Nuestra hiperinflación

En economía, hiperinflación es una elevadísima inflación fuera de control, donde los precios aumentan rápidamente al mismo tiempo que la moneda pierde su valor real y la población tiene una evidente reducción en su patrimonio monetario, es decir, se trata de un ciclo inflacionario sin tendencia al equilibrio.

Este fenómeno origina un círculo vicioso en el que se crea más y más inflación con cada repetición del ciclo. Aunque existe debates acerca de las causas de la hiperinflación, esta se hace visible cuando hay aumentos imparables del suministro de dinero o la degradación drástica del signo monetario, y con frecuencia, se asocia con guerras (o sus consecuencias), depresiones económicas, y trastornos sociales o políticos.

En informe del 23/01/2017, el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que Venezuela "continua sumida en una profunda crisis económica que avanza hacia la hiperinflación", y se prevé una nueva contracción de -6% en 2017, tras el -12% de 2016, causadas por las "enormes distorsiones económicas".

Lamentablemente, la República Bolivariana de Venezuela está oficialmente en la lista histórica de países que han sufrido la temida hiperinflación, con una tasa superior al 50% mensual y con precios duplicándose cada 18 días. Así lo revela el estudio de importantes autoridades del mundo, en esta materia.

Venezuela entró al libro de récords como el Nº 57 en la "Tabla Mundial de Hiperinflación de Hanke-Krus", es el título del estudio especializado de los economistas Steve H. Hanke y Charles Bushell, divulgado entre círculos académicos, y donde se señala, según la Tabla que: "El 03/11/2016, comenzó un proceso en desarrollo que completó una inflación de 221% mensual al 03/12/2016, con tasa diaria de 3,96% y lapso de 17,8 días para que los precios se dupliquen. Venezuela ahora ha entrado a la vergonzosa esfera de la hiperinflación. Este es un mundo de caos económico, de torturante pobreza y muerte. Su causante debería ser encarcelado y las llaves lanzadas lejos", concluyen en el estudio.

Ante la falta de datos oficiales sobre el índice de precios al consumidor, los expertos están usando como referencia el mercado paralelo del dólar y su impacto en el "Poder Relativo de Paridad de Compra", que es la comparación de cuánto puede adquirir la moneda del país comparado con otra de un país con el cual mantiene las mayores relaciones comerciales.

La economía de la República Bolivariana de Venezuela está e colapso, y ese es el resultado, entre otros factores, de años de políticas erradas, incompetencia y corrupción. Otro importante elemento que refleja la disminución brusca de la economía venezolana es la moneda bolívar. Ésta no es confiable, pues el régimen cambiario de la República Bolivariana de Venezuela no provee disciplina, sino inestabilidad y pobreza. Actualmente, nuestro país experimenta la inflación más alta del mundo, y entre los argumentos académicos para usar como referencia, el Poder Relativo de Paridad de Compra, los autores citan la literatura económica de otros expertos.

En tal sentido, los expertos en economía sostienen que: "A una moderada tasa de inflación los precios se ajustan a la inflación pasada y la depreciación de la moneda no juega papel prominente. Pero en la medida en que la inflación se acelera, la depreciación de la moneda pasa a ser un factor de importancia creciente para los ajustes de precios. Cuando esa inflación en un país es extraordinariamente alta comparada con otras naciones, el indicador de Poder Relativo de Paridad de Compra, juega un papel más importante. Durante la hiperinflación la moneda del país afectado pierde su valor rápidamente y los precios se disparan en fila. En esas circunstancias, la moneda extranjera pasa a ser referencia como unidad de cuenta y el corto plazo pasa a ser el largo plazo y viceversa".

En fin, según la economía clásica, los precios se forman de la íntima interacción entre oferta y demanda, a mayor oferta de productos o servicios, si la demanda permanece estable, deben bajar los precios de estos productos o servicios, deberían bajar, pero no se cumple. En nuestro querido país, la formación de precios, en esta época de nuestra historia, está ligada al precio del dólar paralelo o dólar libre, controlado por Dolar Today, y por lo tanto, si el dólar sube, los precios suben, todos los comerciantes (formales e informales) aumentan sus precios, pero si el dólar baja, los precios no bajan, permanecen igual, y esto si se cumple. Lo mismo ocurre cuando aumentan el salario mínimo del trabajador, pues todo sube.

Por lo antes expuesto, esta es la materia más urgente y de acción inmediata del gobierno nacional, a través de la soberana y plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente. … ¡Amanecerá y veremos!

Sobre este tema, vean los comentarios de Roberto Montemarani, colaborador de Aporrea, en el enlace siguiente: https://youtu.be/qdocTpE_ne0



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2318 veces.



Freddy Añez

Jubilado de PDVSA. Anti imperialista. Licenciado en Administración Comercial UCV - 1975

 anez45@yahoo.com

Visite el perfil de Freddy Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Añez

Freddy Añez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a251796.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO