Lo que no le interesa mirar a Bachelet

Argentina atraviesa una severa crisis: recesión económica, inflación récord y devaluación de la moneda. La grave situación también se ve reflejada en la comida que no llega a la panza de los más chicos. Según un reciente estudio, en 2018 el 41,2% de los niños, niñas y adolescentes (4,7 millones) viven en condiciones extremadamente precarias.

En Argentina aumenta la tasa de inflación y se incrementa el nivel de pobreza por el hecho de que los sectores de menores ingresos dedican más de 80% de sus ingresos a la alimentación y transporte; y la alimentación ha aumentado por encima del nivel de incremento de inflación en el último año, según analistas.

El estudio 'Pobreza, derechos e infancias en la Argentina (2010 — 2018)' de la Universidad Católica Argentina, publicado en abril de 2019, revela que el aumento de la pobreza en el país "afecta de modo particular a las infancias" y se plasma "con crudeza" en el incremento de las privaciones alimenticias.

"La pobreza multidimensional afecta a seis de cada 10 niños, niñas y adolescentes que se encuentran privados en el ejercicio de al menos un derecho, y cuatro de ellos también son pobres en términos de los ingresos monetarios de sus hogares. La pobreza en la infancia se expresa de múltiples formas: carencias de recursos de los hogares y pobres estructuras de oportunidades para el desarrollo de capacidades", se explica en el informe.

La estadística surge de aquellos menores de edad que residen en zonas urbanas, que rondan los 11,7 millones en su totalidad. No obstante, si se suma a la población rural, el número aumenta hasta los 13,1 millones, y eso podría incluir una mayor cantidad de chicos pobres.

La "pobreza multidimensional" más extrema padecida por infantes y adolescentes subió de 37,1% hasta 41,2% en 2018, lo que significa que la cantidad de chicos en situación de extrema pobreza pasó de ser 4,1 millones a 4,7 millones en un solo año. Del total de niños que viven en zonas urbanas (11,7 millones) 63,4% no accede a algún servicio básico, como salud y educación.

El déficit en el acceso a los alimentos también se incrementó entre 2017 y 2018, pasó de 7,1% a 11,2%.

En otras palabras, hay casi cinco millones de chicos cuyos padres no tienen ingresos suficientes para vivir, están mal alimentados, duermen en casas sin agua potable o cloacas, tienen problemas para acceder a la educación y escaso nivel de atención sanitaria.

A su vez, la cantidad de infantes y adolescentes que viven en hogares que están por debajo de la línea de la pobreza llega al 51,7%, representando a 6,1 millones. Ello significa que en 2018 subió 7,7%. El porcentaje refleja que este es su punto más alto en el tramo que va desde 2010 hasta 2018, el único período que abarca el estudio.

Luego, En total 7.251 personas viven en las calles de la ciudad de Buenos Aires, cinco veces más de las que reconoce la alcaldía de la capital argentina, que contabilizó 1.146 habitantes, afirmaron en rueda de prensa numerosas entidades sociales que elaboraron el segundo Censo Popular de Personas en Situación de Calle 2019.

"El total de personas en situación de calle efectiva es 7.251", sostuvo el defensor general de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Corti, en la sede de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

Sin techo bajo el que cobijarse se encuentran 860 niños y 40 mujeres embarazadas.

El 52% de los consultados, 1.600 personas, afirmaron que era la primera vez que debían dormir en la calle.

"Este relevamiento muestra, en primer lugar, que las personas en situación de calle no son una prioridad para el Gobierno desde hace ya muchos años, lo que convierte esta situación en un problema estructural", manifestó el titular del Ministerio Público de la Defensa.

Pues bien, estos indicadores son una muestra de la desidia gubernamental en Buenos Aires que desde luego conculca derechos fundamentales en la población de Argentina, sin embargo, a Michelle Bachelet, Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la politizada ONU, emitió un informe contra Venezuela, totalmente amañado calificado por elementos del exterior en más de un 80%, dando parte de una infamia contra el pueblo venezolano. Avalada por EEUU y sus lacayos o gobierno satélites, o lo que es lo mismo del Grupo de Lima, y la chupa sangre OEA. Sin duda, que estamos frente a la hija putativa de Pinochet.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), la pobreza en Argentina llegó a 32% y la indigencia a 6,7% en 2018. Los argentinos pagan las rentas más caras de la historia por su vivienda

Casi la mitad de los niños en Argentina (46,8%) no tiene cubiertas sus necesidades básicas como la alimentación, el hogar, acceso a la salud y a la educación. En total 8,9 millones de personas sobre 44 millones en los 31 mayores centros urbanos del país se encuentran por debajo de la línea de la pobreza.

Estas cifras son las más altas desde la crisis económica de 2001. Argentina se encuentra en recesión desde 2018, cuando se contrajo el Producto Interno Bruto un 2,5%, la inflación llegó a 47,6% y el desempleo cerró en 9,1%. Hay todavía cuatro hojas más de etcétera.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1682 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: