Detenido por la DGCIM y privado de libertad

En defensa de Javier Vivas Santana

Como ya muchos saben, Javier Vivas Santana fue detenido por la Dgcim. Él mismo mandó este tuit:

Cuando me enteré, mandé lo siguiente, en solidaridad:

Cuando lo hice, algunas personas empezaron a atacar a Javier, y a escandalizarse de que yo lo llamara preso político. Y me argumentaron que la detención se motivó a unas fotos de una joven militar desnuda.

Es claro que lo de publicar fotos íntimas de una mujer sin su consentimiento, sea del régimen o de quien sea, no es correcto. Yo no lo haría. Probablemente, es claro, sea ilegal.

¿Pero hablar de régimen de derecho y justicia en Venezuela hoy? ¿Por qué hacer tanto énfasis en eso y no en todo lo demás, adoptando, actuando como abogado del agresor?

Imagínense que un asesino le está metiendo una puñalada a una persona. Y esta le grita para mentarle la madre. Entonces el asesino hace toda una alharaca para acusar a la víctima de que le gritó, y de que cometió la gran ofensa de mentarle la madre.

Tú, como observador neutral ¿qué deberías hacer? ¿A quién condenar? ¿A quién exigir responsabilidad?

Hay alguna gente condenando a Javier en las redes sociales, la víctima, sin siquiera condenar al asesino, el régimen genocida que le quiere cobrar las verdades que ha estado diciendo sobre las penurias que Maduro y la banda de los siete han impuesto sobre el pueblo venezolano.

Javier es una persona que es epiléptica. Casi ciego. Sin recursos económicos. Maestro. Intelectual. De izquierda. Chavista pero anti-madurista. Nada que ver con corrupción, ni violación de los derechos humanos típicos de este régimen.

La situación económica lo llevó a la postración total. Con un sueldo de maestro. Ha pasado hambre y necesidad como pocos, pues sus medicinas han sido prácticamente imposibles de encontrar, ni de comprar. Y sus episodios de epilepsia se incrementaron.

Imagínense el nivel de frustración y desencanto con el régimen de Maduro, al cual le dio el beneficio de la duda en sus comienzos. Como intelectual muy penetrante, empezó a escribir artículos incisivos en Aporrea y otros medios nacionales y locales en Margarita contra el régimen, desde su posición chavista.

Tiene un doctorado, y su trabajo y su formación no le ha servido de nada para por lo menos sobrevivir. Se encontró conque sus críticas y propuestas constructivas no solo no eran tenidas en cuenta para corregir curso, sino que fue objeto de persecución en muchos sentidos. Llegando a lo más bajo. Su carro fue dañado a propósito. Fue acosado por los seguidores del régimen una y otra vez en su vida como maestro y ciudadano común. Muchos de sus artículos fueron censurados en medios, incluso en Aporrea, según me dijo. El abuso contra su persona llegó a niveles extremos, en retaliación por sus incisivos y reveladores argumentos.

Javier no es un estratega consumado, como se ve, pues, por desesperación llegar a publicar unas fotos de una oficial de la Fuerza Armada, con el cuento de corrupción en la institución, no es ni apropiado, ni prudente, ni legal, ni ético.

Y le da pie al régimen para por fin tener un argumento para meterlo preso.

Pero comprendo incluso su nivel de ira y de enojo, y hasta resentimiento, contra este régimen. Buscando hasta cosas como estas para tratar de infligir algún daño buscando algún tipo de "justicia" por su propia mano. Sería una suerte de enfermedad sicológica causada por tanta vejación.

Mientras tanto algunos de los observadores del crimen del apuñalamiento mencionado arriba, se ponen contra Javier, la víctima que mentó la madre y se atrevió a alzar la voz contra el asesino.

¿Es esto justicia? A Javier lo llevaron a esto. La oficial realmente debe culpar al régimen por lo que pasó, si piensa bien el asunto. No agarrarla con Javier para vengarse. Sospecho que hasta lo someterán a torturas, lo cual no sería nada extraordinario para un régimen delincuencial como el que nos desgobierna.

¿Estamos en un estado de derecho y de justicia, como para argumentara que hay que aplicar la ley, pero solo a la víctima en sentido amplio? ¿Una víctima que comete un error?

Creo que debemos recuperar la perspectiva, amigos. Desde luego que lo de las fotos, que no sabía sino por amigos en las redes, es condenable. Pero quienes están sesgados aquí también lo son: por cómplices, o por miopes. Son condenables aquí en las redes tanto los que apoyan al régimen a pesar de sus atrocidades, y son genocidas culposos, así como los "opositores" que no ven más allá de sus narices, algunos de los cuales lo que quieren es mostrarse como "justos".

Seamos justos, amigos. Eso sí. Pero tanto con la militar desnudada en público, que tiene derecho a su privacidad, como con Javier, que lo que quiere es justicia, alimento, atención médica y consideración, y un país vivible para todos, en el que cada quien tenga derecho a tener su ideología y defender sus ideas y propuestas.

Cordialmente y pendientes,

Felipe Pérez Martí
14 de Abril de 2020



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7622 veces.



Felipe Pérez Martí

Economista. Coordinador del Movimiento Libertadores. Ex-ministro de Planificación y Desarrollo.

 felipeperezmarti@gmail.com      @Sabiens

Visite el perfil de Felipe Pérez Martí para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: