Los festines del café

Les voy a contar un cuento / ahora que el agua y el viento / traen a la memoria mía / cosas que "naiden" sabía / y que yo diré al momento.

"Leyenda del horcón"

En un pais distante, de esos que producen excelentes cafés, un territorio donde los cafetos cubren sus montañas y resguardan la vida de la naturaleza. Eso me cuenta mi compadre, En aquel pais lejano y a la vez muy cercano, donde los sueños campesinos caminan por los bosques lanzando a navegar sus esperanzas en riachuelos cristalinos que acompasados se deslizan en su lecho perseguido por el trinar de pajaros libres, alegres, retosones. En este país que se asemeja al nuestro, son convocadas exquisitas, bellas y organizadas reuniones, y con frecuencia se juntan los mas aqulilatados personajes del mundo empresarial de los cafés. Un aroma envolvente arropa esos acogedores espacios donde convergen en los mas sublimes excenarios, allí las tertulias abundan acerca de nuevas estrategias para potenciar el mundo empresarial que se amalgama entorno a la dinámica que se mueve tras la taza y la industria.

Recien, en calientico, el Ministro de ese país que cuenta mi compadre, organizó un evento en el que presenta la posibilidad de convocar un encuentro internacional para ofertar el grano que él no produce y por tanto no lo tiene.

Mire mi compa y jurelo que no le estoy mintiendo, en ese encuentro habia olor a café, había café por donde la vista se atreviera pasearse, café verde, café tostado, molido, cafe colado, cafe gurmet de excelsos excenarios, bellas y estilizadas maquinitas que convierten el polvo del grano de oro en bebida de dioses y de reinas. Alli estuvo presente y el protagonista indudablemente fué el café, pero los olvidados de la tierra, los que siembran sus sueños en los montes, los que se sudan la camisa y arriesgan toda su existencia en el campo, esos que dedican su vida a cultivar el grano que produce placeres y riquesas, nunca serán invitados a estos festines donde se fraguan los negocios, ¿para qué? la sapiencia empresarial cubre cualquier ausencia. Es la historia de un mundo dominado por el capital, por el neoliberalismo repotenciado al máximo que no dá espacio a más nada que no sean sus intereses y sus enormes negocios. Ustedes tranquilos, sigan sembrando y produciendo, que nosotros hacemos los negocios, ustedes no saben de estas lides.

El mundo del grano de oro genera grandes y jugosos negocios que mueven fortunas a lo largo de este hermoso planeta que se despierta con su aroma. Mientras tanto, quiénes lo producen, quienes lo sufren y lo aman, quienes lo cultivan con sus manos callosas y su sudor de olor a tierra, siguen anclados en la esclavitud de ver como la riqueza que producen enriquecen a otros, menos a quienes se entregan en alma y vida a ese mágico mundo de cultivar el árbol de cafeto. Tan solo me pregunto, Cuánto de aquellos millones de divisas anunciadas que arrojará la exportación, ira a parar a los patios de asolear el café en estas montañas y cuantos a las alforjas de los que siempre medran del sudor campesino.

Así, entre discursos rimbombantes de burgueses y sus aliados gobernates, construyen las redes para atrapar toda la vida del campesino que vive y sueña bajo la sombra del árbol de cafeto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 593 veces.



Toribio Azuaje

Campesino y Conuquero. Docente

 toribioazuaje@gmail.com

Visite el perfil de Toribio Azuaje para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: