Crónica del asalto criminal a venpres (V)

Nos quejábamos de que nos hubiesen dejado solos. El día anterior conversando con el Comandante Lagonnell, este se había comprometido en enviarnos un pelotón del Regimiento para custodiarnos y defender las instalaciones, pues en realidad era el único organismo con que ellos contaban para dar información. Decidí comunicarme con el Capitán de Navío, Rios Vento, Jefe de Inteligencia del Regimiento de Honor. Su voz se escuchaba tranquila y segura:

-¡Hola Víctor! ¿Como están las cosas por allá?

-Un Coronel, un mayor de la Guardia Nacional, conjuntamente con la Policía Metropolitana, acompañados de una multitud de personas vinieron a allanarnos, -le informe y proseguí- pasamos un mal rato, pero lo resolvimos.

-Tienen suerte, el enemigo está azuzando el pueblo para tomar venganza extrema, al Ministro Rodríguez Chacín y al diputado Tarek William Saab, los arrestaron y los ultrajaron y la embajada de cuba está secuestrada y la acción vandálica la están dirigiendo los alcaldes de Chacao y Baruta.

-Sí eso lo enviamos ya a Telemando, CNN, Prensa Latina y otras agencias pero no lo han reseñado. Le informé.

Mira, discúlpame, Lagonell, hablo conmigo, para que te enviara gente para protegerte, eso es imposible, no te puedes imaginar como estamos aquí. Lo que puedan hacer en defensa, háganlo. El Palacio esta lleno, es como si fuesen a repartir una piñata, es un impresionante salón de fiestas, todos están pasando facturas, exigiendo puestos, proponiendo amigos y están preparando el acto de juramentación del nuevo gobierno para esta tarde. Ahora bien, escúchame y haz lo que te voy a ordenar. –Continué en silencio y pensaba que lo único que nos quedaba era el sombrero del ahogado, en eso el Capitán prosiguió- Manda gente para el Palacio, toda la que puedas y tú vente que tenemos una reunión urgente esta tarde, mi Comandante Morao Cardona, tiene algo que decirnos, no falles, te esperamos y mientras tanto busca contacto internacional. Informa que el Presidente no ha renunciado y que está secuestrado por los traidores en la Orchila, Nos vemos.

-Creo que somos los únicos medios que quedan leales-Le acote.

-No, tenemos varios medios comunitarios y alternativos aún firmes y necesitamos unirnos todos, para lo que viene, OK.

- Bien, allá estaré. Le respondí.

La causa no estaba muerta no iba a morir jamás, estábamos destinados a salir por las rendijas de la derrota, sin ser héroes, para combatir a toda costa y restituir la causa que se nos había escapado sin darnos cuenta. A golpe de medio día empezamos a recibir boletines del supuesto nuevo gobierno, donde se nos ordenaba anunciar nacional e internacionalmente, que a las 5 de la tarde se juramentarían los miembros que iban a regir los destinos de la patria. El jefe de Información y mi persona convinimos en retener toda información que nos llegara del nuevo gobierno.

1: 20 PM. Recibimos la llamada del contralmirante Molina Tamayo, quien desconociendo la orden que lo había dado de baja en Marzo de 2002, se encaramo de nuevo el uniforme y se encargo de la jefatura de Casa Militar de Carmona. Con ridiculez y arrogancia este incapaz nos ordenaba.

-Páseme al Director, es urgente, no puedo esperar.

-Habla con él, con quién tengo el gusto.

-Es el contralmirante Molina Tamayo, es para notificarle que ya le ordenamos al viceministro de la secretaria de la presidencia, doctor José Gregorio Vásquez, que se encargue de nombrar como nuevo director al doctor Egaña, el va para allá y ustedes deben de entregar el organismo sin resistencia, pues de lo contrario no vamos a responder por la vida de nadie. -Tranco el teléfono sin esperar respuesta.

La incertidumbre se apodero de todos y a sugerencia mayoritaria convinimos en dejar una guardia que preparara todo para la entrega del organismo y custodiara las instalaciones.

Recibí una llamada de la hermana de nuestro director, quien me informo que éste no había logrado comunicarse porque los teléfonos estaban pinchados, pero que converso con ella y me enviaba unas instrucciones que resultaron muy eficaces.

3: 00 PM. El Coronel Ayala Salcedo, quien se encontraba refugiado en Maracay, me informa que la Brigada 42ª de paracaidistas ya estaba lista y que su comandante el General Raúl Baduell, tenía controlada a Maracay, que se disponía con estas fuerzas a recuperar al señor Presidente, y que me apersona con mis camarógrafos, periodistas y fotógrafos a Palacio.

Le informo sobre la reunión en el cuartel del regimiento y me responde:

-No pierdas tiempo, ve y mantenme informado, tú sabes, como lo estamos haciendo para no correr riesgos.

Pero a esa misma hora, el Fiscal General, Isaías Rodríguez, ofrecía una rueda de prensa donde informó:

-Esto es un golpe de Estado. No queda duda de eso. Aquí se ha violado la Carta Democrática Interamericana y el Protocolo de Washington.

Lo cierto es que los medios golpistas decidieron suspender esta transmisión, y se dedicaron a pasar películas y comiquitas, esos mismos que hablan del derecho a la información, del derecho de libertad de expresión, callaban. Los venezolanos pasaron inadvertidos todos los sucesos que estaban ocurriendo en el país y los que se enteraron lo hicieron por las migajas de lo que informaban por cable los medios internacionales.

Nosotros nos reunimos en una casa en Catia, oficiales, suboficiales, civiles, guardaespaldas, se trazaron las estrategias políticas y militares, nos enteramos que Carmona pretendía eliminar todas las instituciones y que ese documento ya lo tenia en sus manos. El Comandante Morao, conocía del plan de Baduell, se nos dio instrucciones de toda la estrategia que teníamos que realizar, pero cuando salíamos para palacio, una llamada de mi esposa me puso en el cuerpo un temor, cuando me dijo:

-Mi amor, un comando de la Disip te vino a buscar, revisaron toda la casa y me preguntaron donde estabas escondido o que si te habías asilado, que habían ido a Venpres y que tu no estabas allí, que necesitaba hablar contigo. La orden la dio el General Ovidio Poggioli, es más, revisaron las casas vecinas. Estamos muy asustados, creo que es prudente que te escondas, avísanos cualquier cosa, por lo que me dieron a entender ya tienen detenidos a varios colegas de la agencia, busca protección, nosotros estaremos pendientes.

-No te preocupes, por ahora no hay nada que temer, yo llamo ahora a Ovidio, para ver que es lo que quiere.

Yo a este general no lo conocía personalmente, pero lo mas seguro era que la conversación con el Capitán Rios Vento la habían “pinchado”, pero no le encontraba lógica que sabiendo hacia donde iba, me fueran a buscar a mi casa.

5: OO PM. La colega que teníamos infiltrada en palacio, lo hacia como reportera internacional de la agencia EFE. Procedió y en clave me dijo:

-Encontré el libro, busca la pagina 5, léela y luego conversamos del tema.

-Me parece ver en este momento una situación excepcional en la historia de la nación-le respondí.

Con esto nos poníamos de acuerdo para cruzar las informaciones.

En Miraflores, en el Salón Ayacucho, todo estaba listo y el nuevo Gobierno se preparaba. El señor Carmona, Presidente de Fedecámaras, parecía todo un emperador, se levanta de su asiento y con su sonrisita satánica comienza a leer las demencias que allí le ha preparado el abogado Brewer Carías.

- Quiero asumir ante el país –inicia así su incompetencia política y continua- el compromiso de dirigir esta etapa de transición tras un periodo tan aciago, tan complejo, donde prevaleció un estilo autoritarista e impositivo. -se refería al gobierno de Hugo Chávez- No hay excesos de poder ni protagonismos personales, el caudillismo ha quedado atrás, las actitudes, las actitudes mesiánicas fueron claramente repudiadas por la nación y condujeron a Venezuela a una profunda crisis, por ello este compromiso de promover esta etapa de transición. El país se encamina rápidamente hacia una recuperación de su normalidad institucional, -mentira mas grande que esta, no podía haber dejado para su nefasta historia- hago un llamado sincero a la calma en todo el país, a la solidaridad con el gobierno de transición que se inicia, y le pido el mas firme apoyo para que podamos conducir el buque de la nación hacia buen puerto. Se requiere el apoyo y comprensión de todos los sectores de la sociedad en una forma que nos permita insertarnos y ampliar la visión del mundo.

Añadió además, que estaban dispuestos a lograr la recuperación de la confianza y que inmediatamente comenzarían a ejecutar cambios en la política Internacional. Estanga, no hablaba con la verdad, la ocultaba y se arrodillaba ante el imperio norteamericano y la oligarquía nacional, quienes saltaban de felicidad y explotaban en aplausos y adulaciones. El emperador se autoconcedia plenos poderes y procedió a darle la orden a su lacayo, Daniel Romero, para que leyera los nuevos decretos: (Continuará)…

vrodriguez297@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6904 veces.



Victor J. Rodriguez Calderon


Visite el perfil de Víctor Rodríguez Calderón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Víctor Rodríguez Calderón

Víctor Rodríguez Calderón

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a33336.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO