Crítica Ácida

Año nuevo, masacres que son cotidianidades

El primer día del 2021 el territorio colombiano a pesar de la disimulocracia informativa, fue noticia internacional por el luto que provocó la primera masacre del año. En Venezuela, al contrario, lo que observamos es la inestabilidad mental de grupos contrarrevolucionarios incapaces de darse cuenta de nuestra paz territorial, y disimulócratas estólidos a quienes les da por afirmar que vivimos una injusta radicalización del combate al Covid 19, tildando la medida oficial de inicio de año, "brutalidad "madurista".

Ya no indigna la salvajada mental de nuestras paisanas y paisanos, entristece tanta ignorancia política, no reconocer lo bien que hemos sabido combatir al coronavirus, soportando ejemplarmente la pandemia, y cumpliendo medidas oficiales oportunas. Nuestro total de contagios está entre los menores del mundo, aplanados los casos con el 95 % de recuperados, y APENAS UN MILLAR de decesos por el coronavirus en 10 meses.

Preferirán grupos compatriotas disociados, que vivamos como en Colombia, donde la situación, según oficialmente es grave en el Covid 19, y de complemento en varias ciudades se movilizaron motociclistas con fusiles recorriendo diferentes barrios, intimidando a las comunidades. Circulan por redes sociales videos mostrando la situación, y entre las autoridades civiles y militares colombianas, la complicidad es notoria con los narcotraficantes.

Aristóteles, filósofo, político y "padre de la lógica" enseñó con ejemplos, uno de ellos fue "Siempre que llueve, el suelo del patio está mojado. El suelo del patio está mojado, es decir que llueve.", por lo visto jamás los politiquerillos de la descocada dirección opositora venezolana y la derecha maltrecha errada internacionalmente, sabrán lo escrito por Aristóteles, ausente de la formación política, en las violentas guarimbas inútiles.

Se empeñan en presentarnos cual ejemplos para residencia, naciones mal gobernadas por la democracia representativa, donde cunde el desasosiego de sus pueblos hartos de tanta palabrería social demócrata y social cristiana, llenas de barbarismos e ineficacia, siguiendo el torpe capitalismo inquisitorial, peor que nunca en este siglo XXI, víctimas de ataques internacionales antes no ensayados contra gobiernos "representativos".

No se enturbia la paz política venezolana con masacres a lo Cantaura bajo la irresponsabilidad adecopeyeca, no ocurre la represión brutal de la nación austral, ni los desafueros policiales y militares argentinos y brasileros, con presidentes que endeudan sus colectividades ante el FMI, y sin embargo razonan sobre una minoría venezolana más o menos acomodada, habitando países donde la mayoría migrante recibe vejaciones xenófobas, bajo gobiernos de la derecha peruana, ecuatoriana, chilena, argentina y la peor, la narcolombiana vecina.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 559 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: