Derechos humanos de altura

En los últimos años, hemos estado viendo como el tema de los derechos humanos, se han convertido en el centro de un debate político. Entre, los gobiernos de tendencias progresistas y los gobiernos derechas. Dando, como resultado la ideologización y politización de los derechos fundamentales y colectivos de todos los seres humanos. La cual, nos ha llevado a la división, entre los derechos humanos de los sectores populares mayoritarios y los de las elites minoritarias burguesas. Estas últimas, han secuestrado con su discurso y acción estos importantes derechos. Al punto, que las agencias del sistema de las naciones unidas, que tienen la responsabilidad de velar por dichos derechos, en su mayoría están controladas por personalidades con tendencias ideológicas de derechas.

La creación, de los diferentes instrumentos, tratados, pactos, convenciones y agencias del sistema de las naciones unidas, para la promoción, protección y garantía de los derechos humanos. Han sido, conquistas de los movimientos sociales populares en su inmensa diversidad. Quienes, históricamente son los grupos o colectivos sociales vulnerables a la violación de los derechos humanos. Y con sus luchas e incidencias lograron y siguen, logrando la creación de espacios para la defensa ante las naciones unidas. A exhortar, a los estados partes de ese sistema, implementar políticas públicas de protección y promoción de los derechos humanos. A través, de las convenciones, tratados y pactos para todos los sectores vulnerables de nuestras sociedades.

La tragedia, para quienes exigimos que se cumplan sin sesgo, el respeto, la promoción y garantía de nuestros derechos. Comenzó cuando el sistema de naciones unidades, dio un salto del consejo de derechos humanos, al comité de derechos humanos, y luego a la comisión de derechos humanos, y por último a la Oficina del Alto (a) Comisionado (a) de los derechos humanos. Quien, a su vez es el máximo o la máxima autoridad, responsable del cumplimiento de la garantía de los derechos humanos, designado por el secretario general las Naciones Unidas.

De aquí, en adelante los derechos humanos para los sectores sociales, populares vulnerables a la violación de los mismos, desde los históricos dígase Afrodescendientes, Indígenas, Migrantes, Desplazados, y los emergentes como la comunidad LBGT entre otros, no están siendo respetados, protegidos ni garantizados. Porque, ahora la promoción, el respeto, y protección, para los antes mencionados sectores sociales se convirtieron en inalcanzables, es decir no están a la ALTURA que estable el sistema contralado por las elites de la burguesía de derecha valga la redundancia y la burocratización de los mismos.

Últimamente, hemos visto que el tema de los derechos humanos, tiene estatus de VIP, viaja en primera clase, solo un sector social elitesco, goza y controla los privilegios en esta materia. Nadie los señala, como violadores de derechos humanos, cuando están ejerciendo sus gobiernos marcados por represiones, muertes, asesinatos, desaparición de líderes, lideresas sociales y políticos, masacres, no perdón " asesinatos colectivos" entre otras. En vivo y en directo, presenciamos las violaciones flagrantes de los derechos humanos, por el solo hecho de ejercer su libre derecho de protestar. Hay países, en la región y el mundo donde frecuentemente se violan los derechos humanos y no pasa nada.

Ejemplos, chile en las manifestaciones pacificas muchos perdieron los ojos de manos de los carabineros. En Colombia, todos los días asesinan a líderes y lideresas sociales y políticos, tienen fosas comunes, masacran a los sectores populares por razones políticas y su presidente las llama "asesinatos colectivos" con la impunidad que caracteriza su irresponsabilidad como gobernante.

En Bolivia, después del golpe estado contra Evo Morales, asesinaron y masacraron a sectores sociales bolivianos, donde el racismo contra la mayoría indígena goza de impunidad. Así mismo, pasa en Honduras donde han secuestrado y asesinados a importantes líderes y lideresas sociales y políticas. Sin contar las violaciones de los derechos humanos en los estados unidos expresadas en la brutalidad racial policial contra los Afroamericanos, ocasionándoles la muerte a muchos de ellos, sin ningún castigo para los autores de estos crímenes.

En Brasil, los afrobrasileños, comunidades y pueblos indígenas están siendo víctimas sistemáticas de la violación de los derechos humanos. Al, termino del desplazamiento forjado de sus territorios ancestralmente ocupados por los indígenas, con la quema criminal de la amazonia.

En Venezuela, con las sanciones terroristas y el bloqueo genocida. Se están cometiendo las violaciones colectivas de los derechos humanos del pueblo venezolano, negándole la venta de productos básicos, medicinas, alimentos y congelando las cuentas del Estado en el extranjero y no pasa nada.

De tal manera, que los derechos humanos para estos sectores sociales. No están a la Altura de las exigencias del sistema de naciones unidas y la burguesía burocratizada que controla esas instancias. Aunque, parezca una contradicción, les están aplicando racismo y discriminación a países y a gobiernos de corte progresista y revolucionarios, por razones políticas e ideológicas. No podemos permitir, que nombre de los derechos humanos, la burguesía vinculada al capitalismo y al imperialismo. Nos secuestre esos espacios y esos derechos, nos eleven los requisitos, los encarezcan, nos suban y le pongan precios exorbitantes, para que no podamos acceder, a la protección, promoción y garantía de los mismos, con el fin de pretender someter y dominar a pueblos libres y soberanos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 453 veces.



Jorge Guerrero Veloz

Miembro de la Red de Organizaciones Afro-Venezolanas. Autor del libro La presencia africana en Venezuela

 jorgeguerreroveloz@hotmail.com      @guerrero_veloz

Visite el perfil de Jorge Guerrero Veloz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jorge Guerrero Veloz

Jorge Guerrero Veloz

Más artículos de este autor