Movimiento campesino y derechos ambientales

Mejorar las condiciones de vida y proteger el ambiente y el hábitat del campesino, en la Venezuela actual, pasa por la superación de la práctica errada de evitar las discusiones y contradicciones, en el seno de las organizaciones campesinas de base, descalificándolas con epítetos simplistas, sin profundizar la formación y el debate de las ideas, la revisión y corrección de errores en la aplicación de las leyes e implementación de políticas nacionales, al considerar contrarrevolucionarios, los señalamientos de hechos e irregularidades administrativas en instituciones gubernamentales encargadas de velar por los derechos ciudadanos.

Muchas tareas se imponen. Pero una de ellas es inaplazable, el estudio continuo, la formación política dentro de las organizaciones campesinas, ya no como una responsabilidad de los partidos revolucionarios actuando individualmente, sino de todas las organizaciones políticas y frentes sociales que integran el Gran Polo Patriótico Simón Bolívar en su conjunto, para garantizar que la UNIDAD, tan frecuentemente solicitada, sea efectiva en el accionar político y en el campo ideológico.

El recelo y la lucha por liderazgos locales se acentúa en épocas electorales, los espacios conquistados se defienden a capa y espada, pero estas escaramuzas han sido la excusa cómoda que ha profundizado una grave deficiencia del proceso político venezolano, que no ha podido “conectar” a la lucha política activa a un elevado número de voceros, voceras, representantes y coordinadores del campo y la pesca, como actores reales de la democracia participativa y de la construcción sana de un verdadero Poder Popular.

La Guerra Económica ha acentuado estas contradicciones al interno de las organizaciones campesinas. Mientras algunos líderes “usan” sus posiciones, para nutrir sus ambiciones personales, conformando una élite de agrodelincuentes al servicio de intereses económicos y políticos, nacionales y transnacionales. Los partidos del proceso “evitan” la inconveniente discusión que en época de elecciones, de selección de candidateables e incómodas posturas antipopulares, pudiera generar un debate sobre la ineficiencia de funcionarios públicos que a “vox populi”, son señalados por el Poder Popular de violación de los derechos agroalimentarios y de los derechos ambientales de todos los ciudadanos. Funcionarios acusados públicamente en asambleas de campesinos por actos de corrupción, de silencios administrativos cómplices, como los señalados en la asamblea de organizaciones campesinas de Barinas realizada en el predio El Rodeo el viernes pasado. Varias organizaciones, comunidades y consejos campesinos señalaron ante el Presidente del INTI Juan Montenegro y las autoridades nacionales que le acompañaban, gravísimas acusaciones contra la ORT- Barinas y la Caja de Ahorros de la DEM ( Dirección Ejecutiva de la Magistratura), por flagrantes delitos ambientales contra los acuíferos de Barinas y atropellos contra los ocupantes de los predios, acusando además la “protección cómplice” de efectivos de la Guardia Nacional (también presentes en el acto), que sin instrucciones del INTI, les desocupó a la fuerza y destruyó los campamentos campesinos; todos estos hechos en el “Año Internacional de los Suelos” decretado por la FAO (ONU), para preservar los ecosistemas y la biodiversidad.

Callar lo que acontece, es una traición. Decir las cosas a tiempo es una necesidad patriótica. Apoyar al Estado para fortalecer nuestras instituciones, la soberanía y la independencia es un deber. Un gran debate se impone, sobre el rol del movimiento campesino y sobre su participación y aportes para la gestión revolucionaria de las instituciones del estado, sobre el modelo agrícola fallido y sobre la propuesta agroecológica de gestión sustentable. Debate con el campesinado sobre el Plan de siembra, con realidades y no con estadísticas históricas poco confiables. Sobre el impacto ambiental y sus graves consecuencias, sobre los agrotóxicos y los transgénicos. Convocar a todos los sectores, a las Misiones educativas, Alma Mater, Misión Sucre, docentes y estudiantes, consejos comunales y comunidades organizadas, para profundizar la revolución y la construcción del Poder Popular al lado de los trabajadores del campo y de la pesca, de los campesinos.

 

larrilopez@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1490 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas