Marchemos hacia una caja de conversión oro bolivariano contra el dólar yankee

Hace pocos días, el seis de agosto, hicimos la propuesta de darle poder monetario a los 16 millones de venezolanos portadores del carnet de la patria, mediante la oferta de adjudicación de un billete de cien dólares americanos por diez mil bolívares en efectivo a través de las taquillas del Banco Central de Venezuela, a las que pueden agregarse taquillas habilitadas por el BCV en la banca pública, con el objetivo de crear un mercado cambiario en la calle, para destruir el perverso régimen del dólar negro impuesto por Estados Unidos con la página "dólar today" con sus operadores de la MUD en Miami y Cúcuta.

El duro golpe asestado a la economía venezolana por acción de la página de internet, imposible de tumbar, pues se edita fuera del país y se materializa en el mercado cambiario de Cúcuta, igualmente imposible de desmontar, por cuanto que ese aborrecible mercado lo garantiza el gobierno del presidente Santos para apuntalar la política norteamericana encaminada a destruir a Venezuela, de hecho es una acción punitiva que solo es posible derrotarla con sus mismas armas informales y sobre todo instalando en Venezuela un mercado libre del dólar en manos del pueblo venezolano que históricamente ha sabido defenderse de estas agresiones monetarias que no son nuevas en la historia económica del país.

Les voy a echar un cuento…

No es la primera vez que el imperio yanqui ataca nuestra moneda. Corrían los años inmediatos del fin de la Guerra Federal y en el año 1858, en el denominado paso de los caballos, en la carretera entre Guasipati y El Callao, fue descubierta una enorme veta de oro y consiguientemente, apareció oro en pepitas "cochanos" en el fondo arenoso y pedregoso del caudaloso rio Yuruari…estalló aquí la fiebre del oro con la misma fuerza de un hecho similar en Estados Unidos: se había descubierto oro en Alaska.

Charles Chaplin en su magistral obra "La Quimera del Oro" registró con gran humor la tragicomedia de los buscadores de oro norteamericanos que al embarcarse en el puerto de Nueva York, o el de Baltimore tenían dos opciones por el mismo precio del pasaje; o viajaban a Alaska o a Suramérica, discutían los riesgos, entre morir congelados en algún rio de Alaska o morir de una fiebre desconocida o una mordedura de serpiente en la selva suramericana, el gran Carlitos "Chaplin" optó por Alaska y protagonizó la aventura de lo que significó la historia más ruda y cruel del capitalismo salvaje en norteamérica.

Al Callao llegaron miles de norteamericanos en busca de oro, con su séquito de estafadores, prostitutas, jugadores de naipes, taberneros, pastores evangélicos, pillos y matones… Hasta el abuelo de George H. Bush quedó sembrado por la peste española, en el cementerio de Cicapra, allá en Florinda, a la vera del rio Yuruari…Parte de ese oro extraido, fue entregado a los gobiernos de aquella época, por obra del decreto de Bolívar, del año 1828 y aplicación del Código Minero de 1854, que garantizaba la propiedad del Estado Venezolano sobre las minas y saques de oro y pago de impuesto en especie aurífera.

Los primeros bolívares venezolanos protagonizaron en 1880 una singular batalla monetaria, tal y como la tenemos hoy con el dólar today, la tramposa y devaluada moneda gringa. Antes que el petróleo, Venezuela emergió como una potencia en oro; que conste que lo seguimos siendo, ahora como tercera reserva mundial en proceso de certificación, con alrededor de 90 millones de onzas de oro.

Con el oro del Callao y algunos tesoros que no pudieron embarcar los españoles derrotados en su brusca corrida de Venezuela, ve la luz en el año 1875 una poderosa moneda de oro "el venezolano" que cuatro años más tarde, en 1879 se convertiría en nuestro orgulloso "bolívar" en oro y plata, adornado para la posteridad con el perfil de El Libertador, esculpido según Mercedes Carlota de Pardo, en el año 1871, por un grabador francés de nombre Désiré Albert Barre y en su contracara el escudo de los Venezolanos.

En la esquina caraqueña de "El Cuño" se instaló la primera casa de la moneda, que acuñó desde 1880, distintos conos monetarios de oro, plata y cobre. De ellas, la más importante, "El Pachano", denominada así por el apellido de un general Jacinto R. Pachano, quien a la orden del Presidente Antonio Guzmán Blanco, controlaba la calidad y emisión de las monedas venezolanas. Esta moneda, el "pachano" por valor de cien bolívares y con un peso de 32,2580 gramos de oro 999, le compitió y lanzó a la lona, a la "morocota" norteamericana, la cual venía desde USA trucada, pues contenía un 10% de impurezas, entre ellas cobre y plomo. Es un hecho histórico que los pueblos latinoamericanos preferían la moneda venezolana, porque tenía la garantía de contener 100% oro y no la norteamericana que con el mismo peso, su pureza apenas llegaba al 90%

Con el pachano, surgió la primera paridad cambiaria, pues la morocota norteamericana venía grabada con un valor de veinte dólares americanos, que al confrontar con los cien bolívares del pachano, originó un valor de intercambio facial de cinco bolívares por dólar, pero la gente los negociaba a Bs.3,19, al deducir el truco del cobre y el plomo contenidos en la moneda norteamericana. Las monedas venezolanas tenían un atractivo adicional, su oro era colorido, naturaleza única del oro venezolano que amén de ser amarillo, tiene tonalidades verdoso, sangrón, blanco o azul.

El pachano circuló en Latinoamérica antes del avenimiento del siglo XX, tanto o más que la morocota, los gringos nos la cobraron en el año 1899, al arrebatarnos en coalición con Inglaterra el territorio Esequibo, donde por cierto hay oro, pero nunca en la misma proporción que en Venezuela para su mayor desgracia.

Venezuela sin embargo, mantuvo su fuerza monetaria en oro y plata. Millones de piezas de nuestras valiosas monedas circularon muchos años, desde 1880, hasta que en 1948, el Banco Central de Venezuela, ordeno la recogida del oro monetario en manos del pueblo venezolano, en subordinación al acuerdo de Bretton Woods de Naciones Unidas, que impuso al dólar como moneda de reserva y del comercio mundial. Unas 180 toneladas de oro, pasaron a reserva monetaria a las arcas del Banco, un número importante de piezas de oro quedó en libre circulación y en manos del pueblo venezolano. En manos del pueblo, quedó la importante reserva de plata en su recordado cono monetario: el fuerte, la peseta de a dos, el bolívar, el real y el mediecito.

Este cono monetario con aproximadamente 600 toneladas de plata, fue sustraído en 1963 y 1964 por Estados Unidos y despojada Venezuela de esta importante reserva popular, por acción de pillaje ordenado por dos presidentes venezolanos, Rómulo Betancourt y Raúl Leoni, con la complicidad del presidente colombiano Carlos Lleras Restrepo.

El cono monetario de plata fue sustituido por monedas de níquel, cuyo metal fue importado desde la Unión Soviética, pero centenares de millones de estas piezas monetarias en ese metal fueron sustraídas también hacia Colombia y Estados Unidos entre los años 1984 y 1989, con grandes pérdidas para la República, porque fueron inútiles los esfuerzos del BCV para impedir la extracción de los millones de monedas de níquel vía Cúcuta, Curazao y Trinidad, monedas indispensables para accionar los sistemas electromagnéticos de las máquinas expendedoras de boletos de viaje del metro de Caracas y de miles de teléfonos públicos en toda Venezuela.

La crisis de las monedas de níquel estalló con toda su fuerza en 1989, año en que aparecieron unos billeticos que se decoloraban al mojarse y que nuestro sabio pueblo denominó los "tinoquitos", por aquel Pedro Tinoco, que estafó a decenas de miles de venezolanos con la quiebra del Banco Latino.

Es una breve historia, poco conocida e investigada sobre las agresiones norteamericanas al signo monetario, el bolívar, el que hoy desprecia una parte del pueblo venezolano, sumido en su ignorancia de la fuerza histórica de nuestra moneda.

PROPUESTA:

Con una inversión de USD$ 1.600 millones de dólares y por aplicación del principio expresado en la Ley del Banco Central de Venezuela que a la letra dice:

El Banco Central de Venezuela y el Ejecutivo Nacional actuarán coordinadamente con el fin de promover y defender la estabilidad económica del país, evitar la vulnerabilidad de la economía y velar por la estabilidad monetaria y de precios, para asegurar el bienestar social y el desarrollo humano, consistente con las metas trazadas en el contexto de la política económica y en particular con las líneas generales del plan de desarrollo económico y social de la nación.

Con la autorización del Ciudadano Presidente de la República, El Banco Central de Venezuela oferta públicamente a cada uno de los venezolanos portadores del CARNET DE LA PATRIA, la venta de un billete de CIEN DOLARES, por la suma de DIEZ MIL BOLIVARES. La operación de compraventa se efectuará a personas naturales por las taquillas del Banco Central de Venezuela y las taquillas de la banca pública que sean habilitadas para esta operación, que tendrá la duración de TREINTA DIAS DEL CALENDARIO BANCARIO. Quien obtenga éstas divisas podrá comercializarlas públicamente, o destinarla al ahorro personal mediante su tenencia fuera de los establecimientos bancarios o entidades de ahorro.

1. El 5 julio de 2010 el Presidente Chávez sentó las bases de la revolucionaria economía monetaria de Venezuela al excluir el dólar como reserva monetaria y establecer el oro como reserva estratégica de respaldo al bolívar como moneda de curso legal en la república. Nuestro bolívar solo es intercambiable por oro y no por dólares en los intercambios internacionales.

2. El Presidente Chávez logró en 2011 la repatriación de 154 toneladas de oro, que se encontraban garantizando el encaje convenido entre la República de Venezuela y el Fondo Monetario Internacional, prohibió mediante la Ley que reserva al Estado Venezolano, la venta internacional de oro monetario venezolano, ratificada por el Presidente Maduro en noviembre de 2014.

3. Esta realidad no fue comprendida por ausencia de difusión de información veraz al pueblo venezolano. El capitalismo, que entendió el importante valor de esta información, ha sustraído toneladas de billetes que hoy se encuentran en países europeos y latinoamericanos, en espera de ser intercambiados por oro. Sin duda, la desmonetización del billete de Bs. 100, decretada por el Presidente Maduro el 15 de diciembre de 2016, generó pérdidas multimillonarias en dólares a las mafias capitalistas.

4. Las reservas de oro monetario bajo resguardo del BCV a julio de 2017, ascienden a 368,5 toneladas de oro, equivalentes aproximadamente a 12,3 millones de onzas troy, por un valor en dólares americanos, reportados al Fondo Monetario Internacional por el BCV de USD$ 16.543,5 millones. Esta cantidad es un mero referente del soporte en dólares con base al valor de la onza troy en el mercado capitalista mundial. Como en el pasado, el oro amonedado en el BCV no puede tener el mismo valor del mercado externo del oro, sino aquel que como valor de uso respalda el valor necesario del bolívar para la función estable de la economía venezolana, de modo que cualquier billete expresa una fracción del oro amonedado en el BCV , pero también, a criterio del Presidente Chávez, a nuestro bolívar no solo lo respalda el oro amonedado, también las reservas certificadas de petróleo, de kimberlita y las de oro que yacen en nuestro territorio.

5. Fundamentamos la fuerza monetaria de la propuesta tomando COMO RESPALDO MONETARIO el 10% de las reservas de oro amonedado en poder del BCV y bajo el método de la CAJA DE CONVERSION, expuesto por el economista Steve Hanque, estudiado y referenciado por el monetarista venezolano D.F. Maza Zavala, colocando en manos del pueblo venezolano las reservas estratégicas, fuerza revolucionaria que históricamente ha resguardado y defendido el valor de nuestra moneda.

6. El ataque del dólar today se respalda con el dólar del narcotráfico y aquellas divisas sustraidas por los grupos mafiosos y trasnacionales norteamericanas, vía dólares preferenciales, en el claro objetivo de destruir a Venezuela.

7. Esta operación del BCV no implica detener el sistema de subastas del dólar DICOM, a través del cual actúa gran parte del empresariado que apuesta por la paz y el desarrollo soberano de Venezuela. Tampoco deben ser perseguidas por las autoridades las operaciones de libre compraventa del billete, siempre y cuando esa operación no fraccione el billete de USD$ 100,00.

8. El objetivo es radicar en Venezuela la tasa de cambio del mercado negro, a ser manejada por venezolanos y nó por colombianos y norteamericanos, mediante un libre mercado de la divisa norteamericana, sin perjuicio del valor intrínseco del bolívar. Venezuela debe recuperar la paridad cambiaria originaria, la de 1880, 3,19 bolívares por dólar americanos, que mantuvo Venezuela durante casi cien años, hasta que Luis Herrera Campins fue derrotado por el imperio yanqui, con su célebre viernes negro.

CHAVEZ ABRIO EL CAMINO…SI PODEMOS!!

San Cristóbal, 14 de agosto de 2017



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2410 veces.



Feijoo Colomine


Visite el perfil de Feijoo Colomine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: