Detienen a una periodista ecuatoriana en Panamá

La periodista Ligia Arreaga vive en Panamá desde hace veinte años. A pesar de que Panamá es considerado como un país donde se respetan los derechos humanos, a lo largo de su vida profesional en él ha tenido que sufrir persecución por sus trabajos periodísticos y su defensa del ambiente.

La más reciente ha sido la detención en una estación de metro el pasado miércoles por un supuesto delito "contra el honor" a un hombre que había sido mencionado en una noticia de hace diez años por mantener relaciones sexuales con una alumna, menor de edad. El "delito" ya fue juzgado y la juez declaró la absolución de Arreaga al comprobar que dicha información era cierta.

La policía la detuvo y la trasladó esposada al cuartel de Villa Lucre, cerca de Panamá capital, por aparecer en el llamado "Pele polis", donde la fiscalía da las órdenes de busca y captura. Su caso no es único, pues también otras personas han sufrido tales abusos sin motivo. Sin embargo, en el caso de esta periodista, esta actuación de la fiscalía y policía es reincidente. Hace año y medio, durante los Carnavales de 2019 ya fue detenida por el mismo motivo. Si entonces la policía la dejó en libertad al comprobar su error ¿por qué año y medio más tarde la vuelve a detener por el mismo falso motivo?

Las preguntas sobre la irregular actuación fiscal y policial en el caso de Arreaga se remontan también a otros hechos. En enero de 2019 Ligia Arreaga fue detenida durante 26 horas en el distrito de Barú cuando cubría una información sobre el desalojo de campesinos de sus tierras por la multinacional Del Monte, lo que llevó a intervenir al Colegio y Sindicato de Periodistas y a la Defensoría del Pueblo. En 2009, tras investigaciones sobre la destrucción del mayor humedal de agua dulce de Panamá, el humedal-laguna Matusagaratí, Arreaga interpuso una denuncia a la fiscalía; pocos días después se salvó de su asesinato por una banda mafiosa en la que había autoridades locales implicadas, por el arrepentimiento de un esbirro. En 2016 la periodista recibió nuevas amenazas de muerte, teniendo que salir del país por un tiempo.

Con todo ese historial de persecución entra pues la duda de si las recientes actuaciones irregulares y abusivas de fiscalía y la policía son hechos casuales o tienen otro sentido.

Ligia Arreaga fue premiada en 2015 como Mujer Defensora de los Derechos Humanos por la Defensoría del Pueblo de Panamá.

Alfons Bech

6 diciembre 2020



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1146 veces.



Alfons Bech

Militante obrero, y revolucionario marxista. Miembro de de la CCOO, la federación sindical más grande de España. Activista político de L?Aurora y EUiA.

 albech12@gmail.com      @alfonsbech

Visite el perfil de Alfons Bech para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: