Para entender y contextualizar la resistencia indígena actual

América no caminará sin el indio. José Martí

A los Maestros de aula

¿Qué es la Resistencia Indígena?

La resistencia indígena, no es sólo resistencia político-militar. También hay formas de resistencia cultural, espacios y momentos, no armados. Recibir con diplomacia, observar y estudiar al conquistador para saber con qué propósitos viene y que busca, es una forma de resistencia. Tal y cómo ocurrió el 12 de octubre de 1492. Es claro, camarada y amigo Vladimir Acosta, que la resistencia armada no comienza el primer día de la llegada del hombre blanco. Pero la resistencia diplomática, curiosa, con asombro o como la llamemos, la resistencia pacífica, comienza el 12 de octubre y luego, va tomando su modalidad de enfrentamientos armados. Lo importante es destacar que ese 12 de octubre ya no es un día, es más de medio milenio de resistencia, insurgencia, emancipación frente a un genocidio y un ecocidio que no han concluido. Por eso la propuesta de Noelí Pocaterra y de CONIVE al comandante Hugo Chávez, como Día de la Resistencia Indígena y como planteamiento a los pueblos y gobiernos progresistas del mundo de convertirlo en DÍA DE LA RESISTENCIA INDÍGENA PLANETARIA, vale decir, de todos los continentes, por ser un día que cambió la imagen del mundo, pero también la faz de la tierra, en todos los órdenes. ¿Es que tampoco vemos hoy la resistencia de Haití? Es el símbolo de la resistencia de la diáspora afroamericana en el mundo. Otra de las grandes causas de la humanidad, como lo son también la Causa Palestina, entre otras. Condenamos la limpieza étnica en Palestina y eso está muy bien. Pero ¿por qué ocultamos la limpieza étnica y territorial, racial, lingüística y cultural contra los pueblos y comunidades indígenas de todo un continente desde Alaska hasta Tierra del Fuego. Ese 12 de octubre desde el siglo pasado, cumplió ya medio milenio y continúa su eco-etno-genocidio. Todo el proyecto de las nacionalidades americanas se montan sobre las cenizas de la ancestralidad originaria de todo un continente. Esto ¿No levanta roncha? ¿Por qué?

Por otro lado, la resistencia indígena tiene plena vigencia histórica y social como lo vemos hoy en Bolivia, Chile, Ecuador, Colombia, Honduras, la frontera México-USA y en todo el continente. ¿Es que todavía no lo vemos? En Volcanes Sobre el Mapocho (una obra de teatro sobre la caída de Salvador Allende) César Rengifo sugiere en forma sutil que la resistencia mapuche transversaliza toda la contemporaneidad de las luchas sociales y políticas de Chile. ¿No es así camarada y buen amigo, Vladimir Acosta? La resistencia mapuche todavía sigue enfrentada a Pinochet, la Bachelet y Piñera. Al FMI y al Banco Mundial. Al neoliberalismo en sus distintas manifestaciones, incluyendo los barrios de Santiago, los estudiantes, los maestros, las mujeres, los ambientalistas, las teologías de la liberación, pasando por todo el mundo del trabajo, en sus manifestaciones rurales y urbanas. Pero esto se invisibiliza.

Es importante que observemos si el apartheid en Bolivia es simplemente un "golpe de estado" o un golpe de Estado con amenaza de un genocidio. Bolivia es el símbolo de la resistencia indígena de todo un continente donde se hace una limpieza étnica, lingüística, racial y territorial desde Alaska hasta Tierra del Fuego, con la aceptación de un lavado de cerebro a "lo mestizo" para aceptar con pasividad y complacencia en nombre de una identidad "criolla", llevar a las hogueras de la inquisición de ayer y de hoy a los pueblos originarios de todo un continente. Entonces, nos quitan de nuevo las tierras y el territorio y en su lugar, colocan la Biblia del fariseísmo imperialista del capitalismo neoliberal.

||||||||

El de octubre de 1492 con la llegada del europeo a Nuestra América o Abya Yala, se comete el más grande genocidio de la historia humana.

-Representa la destrucción física, cultural, ecológica, lingüística y espiritual de los pueblos originarios de todo un continente.

-Es un proceso de más de medio milenio que todavía no ha concluido.

-La conquista y colonización europea pretende borrar del mapa a los pueblos, culturas y comunidades originarias de todo un continente, desde Alaska hasta Tierra del Fuego. Pasando por las islas del Caribe, donde la destrucción física fue total, si bien el Caribe resiste política y culturalmente desde sus ancestralidades caribeñas y afroamericanas, como lo hizo inicialmente Haití en el marco de su independencia y de su república anti-esclavista.1.

-El proceso de destrucción comenzó en las islas del Caribe y de allí la conquista pasa a Tierra Firme.

-Además de la conquista española y portuguesa, en Centroamérica y Sudamérica, en el Norte (Estados Unidos y Canadá) se aplicó una de borrón y cuenta nueva: se buscó poblar de nuevo aquellas tierras con europeos - anglosajones del norte de Europa acompañado de la esclavitud afroamericana y apartando a los pueblos originarios sobrevivientes del genocidio en las llamadas reservaciones, donde permanecen hasta hoy (para no hablar de aquella cruel conquista del oeste). Los latino europeos y los latinoamericanos, los indoamericanos y afroamericanos, asiáticos y asiático-americanos, todos seguimos discriminados como supuestas "razas, pueblos y culturas inferiores" por el imperialismo norteamericano en aquel territorio que han hecho suyo. Presentado de paso como si fuera el Nuevo Pueblo Escogido.

Hoy sufren discriminación lingüística, social, cultural y espiritual más de cincuenta millones de hispanohablantes en los Estados Unidos aparte de estar discriminados los idiomas indígenas de Norteamérica y de todo el continente.

La conquista y la colonia, de alguna forma siguen. Pero la resistencia y la emancipación, también continúan.

-Ni Estados Unidos, ni Europa reconocen hoy nuestra Independencia, ni a nuestros Libertadores de ayer y de hoy.

Hay varios tipos de resistencia.

  • La resistencia militar (dominio político-militar de un territorio frente a una conquista)

  • La resistencia cultural y espiritual (dominio de nuestra propia cosmovisión y cosmovivencias)

Si los pueblos son derrotados política y militarmente continúan resistiendo cultural y espiritualmente, descansando en lo posible en sus propias formas de economía comunal y autóctona y tecnologías de convivencia. Las formas de familia, indesligables del comunalismo autóctono en nuestras sociedades, son indesligables de las formas de resistencia y emancipación indígena.

EMPINARNOS EN NUESTRA DIVERSIDAD AGROALIMENTARIA, INNOVACIONES Y POTENCIALIDADES

Lo más difícil de cambiar para un conquistador y colonizador externo recién llegado, es la modalidad en que un pueblo se ha adaptado milenariamente a los ecosistemas en los que convive, lo cual está relacionado con las tecnologías de convivencia –y con toda la cultura- para proveer su diversidad agro-alimentaria y su gastronomía familiar y comunitaria. La misma conquista europea, no pudo prescindir de la yuca y del casabe, del maíz y de la arepa, del frijol, de las calabazas y de los pimientos, de la papa y del chuño (papa deshidratada) que luego complementó con otros alimentos traídos de los otros continentes.

Los pueblos resisten ya sea en forma itinerante o semi-itinerante desde las montañas más apartadas y encumbradas.

(Los primero que tuvieron que trepar las montañas al ser desplazados de las zonas planas –sabanas, valles, mesetas, semi-desiertos y cauces de ríos y lagos- por los conquistadores y colonos fueron los pueblos originarios: luego, como conocedores palmo a palmo y guardianes del territorio, enseñaron y compartieron esos caminos con los cimarrones afrodescendientes, en alianza con ellos para enfrentar al enemigo común: el esclavismo de los conquistadores, misioneros y colonos europeos). La resistencia indígena de nuestro territorio venezolano acompaña casi todos los alzamientos de los esclavizados africanos.

Los pueblos indígenas que han resistido de una forma más estable y sostenida, son aquellos que se han ubicado en las zonas más intrincadas y de más difícil acceso o en las regiones más apartadas, replegados en los espacios fronterizos de los Estados Nacionales. Salvo excepciones, como los kariña, que no viven en zonas tan fronterizas (Mesa de Guanipa y Mesa de Uracoa). Pero los kariña de la región de Bochinche, Estado Bolívar están más hacia la frontera con Guyana y Brasil.

De la misma manera, la conquista militar y política de los invasores y dominadores, trata de hacer alianzas con una élite nativa y dominar por la lengua, por la cultura y por la visión del mundo para no descansar sólo en el poder de las armas y someter ideológicamente al conquistado.

Se emplea más el poder de la seducción psicológica, política, ideológica y espiritual que el de las armas, imponiéndonos la visión del tiempo y del espacio mediante el calendario del pueblo conquistador y desconociendo la lengua, la cultura, el territorio y el calendario del pueblo sometido, interfiriéndole su derecho a la tierra, al agua como factor de vida y poder en el territorio para controlar la economía, la producción y la fuerza de trabajo. Pero se sigue manteniendo el poder sobre las armas para utilizarlas en el momento necesario en casos de rebeliones.

Podríamos decir, que la conquista es el control político militar de un territorio por parte de una metrópoli. Mientras que la colonización es el proceso de invasión y ocupación del territorio por parte del pueblo conquistador que pretende hacerlo suyo y convertir en extranjeros a los dueños ancestrales de ese territorio.

Reina una confusión de enfoque. Cuando hablamos de conquista se nos dice en muchos foros desde el público: ¡Esto no fue una conquista, fue una invasión! Por eso aclaramos: la conquista y la colonización foránea son piernas distintas del mismo cuerpo: La conquista es el control político militar del territorio. La colonización del territorio es la ocupación por gente de afuera que viene a apropiarse de tierra y territorio y expulsar de ella al nativo para convertirlo en extranjero en su propio patio: en manos de obra esclava, semi-esclava o en mano de obra super-barata como pago de una guerra de conquista que no ha terminado (al menos por ahora). No se trata por tanto de una colonización de la tierra compartida, con sentido de justicia, equidad, reciprocidad y complementariedad inter-cultural, inter-civilizatoria : No..¿quién es la gente?.. "la gente" es el colono que viene del otro lado del océano y el nativo de cualquier procedencia étnica, sigue siendo el "indio sin alma" y por último, el invisible e invisibilizado mediante un proceso de borrador de memoria. No se trata de convivencia, de solidaridad, de compartir el pan y nuestra tierra de origen, sino de prolongar la conquista y el colonialismo del capitalismo occidental para eternizar la explotación y la dominación en este continente hasta despojarnos de toda idea de patria y territorio de origen. De allí el irrespeto constante a nuestra dignidad y a nuestras identidades. Y el saqueo de nuestras riquezas naturales, mentales y espirituales. La búsqueda del Dorado, no ha terminado. Nuestras riquezas llaman a la más vulgar codicia del imperialismo y las potencias occidentales.

El colonialismo cultural –y educativo- implica la represión y el secuestro de todas las modalidades del conocer y del conocimiento en su conjunto del pueblo sometido (filosofía, ciencia, tecnología, arte y espiritualidades autóctonas: cosmovisiones y cosmovivencias) y por supuesto la destrucción de los ecosistemas y la cultura, pasando por el genocidio y la limpieza étnica del pueblo dominado.

¿Entonces, que entendemos por Resistencia Indígena?

Es un largo proceso histórico y sociocultural que se opone a la conquista desde las propias formas de organización social y política de los pueblos sometidos que pretende resistir y asumir su autodefensa para no renunciar a su propio patrimonio social, cultural, lingüístico y espiritual en defensa y preservación de sus territorios de origen, para buscar su emancipación y liberación definitiva. Esto aunado a formas de alianzas con otros sectores, pueblos y clases oprimidas, entroncando en el mundo del trabajo y de la producción del modo de vida: alianzas anti esclavistas y anti-serviles entre pueblos originarios, sectores afrodescendientes, y mujeres frente al sentido patriarcal de la conquista y la colonia y de una independencia chucuta como continuidad del Estado patriarcal y la negación de la Madre Indígena como Primera Madre de América y Madre Común de las primeras generaciones del mestizaje indo-hispánico.

Esta resistencia cultural y política pasa por un largo y complejo proceso de alianzas en cada coyuntura histórica con los sectores afines de la población sometida: la indo-descendencia, los afrodescendientes, las mujeres en proceso de emancipación frente al estado y sociedad patriarcal y los trabajadores del campo, la ciudad y el mundo suburbano entre otros. Vale decir, que no son el pasado sino parte de nuestro presente histórico. De allí que la resistencia indígena en 500 años, como lo intuyó César Rengifo, transversaliza las luchas rurales y urbanas en varios países del continente. Como ocurre con la resistencia mapuche en Chile.

En la actual coyuntura los pueblos, culturas y comunidades indígenas establecen alianzas políticas con la revolución bolivariana, el PSUV y el Polo Patriótico, sin detrimento de sus organizaciones y perfil sociocultural específico de pueblos en proceso de descolonización, optan por la defensa del estado nacional y el carácter anti-imperialista y anticolonial frente a la arremetida global del capitalismo occidental que pretende la destrucción de toda la infraestructura del país para someternos a nuevas formas de conquista y esclavización, despojándonos de las reservas de petróleo más grandes del mundo y de otros minerales como vienen haciéndolo en el Medio Oriente y Norte de África (Libia, Irak, entre otros), mientras que en Nuestra América han tratado de destruir todos los mecanismos de integración continental que impulsó el Comandante Presidente Hugo Chávez Frías, desde la revolución bolivariana conjuntamente con todo un liderazgo histórico que surgió a lo largo de toda una década como el caso de Evo Morales (primer presidente indígena de Sudamérica después de quinientos años), Néstor Kirchner, Cristina Fernández, Rafael Correa, Fernando Lugo, Manuel Zelaya, Lula Da Silva, Dilma Rousseff, hasta nuestro actual presidente Nicolás Maduro.

La resistencia y emancipación indígena en esta coyuntura se moviliza este 12 de octubre y en todo el mes contra el fantasma del neoliberalismo que amenaza sus tierras, territorios y culturas en países como Chile, Argentina, Colombia y su Estado Narco paramilitar oligárquico, Perú, Guatemala, Honduras, Paraguay. En Brasil el régimen de facto y luego el Presidente que resultó electo por unas elecciones fruto de un golpe de Estado, sin garantías y con Lula encarcelado, pseudo-legitima a la ultraderecha fascista, personalizada en un Bolsonaro, que gana denigrando de las mujeres, de los indios y de los negros y con un discurso pseudo evangélico en el que pretende hablar por la boca de Dios, llama al agro-negocio de la Amazonía a armarse y despojar a los pueblos originarios y campesinos de sus territorios, lo cual desemboca en una quema descomunal del pulmón más importante del planeta que produce el veinte % del oxígeno mundial. .

El panorama es complejo en todo el continente. Los pueblos y comunidades originarios en USA están en reservaciones, totalmente invisibilizados. Reservaciones huele a parque nacional, zoológico humano, confundido con la naturaleza. Se racializa y simplifica la discriminación bajo la dicotomía blanco-negro, invisibilizando a los pueblos originarios y la limpieza étnica, lingüística, biológica, cultural y territorial de que vienen siendo objeto por parte de un modelo de pueblo europeo transplantado en USA y Canadá bajo la hegemonía anglosajona. Esto tampoco significa, que no sea real y cruda la realidad vivida por nuestros hermanos afroamericanos, víctimas del más espantoso apartheid que ha inspirado todas las modalidades de apartheid del llamado mundo moderno, pasando por el apartheid sudafricano, que tuvo que enfrentar el hermano Nelson Mandela o lo que han tenido que enfrentar en USA Martín Luther King y Malkum X.

Los y las dirigentes indígenas asesinados, presos, reprimidos o torturados, en distintos países -especialmente en USA- se les oculta la condición de indígenas, se les llama campesinos, mexicanos, guatemaltecos etc; o como el caso de muchos de los niños enjaulados por Trump y separados de sus padres. Niños y mujeres indígenas secuestrados y torturados, se les oculta en la frontera de USA con México, su condición de indígenas para invisibilizarlos. De la misma Milagros Salas, en prisión desde el período de Macri se le oculta su condición de indígena, para convertirla en una presidiaria más. Esto para no hablar de las y los mártires indígenas en Chile, Colombia, Honduras, México, Guatemala, Paraguay. Se les presenta la más de las veces como "campesinos" para ocultar e invisibilizar la continuidad del genocidio indígena.

La misma migración de Sur y Centroamérica hacia Venezuela, sean indígenas e indodescendientes, no se les siente orgullosos y dignificados por su origen indígena y algunos indodescendientes, por ser hablantes o tener padres hablantes del quechua, el aimara, el guaraní o de alguna micro sociedad. Por el contrario, salvo algunos, reina en ellos el endorracismo, la vergüenza étnica y de clase, coronados por la penosa ideología del colonialismo estético, cultural y social. Esto explica en parte los obstáculos que confronta tanto en las grandes ciudades como en el aparto educativo urbano los pueblos y comunidades indígenas recién asentados en el medio urbano, que es una constante en nuestras grandes ciudades: Maracaibo, Caracas, San Fernando Ciudad Guayana, Valencia, Barquisimeto, Barcelona, Coro, Punto Fijo, Valera, San Cristóbal, Acarigua, entre otras.

De igual forma, los viajeros internos de Venezuela hacia Caracas, sean indígenas, afrodescendientes, descendientes de indígenas reproducen estas tres vergüenzas del colonizado y tampoco se les ve orgullosos de ser llaneros, andinos, guayaneses, amazónicos, indo-descendientes, afrodescendientes y se camuflan en una falsa caraqueñidad, que lejos de reforzar la condición de caraqueños o caraqueñas en la venezolanidad, debilitan el sentido real y concreto de lo caraqueño auténtico y de lo venezolano en sentido integral y profundo. Lo cual no tiene por qué negar otras identidades locales o regionales en un país multiétnico y pluricultural de vocación intercultural.

El Comandante Presidente Hugo Chávez localizó en la historia de Venezuela cinco revoluciones.

1.-La primera de ellas es la resistencia indígena (1492 hasta hoy);

2) la segunda revolución es nuestra guerra de independencia que quedó inconclusa como independencia política, sin promover una descolonización de fondo y dejando abierta las puertas a la desigualdad social y al neocolonialismo imperialista; traición del proyecto de La Gran Colombia, del Congreso de Panamá y de la igualdad social y la libertad;

3) la tercera revolución es la guerra federal (1859-1863); buscando nuestra igualdad social: ¡Patria para los Indios! ¡Patria para los negros! ¡Patria para los pobres! (o empobrecidos, mejor dicho);

4) la cuarta revolución es frente al bloqueo de las costas venezolanas por potencias europeas en 1902 que enfrentó el presidente Cipriano Castro; por nuestra soberanía nacional y continental;

5) y la quinta revolución es la revolución bolivariana que retoma la resistencia indígena, la independencia y la guerra federal como parte de un mismo proceso hasta hoy que se declara socialista, bolivariana, indianista, antiimperialista, sembrada en el mundo del trabajo en una alianza cívico militar; proclamando una revolución pacífica pero no desarmada (apoyada en las cumbres y diplomacia de los pueblos, frente a las cumbres imperialistas de la guerra).

La revolución bolivariana se proclama indianista/intercultural al incorporar a Guaicaipuro al Panteón Nacional y al convertir el 12 de octubre en Día de la Resistencia Indígena para darle conexión en la historia de Venezuela a más de quince mil años de historia de poblamiento del territorio por parte de los pueblos y culturas originarias antes de la conquista europea.

La revolución bolivariana asume todo el legado del Comandante Hugo Chávez por otros mundos posibles en el socialismo del siglo XXI: - indosocialismos y eco-socialismos, marxismo crítico, teologías de la liberación, feminismo, pedagogías de la liberación, apoyo en el mundo del trabajo eco-productivo y movimientos de trabajadores, con la inclusión de jóvenes, adultos mayores, personas con discapacidad, campo y ciudad, ciudad y campo, mundo urbano, inter-urbano y superación de lo sub-urbano y del urbanismo unilateral por la dignificación de todos los componentes de la venezolanidad. Unidad bolivariana, igualdad social en la inclusión intercultural de nuestra diversidad humana, cultural y espiritual. Para la construcción del futuro no hay tercer camino para la descolonización y el socialismo del siglo XXI. Tampoco se trata de enfrentar y derrumbar el discurso único del capitalismo occidental con otro discurso único, ni reconstruyendo y reacomodando el supuesto polo de "la civilización" en "el socialismo", para encontrar de nuevo en nuestros pueblos, lo bárbaro y lo incivilizado, como lo han hecho los viejos y nuevos conquistadores y colonizadores. Es urgente superar la dicotomía occidental "civilización o barbarie" para construir con frescura y con nuestro propio barro material y espiritual el nuevo socialismo del siglo XXI por otros mundos posibles.

  • POR QUÉ EL DÍA DE LA RESISTENCIA INDÍGENA SUPERA:

  • ESO DE DÍA DE LA RAZA ¿cuál raza?

  • ESO DEL DESCUBRIMIENTO ¿aquí no había nadie?¿no había gente?

  • ESO DE ENCUENTRO DE DOS O TRES MUNDOS ¿encuentro o genocidio? ¿encuentro o destrucción de pueblos, idiomas, culturas, ecosistemas y civilizaciones diferentes?

  • ESO DE NUEVO MUNDO Somos tan viejos y tan nuevos como Europa. Tenemos la edad de toda la

  • humanidad…Hugo Chávez

TRES MODELOS DE GENOCIDIO Y LIMPIEZA ÉTNICA DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DE TODO EL CONTINENTE

-EL APARTHEID DE ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ

-EL APARTHEID HISPANOCÉNTRICO DE NUESTRA AMÉRICA Y EL CARIBE

-EL APARTHEID LUSO-AMERICANO DEL BRASIL

-EL APARTHEID HISPANICO Y LUEGO LA FALSA IMITACIÓN ANGLOAMERICANA DE PUEBLO EUROPEO TRANSPLANTADO A IMITACIÓN DE USA Y CANADÁ (SARMIENTO ALBERDI Y GUTIÉRREZ EN EL CONO SUR).

TODOS DEBEMOS ESTAR ATENTOS A ESTAS CONFIGURACIONES HISTÓRICO-CULTURALES PARA SITUAR LOS DISTINTOS MODELOS DE APARTHEID DE NUESTRA AMÉRICA Y EL CARIBE Y DE LA AMÉRICA DEL NORTE.

-Dentro de todas las conmociones de Nuestra América y el Caribe, se vislumbra una revolución cultural, educativa, comunicacional y espiritual como complemento a la revolución política, económica y social del continente en un mundo en el cual ha fracasado el neoliberalismo y del capitalismo. Pero donde el socialismo del siglo XXI necesita en un discurso abierto construir con los pueblos su propia fundamentación, legitimación y operatividad política frente al caos reinante en el continente y en el mundo. Afianzar sus sistemas de alianzas internas y externas contra el enemigo fundamental. América no caminará sin el indio, José Martí.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1433 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas