-y valores en sí mismos; por tal razón, resultaría verdaderamente irracional decir precio del billete de Bs.S 500 , valor de Bs.S, o precio de 100M Bs.F, valor de 100M Bs.F.*

En ese orden de ideas, como no se paga la fuerza de trabajo que también es un valor de uso, sino su función, o sea, el trabajo realizado con su uso, pareciera que el asalariado no enajenara su fuerza de trabajo al capitalista y en consecuencia no estaría siendo explotado, una inferencia suicida para el propio explotado. Digamos que el asalariado niega su propia explotación, como el esclavista negaba la paga en especie que le hacía al esclavo con fines de alimentación en general.

Así las cosas, se presenta entonces el siguiente problema: el monto o valor del salario asciende a y unidades dinerarias diarias o semanales, y el valor añadido por el trabajador durante ese mismo tiempo podría ser igual o > y, mayor que dicho salario.

Como el patrono busca una ganancia con su inversión, resulta lógico que reconocer que el valor añadido sea superior al salario; luego, Y ESTE ES EL ENIGMA DE LA PLUSVALÍA: ¿cómo explicar esa diferencia de valores si aparentemente el patrono paga con un salario toda la jornada y con ello todo el valor añadido pasa a ser de su propiedad?

La respuesta surge cuando medimos en horas trabajadas todo el valor añadido; este valor tiene como mínimo el valor de la cesta básica, un monto de dinero estimado para cubrir las necesidades diarias y familiares del trabajador. Este valor de la cesta necesariamente tiene que ser menor que el valor añadido, y de esta diferencia surge una plusvalía, un valor que pareciera deberse a la inversión del capital y no al trabajo del asalariado ya que se dan por pagadas todas las horas de la jornada.

Asimismo, el salario, como valor de cambio en sí mismo, pasa a ser eso mismo, una cantidad de valor como lo son los billetes con les paga el patrono. DESPEJAMOS ASÍ EL ENIGMA DEL SALARIO.

Ha sido así cómo la explotación del trabajador termina oculta bajo el salario cuyo monto, venimos diciéndolo, solo paga horas de trabajo, sólo representa un valor de cambio, pero no paga completo el trabajo resultante durante dichas horas[1].

Por supuesto, cuando la producción es ofrecida en el mercado, el valor de esa producción suma el costo invertido por el capitalista más el valor de la plusvalía no pagada al trabajador.

De allí en adelante todo tipo de ganancia concretada en el mercado, la del fabricante, la del intermediario y la renta del terrateniente irán con cargo a dicha plusvalía que como permanece oculta será acientífica o vulgarmente reemplazada como sobreprecio o sobrevalor al valor costo de producción.

---

* Cometemos a diario irracionalidades varias, por ejemplo, "un 20%", cuando que 20% es un número como lo son 20; 30, etc. De allí que baste con decir 20% sin el indeterminado "un".


[1] Véase Carlos Marx, El Capital, Vol. I, Libro I, Sección VI. Cartago, 1973.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 907 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: