¿Cómo planificar el Zulia en la etapa de transición entre la Venezuela rentista y la productiva?

Rescatar el prestigio de la palabra “planificación” es una tarea difícil, pero no imposible, es asumir un reto con alta viabilidad, sobre todo, si quien gobierna el Estado, en este caso, el Economista Omar Prieto, demanda de los procesos de planificación, como aspectos tecno políticos vitales, direccionadores del norte de su gestión pública en lo organizativo, directivo, evaluativo y en el redireccionamiento de planes, programas y proyectos cuando sea necesario; y es que, a decir del Maestro Carlos Matus: “Gobierna quien planifica, y planifica quien gobierna”.

El gobierno regional, ahora bajo la conducción de un gerente público con éxitos notables, posee una gran fortaleza en uno de los vértices del Triángulo de Gobierno: Capacidad de Gobierno, o lo que es lo mismo; experiencia, conocimiento y liderazgo; por lo tanto, se facilita adecuar los otros dos vértices del triángulo, que son la Gobernabilidad, o relación entre las variables que se controlan y las que no se controlan, y el Plan de Gobierno, propuesto por el Camarada Prieto en su calidad de candidato entonces a la Gobernación del Estado Zulia.

El Plan de Gobierno, presentado por el actual gobernador, que he estudiado con mucho detenimiento, evoca entre otros aspectos relevantes, su visión de hacer uso de las ciencias, las tecnologías y las técnicas para el ejercicio de la gestión pública, que apunta a transformar al Zulia y a crear las condiciones objetivas y subjetivas para su desarrollo sustentable con base en sus grandes potencialidades espirituales, energéticas( petróleo, gas, carbón, vientos, sol y mareomotriz), agrícolas, pecuarias, pesqueras, minerales y turísticas, entre otras.

Ahora bien, la gestión en mi perspectiva, en la actual y difícil coyuntura, por la que atraviesa el país y el estado, debería manejarse en tres espacios gerenciales bien diferenciados, de manera simultánea y paralela, planteados por el Maestro Matus: Administración y Mantenimiento, Contingencialidad y Transformación.

Administración y Mantenimiento, no transforma nada, pero crea las condiciones para ello, es necesario administrar, mantener y mejorar lo que está en curso en materia de planes, programas y proyectos que apunten en la dirección de lo planteado por el nuevo gobierno regional, es decir, administrar con elegancia los aspectos formales en materia de salud, educación, seguridad, ambiente entre otros, para introducir a lo mejorado, las nuevas ideas, decisiones y acciones proyectadas por la nueva gestión.

Contingencialidad, la situación en la que se encuentra el Estado Zulia, y lo que se presume por las tendencia ocurrirá en los primeros meses del año 2018 reclama un Plan de Emergencia Regional en los aspectos vitales que hoy golpean a los zulianos y zulianas, tales como, inseguridad, la especulación, bachaqueo, insuficiencia de efectivo, colapso en el transporte e inmensas colas en las estaciones de servicio de combustibles, falta de lubricantes entre otros.

Si bien es cierto, que parte de esto ya se ha iniciado, dada el experiencia, conocimiento y Liderazgo, del Camarada Gobernador, no es menos cierto, que por las dimensiones y complejidad de la batalla se requiere de afinar en adelante, las decisiones y acciones planteadas en la campaña electoral.

Transformación, mientras se mejora la capacidad de gobierno de la gestión saliente y se atiende la contingencialidad, nuestros equipos de gran estrategia deben trabajar aceleradamente en las propuestas para la transformación radical del Zulia Rentista en el Zulia Productivo, allí jugará un papel sin precedentes la nueva Secretaría del Poder Popular para la Ciencia y la Tecnología, así como, la de la Educación Universitaria.

A mi modo de ver estas dos instancias serían determinantes en la construcción de una sociedad industrial pensada con cabeza propia, que convierta al Zulia en vanguardia del desarrollo sustentable, integral y profundamente humano de la patria de Bolívar, Urdaneta y Chávez, que esté en la capacidad de analizar: “Por qué pensamos, lo que pensamos, cuando lo pensamos” , tal como lo plantea el filósofo boliviano Juan José Bautista Segales, autor de “Qué significa pensar desde América Latina”, ganador de la décima edición del Premio Libertador al Pensamiento Crítico.

El pensamiento universitario que tenemos, colonizado, si no se introducen verdaderas transformaciones, será muy poco lo aportado al desarrollo del Zulia y del país, de allí la importancia que le asigno a lo propuesto por el actual gobernador, lo que sobre la materia universitaria planteo es mi posición con la que no comprometo a más nadie por ahora.

Si algún estado está en condiciones objetivas (potencialidades tangibles e intangibles) y subjetivas para ser potencia, más allá de un “cliché” netamente electoral, ese el Estado Zulia, no en vano, para el gran capital transnacional es una aspiración permanente que esté en manos de la derecha, pero será supremamente necesario manejar teorías y métodos de planificación potentes, adecuados a realidades tecno políticas y sociales como lo es la Planificación Estratégica Situacional, creada por el Maestro Carlos Matus.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1097 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: