Crítica ácida pero constructiva

Derechos humanos cachicamo diciéndole a morrocoy conchudo

A los inefables USA corruptos les dijo el Ministro chino del Exterior “juzgan las situaciones sobre derechos humanos en 198 países pero a propósito omiten considerarse a sí mismos”, alusión a la cifra elevada de muertos por la COVID-19, la violencia armada y la conducta racista de la policía estadounidense. El Canciller chino afirmó, “EEUU derrama lágrimas de cocodrilo cuando critica la situación mundial de derechos humanos”.  

A manera de ejemplo citó lo expresado con anterioridad por el Ministro del Exterior de Irán, “nadie puede esperar que el Gobierno de EEUU, adicto a mentir, diga la verdad, tienen una historia llena de guerras, golpes de Estado, agresiones, asesinatos, secuestros, bloqueos económicos y matanza de personas inocentes en todo el mundo, es un gran violador y de ninguna manera digno de hablar de conceptos sublimes como el de los derechos humanos”, y agregó que es actitud acostumbrada de Washington  lograr objetivos políticos ilegítimos.  

Según la respuesta china-irani La Casa Blanca busca presionar, chantajear, intimidar, gobiernos que osen no obedecerlos. A menudo señalo los estándares de doble rasero de presidentes norteamericanos, que en lenguaje venezolano no aclaran porque enredan. Viene una “Cumbre de las Américas” en junio con sede en Los Ángeles, California, los USA junto a Canadá quieren un cónclave de presidentes y primeros ministros que les rindan pleitesía, no oír las extensas violaciones a los derechos humanos por parte estadounidenses que los cometen en todo el planeta. 

Abu Ghraib en Irak, Guantánamo en Cuba, escándalos de hace años que han tratado de borrar, pero las víctimas sobrevivientes de humillaciones iraquíes prisioneros a quienes los orinaban soldados que los disfrazaban, y les tomaban fotos amenazándolos con perros entrenados, videos de los mismos militares estadounidenses enviándolos a sus conocidos, costumbre de los demócrata representativos militares, que en Venezuela por ejemplo le cortaban las manos a campesinos por sospechas de colaborar con el comunismo guerrillero, lo aprendieron oficiales adecopeyanos en la famosa Escuela de Las Américas en los USA y en Panamá 

Canadá está en la mira de la opinión pública aunque su gobierno intente negarlo. Investigaciones por medios de comunicación muestran evidencia de las Fuerzas Armadas entrenando al regimiento nazi ucraniano Azov, que integran además mercenarios de diversos países. Participaron militares canadienses en 2020 en todas las disciplinas en el centro de capacitación de la Guardia Nacional de Ucrania, confirmados por informes de radios y periódicos. Hipocritocracia derechista fue la de Christian Leuprecht, analista de seguridad profesor del Royal Military College y la Queen’s University, apuntando que, “los canadienses no pueden elegir a quién entrenan y a quién no, en misiones de asesoramiento y asistencia”. 

El experto afirmó que los recursos militares de Canadá son demasiado amplios para establecer mecanismos de investigación en Ucrania y en términos de gran compensación nunca es aceptable tener extremistas, sin embargo cuando entrenas a cientos o miles de personas seis años en un país de Europa lo que ocurrió en Ucrania, es inevitable hayan xenófobos o extremistas. 

La respuesta a semejante hipocresía la dio Evan Balgord, director de la Red Canadiense contra el Odio, subrayando “debería ser política permanente de las Fuerzas Armadas de Canadá investigar cualquier milicia a la que pretendan entrenar y armar, para que nunca entrenen o armen a neonazis o sus equivalentes, nunca debieron entrenar y armar al batallón Azov, las personas de las Fuerzas Armadas canadienses que decidieron reunirse con ellos y prestarles ayuda sabiendo que eran neonazis, deberían enfrentarse a la disciplina”. 

La dirigente política canadiense Heather McPherson dio remate al tema al manifestar que el Gobierno había dicho no a entrenar al batallón Azov, pero las imágenes indican que lo hizo en clara responsabilidad sobre sus decisiones, y agregó “decir simplemente que no estaban al tanto o no eran responsables, no es respuesta aceptable cuando se vieron símbolos nazis en los uniformes de soldados ucranianos durante los entrenamientos”. 

Mientras más aclaran los canadienses, peor se hunden en la sistemática conducta del capitalismo, en el 2022 botados al degredo de la historia, disimulócrata en su proceder lucen un “fuera caretas” que le revienta al capitalismo salvaje, su inutilidad política y su comportamiento a merced de intereses bastardos, pisoteando los derechos humanos mundiales sin ton ni son. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 615 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: