La sentencia contra los Policías Metropolitanos

"Se ha hecho justicia, aunque en pequeña dosis; pero nadie duda de que es una buena señal para el futuro del país, la decisión tomada por los tribunales correspondientes, en atención al caso de los comisarios involucrados en la masacre del 11 de abril".

Estas líneas son extraídas del artículo de Chávez de este pasado domingo 12 de Abril, en su columna "LAS LINEAS DE CHAVEZ". Evidentemente que esta consideración hecha por el líder de la revolución nos da una idea de la impunidad existente sobre los hechos acaecidos hace 7 años y la mora en la aplicación de justicia.

Debemos tener en consideración un conjunto de elementos a la hora de evaluar, o intentar evaluar, un caso que puede colocarnos ante uno de los más colosales "descubrimientos", si es posible descubrir lo que ya se sabe pero para la "dama ciega" se la hace imposible conocer, un golpe de estado, un plan macabro para justificar ese golpe de estado y unos medios que crearon una realidad virtual en un momento de confusión y traición.

El caso de la sentencia contra los policías metropolitanos, simplemente con el uso de la lógica, con haberse realizado una investigación seria, sin la contaminación de muchos factores poderosos, sin la terrible campaña mediática, que criminalizó a los inocentes y victimizó a los culpables, es decir, una investigación sin estos factores, actuando en plena confrontación contra la mentira e impunidad, desde hace rato nos hubiera colocado ante la verdad de los hechos y la justicia obraría con plenas facultades de enjuiciar a los culpables de unos hechos acaecidos en el desarrollo de un golpe de estado, en medio de un deleznable plan para llevar a cabo un golpe de estado. Este enfoque le preocupa mucho a los medios de la derecha y a sus voceros, pero más preocupación deben tener los autores intelectuales del plan golpista.

La férrea penetración de la derecha en los organismos del estado venezolano hacen el trabajo de descubrir la verdad más difícil, sin embargo, la batalla librada por ese grupo de abogados junto a los integrantes de la Asociación de Victimas abre sin duda las compuertas para castigar a los autores intelectuales y además a lo que en la jerga jurídica se conoce como "cómplice necesario". ¿Acaso no fue este el papel de los medios que publicaban o escondían material filmográfico de acuerdo a lo ventajoso o desventajoso para su plan golpista?

La batalla del 11 de Abril y días subsiguientes no solo fue con las balas, se desencadenó también una terrible batalla ideológica en los medios de difusión que aún persiste. El poder mediático desatado para satanizar la verdad y voltear las cosas solo beneficia a un sector, al sector que dio el golpe de estado el 11 de abril y que se ha demostrado hasta la saciedad venía siendo preparado con antelación. Estos sectores involucrados, en donde la actuación de la policía metropolitana esos días obedeció a un plan preconcebido, un plan diseñado para dar un golpe de estado contra Chávez, esa actuación policial, del 11 A, esas acciones violentas, no pueden manejarse descontextualizadas de un marco golpista.

La actuación de los medios esos días es una copia de la actuación de éstos durante los últimos días, intentando siempre desviar la verdadera esencia de la decisión en contra de estos policías. El tema del manejo con "expertos" dado en estos canales, no hacen sino corroborar la responsabilidad de estos poderosos grupos económicos de la derecha en las acciones golpistas...las declaraciones del Cardenal en torno a "no abrir las heridas" con los hechos del 11 de Abril no hacen sino demostrar el terror a que se siga investigando.

No cabe duda que la continuación de la investigación para "atar todos los cabos sueltos", inexorablemente llevarán las cosas a lo ocurrido el 12 y parte del 13 de Abril, nos llevará a los autores intelectuales del Decreto Carmona, al ocultamiento de información por los medios, a los hechos represivos posterior al golpe de estado, el asedio a la embajada de Cuba, la detención ilegal de funcionarios del gobierno de Chávez y el arresto de diputados como el caso de Tarek Saab.

Hemos observado por intermedio de videos inéditos buena parte de ellos, como la represión sobretodo del 12 de Abril que dejó personas heridas, gente del glorioso pueblo que salió a poner el pecho para restituir la democracia y rescatar a Chávez de las garras de la muerte. El pueblo fue reprimido, la persecución se activó a todos los niveles; un gobernador y un ministro a punto de ser linchados en el Táchira y Caracas respectivamente, amenazas de todo tipo contra dirigentes del chavismo, un presidente a punto de morir o ser secuestrado a qué sabe cual isla del Caribe, en fin, un golpe de estado y una suspensión del estado de derecho que colocó en riesgo la vida de un pueblo y a un conjunto de dirigentes.

Todo esto se sucede por el rompimiento del hilo constitucional y como resultado de unas acciones cuyo inicio se centra en la actuación al margen de la ley de un conjunto de instituciones como la Policía Metropolitana de Peña, un grupo de militares felones, que aunados a políticos, sindicalistas, medios de comunicación se concertaron para delinquir, con el perdón de los expertos en derecho, nos permitimos utilizar su jerga.

No se trata entonces de "cualquier concha de ajo" el hecho de colocar al filo del colapso a un país en donde pudo desatarse un espiral de violencia que acabara con la vida de centenares de venezolanos y venezolanas...El presidente Chávez en alguna oportunidad refirió algún comentario del ex-presidente del TSJ al momento de producirse la sentencia donde se reivindicaba a los militares "preñados de buenas intenciones" y con la misma se condenó al ostracismo a la verdad sobre los acontecimientos de esos días, dicha referencia demostraba quizás la decepción de algunos magistrados por el mamotreto de decisión del TSJ...algo así como que se justificaba meterle los tanques a ese TSJ…¡que bueno hubiera sido!. Por supuesto que la realidad de hoy es absolutamente distinta y eso lo demuestra la decisión del Tribunal de Aragua sobre el caso de los policías metropolitanos. Tanto la jueza, como la fiscala, incluso el equipo de abogados y luchadores de los derechos humanos a favor de las víctimas quizás no se dan cuenta aún de la colosal importancia de esta decisión judicial...lo recomendable es no bajar la guardia y entender de una vez por todas que la revolución socialista es el mayor acto de justicia humana y que esa justicia debe labrarse en la batalla contra todo acto de injusticia, contra todo acto que vulnere los principios de toda revolución, el pueblo, la defensa de los más débiles, de los condenados de siempre, de los pobres.

Danilo Anderson, el fiscal valiente, en medio de aquellas adversidades intentó llevar a cabo una actividad desmarcada del control de las mafias jurídicas, intentó llegar a la verdad, hoy lo recordamos y debe ser un ejemplo perenne de todo quien se desempeñe en estos ámbitos jurídicos, pero también una decisión de este tipo debe contar con el respaldo de todo el pueblo, del partido, de los frentes sociales...de todos. No cometamos el mismo error de dejar a jueces y fiscales valientes solos como nos ocurrió con Danilo, es la mejor forma de rendirles tributo a las víctimas de siglos de ignominia...estar presentes en la justicia que se levanta contra la mentira y la ignominia.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3563 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor