"35 años de una muerte concertada sin culpables ni justicia"

La Masacre de Cantaura: Exterminio y Traición de una Clase Política que demostró que ni eran demócratas ni cristianos

"EL 04 DE OCTUBRE DE 1.982, EL ESTADO VENEZOLANO SE DESPOJO DE SU MASCARA DEMOCRATICA Y FALSO RESPETO POR LA LEGALIDAD Y EL ESTADO DE DERECHO Y APELO A DOCTRINA DE LA SEGURIDAD NACIONAL PARA EXTERMINAR A UN ENEMIGO POLITICO ATOMIZADO Y DEBILITADO PERO IRREDUCTIBLE: EL FRENTE AMERICO SILVA, GRUPO GUERRILLERO DE BANDERA ROJA, DIRIGIDO POR EL CATIRE ROBERTO RINCON CABRERA"

I.- ESCENARIO POLITICO Y MILITAR QUE ANTECEDIO A LA MASACRE:

Corría los primeros meses del año 1.982, y el GOBIERNO SOCIAL CRISTIANO de LUIS HERRERA CAMPINS en Venezuela, asestaba un duro golpe al único reducto político armado que se resistía A dejar la LUCHA ARMADA como forma para conquistar el socialismo y enfrentar al ESTADO NEOLIBERAL Y BURGUES, deteniendo en un apartamento de Longaray, en el Valle de Caracas, a la plana mayor del grupo Político BANDERA ROJA: Gabriel Puerta Aponte, Jhonny Guillen, Rafael Venegas, el chileno Manuel Pizarro, Manuel González Meyer, Carlos López, Eder Púerta, Eduardo Solórzano, Armando Díaz y Asdrúbal Guzmán que fueron a dar al CUARTEL SAN CARLOS y a las compatriotas Elizabeth Freites y Claudia López, a quienes se les ordenó retención en una sección de PRESOS POLITICOS de la cárcel de Tocuyito.

BANDERA ROJA no había aceptado acogerse a la pacificación, oferta que sí asumieron los demás grupos de izquierda venezolana que abrazaron la lucha armada (OR y PRV),que decidieron regresar a la lucha política bajo los cánones de DEMOCRACIA BURGUESA conformando partidos y organizaciones políticas algunas de las cuales hoy día ya no existen.

Miembros de BANDERA ROJA se resistían a legalizarse y mantuvieron una línea dura en franca contradicción a la postura asumida en los plenos internos por uno de sus jefes Políticos GABRIEL PUERTA APONTE; prefiriendo mantenerse clandestinos y en la lucha armada, siendo el líder de esa línea el CATIRE ROBERTO RINCON CABRERA.

La decisión tampoco parecía irreversible, porque la debilidad numérica del frente armado y la poca capacidad de fuego sostenido, sumado a un armamento nada moderno ni efectivo como para mantener una guerra irregular que requería un poder militar que por lo menos estuviera a la par de sus enemigos; parecía conducir a la INEVITABLE renuncia de esa forma de lucha y así lo confirman testimonios de algunos de sus miembros, que abandonaron a BANDERA ROJA acusándola de haberse apartado a los postulados de la REVOLUCION SOCIALISTA y pasarse sin vergüenza alguna a la DERECHA en su lado extremo.

Esta conclusión deviene de decenas de testimonios recogidos en los trabajos investigativos publicados en el 2005 y 2007 respectivamente por el periodista Alexis Rosas y el abogado y ex miembro de BANDERA ROJA, ex Defensor Regional del Pueblo y ahora Fiscal Superior del Ministerio Público de Anzoátegui Rafael Hurtado Bravo, libros que desmenuzan y descubren una realidad cruel y desafiante que durante muchos años fue animada por el rumor y el mito ante el temor legítimo que embargó a los sobrevivientes de no hablar so pena de seguir espiando la persecución implacable de gobiernos arbitrarios y violadores de los derechos humanos como predica la DOCTRINA de la SEGURIDAD NACIONAL o difundir la especie de que detrás de esa masacre pudo tener la mano metida algunos de los altos dirigentes del propio partido BANDERA ROJA; quienes habrían infiltrado a unos "cuadros" que nadie conocía dentro del movimiento armado para en connivencia con el Ministro Luciano Valero, el Director de la Disip: Remberto Uzcateguí, Arpad Bango, Henry López Sisco y otros funcionarios civiles y militares del Gobierno de LUIS HERRERA CAMPINS planearan fríamente ese ataque con miras a acabar a todos (41 miembros) los integrantes de ese Frente Guerrillero.

En efecto, el Lunes 04 de Octubre de 1.982, madrugó la FUERZA DEMENCIAL y el PODER DE FUEGO de un Estado cuyo Gobierno era liderado por LUIS HERRERA CAMPINS que prefirió el expediente del EXTERMINIO Y LA ARBITRARIEDAD al ejercicio legítimo del DERECHO A LA DEFENSA que también tienen los ESTADOS para evitar que la población o grupos de ciudadanos recurran a la VIOLENCIA y pretendan SUBVERTIR EL ORDEN ESTABLECIDO y cambiar la forma de gobierno por la vía de la ARMAS.

En vez de sujetar sus acciones de Gobierno a medidas de alta policía y reducirlos, tal como lo pautan normativas contempladas en el DERECHO NACIONAL y en el DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO, particularmente a los CONVENIOS DE GINEBRA y sus respectivos PROTOCOLOS, decidieron reaccionar sin la debida PROPORCIONALIDAD, OPORTUNIDAD Y RESPETO DE LOS DERECHOS HUMANOS, derechos éstos INVIOLABLES E INDEROGABLES COMO LO ES EL DERECHO A LA VIDA, INTEGRIDAD FISICA Y LA SALUD de unos ciudadanos sublevados y alzados en armas y animados por una causa justa y legitima como fue revelarse CONTRA TODA FORMA DE OPRESION.

El Gobierno Social-Cristiano, usó a las FUERZAS ARMADAS (EJERCITO, FUERZA AEREA Y GUARDIA NACIONA) y a sus POLICIA POLITICA (DISIP Y DIM) para atacar con un despliegue armamentístico superior a un cuerpo de hombres y mujeres precariamente armado de (41) asentados en un campamento guerrillero, nada intrincado, topográficamente plano y de fácil acceso, en un lugar denominado Los Changurriales muy cerca de la Población de Cantaura, Estado Anzoátegui; dejando una estela de fuego, muertes y dolor.

Más de 400 hombres armados fueron desplegados para rodear, emboscar y exterminar a ese grupo de soñadores que se atrevieron a anteponer sus SUEÑOS Y UTOPIAS y sacrificar sus vidas por sus IDEALES de construir una patria verdadera y socialista, y para ello acudieron al estratagema o ataque invasivo de aire y tierra, disponiendo de cuatro aviones entre broncos y gamberras, quienes iniciaron el temprano y furtivo ataque apenas amanecía, dispararon ráfagas mortíferas sobre el espacio geográfico previamente identificado con coordenadas exactas que delataron miembros infiltrados de ese frente guerrillero (NORBERTO REBANALES, y otros sujetos que ladinamente se retiraron un día antes de la emboscada).

Cubierta la primera fase de fuego cerrado desde Aviones de Guerra, aparecieron helicópteros quienes dispararon sus metrallas Punto 50 para reducir la posible reacción de fuego de los emboscados guerrilleros, para al final en una operación tenaza acorralar y reducir a los insurgentes, muchos de los cuales fueron apresados vivos y malheridos y posteriormente ejecutados, de acuerdo al propio testimonio de los sobrevivientes.

No tuvieron piedad con los aguerridos combatientes que como pudieron trataron de resistir a la desproporcionada embestida bélica, y en vez de hacerlos presos y ponerlos a la orden de algún juzgado para que se les sancionara por REBELION MILITAR o por CONSPIRACION contra la SEGURIDAD E INDEPENDENCIA DE LA REPUBLICA, procedieron como fue preconcebido por quienes los delataron y además por quienes se beneficiarían de esa matanza (Sector de BANDERA ROJA que no quería seguir en la LUCHA ARMADA), a ejecutarlos uno a uno, sin perdonar siquiera a las MUJERES GUERRILLERAS contra quienes actuaron con la misma saña y sadismo con la que ejecutaron a los hombres.

Eso explica porque cuando se logra por presiones del CONGRESO NACIONAL y de la opinión internacional exhumar los cadáveres, 19 de los cuales fueron enterrados en una fosa común para tratar de borrar las huellas de la MASACRE, los familiares y camaradas que recibieron los cuerpos de sus seres queridos, constataron que no sólo habían sido acribillados como pasó con el cadáver del catire RINCON CABRERA con múltiples perforaciones hechas a quema ropa, sino que 14 de los 23 cadáveres, se les pudo localizar tiros de gracia en la nuca y boca; con lo que mostraban que su plan despiadado y mortífero era no dejar a nadie con vida para que nadie pudiera echar el cuento en la posteridad y asegurarse de ese modo la total impunidad de esos CRIMENES.

La acción MILITAR Y CIVIL de las fuerzas del orden, contó con la autorización del Presidente LUIS HERRERA CAMPINS, a sus criminales subalternos y asesores como Luciano Valero, Narváez Churión, Henry López Sisco, Arpad Bango, Remberto Uzcateguí, y los altos y bajos comandos Militares integrantes de la homicida comisión.

Se tomaron sus tiempo, midieron los espacios y los movimientos del frente armado comandado por RINCON CABRERA, sabían de su bajo poderío de fuego, que sus armas y aprestos militares no eran suficientes, que tampoco contaban con suficientes bastimento para soportar una acción prolongada, que el terreno donde se asentaban no tenía resguardo alguno, que no tenían opciones de fuga y por tanto podían ser acorralados y acabados; simulando por supuesto un enfrentamiento militar para evitar investigaciones y que se pudiera determinar la culpabilidad penal, invocando para ello, la eximente de LA LEGITIMA DEFENSA Y EL ESTADO DE NECESIDAD, y por si fuera poco, que su acción encuadraba en el supuesto de estar bajo cumplimiento de un deber y en ejercicio de la autoridad de la que estaban investidos.

Pero no contaban con que habrían SOBREVIVIENTES, y el coraje de familiares, amigos y compañeros de lucha, parlamentarios y activistas de los DDHH que trataríamos de desentrañar del escenario criminal la verdad verdadera y probar que fue una vil cacería humana ejecutada por funcionarios civiles y militares bajo el amparo de unas órdenes superiores prohibidas por la propia CONSTITUCIÓN de 1.961.

La acción de SANGRE y FUEGO desplegada por las más altas autoridades del Gobierno de HERRERA CAMPINS bajo su control y supervisión, y ejecutada por sus subalternos, los convirtió en COOPERADORES Y COAUTORES DIRECTOS de tan desalmada incursión armada, que se prolongó durante tres (3) días continuos; llenando de TERROR y MUERTE no sólo a los alzados en armas sino a los campesinos y pobladores de vecindarios cercanos desde donde se programó ese escenario de ejecuciones y dolor.

Por supuesto, no permitieron que los medios de comunicación de entonces, timoratos, cobardes y muchas veces cómplices, con salvadas y honrosas excepciones, se acercaran y mucho menos dejaran constancia de la MASACRE llevada a cabo, procediendo al forzado, inhumano e ilegal entierro de 23 cadáveres en el Cementerio Municipal del Tigre.

La alevosa y premeditada acción del ESTADO VENEZOLANO para reducir al frente guerrillero AMERICO SILVA se convirtió en una flagrante EJECUCIÓN SUMARIA, INCONSTITUCIONAL E ILEGAL.

Es decir, la ilegal e inconstitucional aplicación de la PENA DE MUERTE, proscrita desde hace más de 100 años de nuestras Constituciones.

El Gobierno y las Fuerzas del Orden, Apelaron como justificativo para ejecutar tan arbitrario proceder a un concepto de SEGURIDAD NO DEMOCRATICO, que tiene asidero en el anacrónico DERECHO DE GENTES o tradicional que otorgaba al Estado una facultad omnímoda para recurrir al ESTADO DE GUERRA y por ende al uso de la fuerza pública, para enfrentar ENEMIGOS NACIONALES O INTERNOS Y/O INTERNACIONALES O EXTERNOS.

Se saltó el EJECUTIVO NACIONAL y los demás órganos del Poder Público que guardaron un SILENCIO CÓMPLICE, salvo el Parlamento, el principio Constitucional contemplado como LIBERTAD DE LOS PUEBLOS A SU AUTODETERMINACION y a REBELARSE CONTRA TODA FORMA DE OPRESIÓN O DE SUPRESION DE LOS DERECHOS CONSAGRADOS EN LA CONSTITUCIÓN.

II.- ¿FUE LEGITIMA Y CONSTITUCIONAL LA ACCION DEL GOBIERNO PARA REDUCIR A ESE FRENTE GUERRILLERO?

Pese a quienes nos gobernaban para entonces, propugnaban las tesis sociales y humanitarias de la iglesia Católica, Apostólica y Romana, y como Partido Político se identificaban con las doctrinas de la DEMOCRACIA CRISTIANA, ignoraron ex profeso que el ESTADO MODERNO está compuesto por tres elementos integrantes e integrados de cuyo reciproco equilibrio dependerá su propia ESTABILIDAD Y SEGURIDAD.

Esos elementos son: 1) EL TERRITORIO, 2) LOS HABITANTES y 3) EL GOBIERNO, por lo que la ESTABILIDAD Y SEGURIDAD DE UN ESTADO MODERNO DONDE PRINCIPIE EL RESPETO POR LA LEY Y EL DERECHO parte de la hipótesis que para que un ESTADO SEA SEGURO es necesario que el mismo cuente con un sistema jurídico apto para reaccionar eficaz y coherentemente ante las amenazas a cada uno de sus elementos constitutivos.

Esas amenazas pueden provenir fuera o dentro del Estado, y cuando esta amenaza es externa y por tanto más aguda como cuando estamos en un supuesto de GUERRA los que está en juego básicamente es el TERRITORIO.

Otra hipótesis es cuando la amenaza es interna, y se expresa por vía de una INSURRECIÓN que proviene de los HABITANTES y se dirige contra el GOBIERNO; colocándolo en peligro.

En ambos casos se afecta la SEGURIDAD DEL ESTADO, sin embargo para que la defensa del ESTADO no subvierta su propio orden y adecue su acción al DERECHO es necesario que el ESTADO proteja jurídicamente la identidad básica de cada de sus elementos constitutivos, por lo que bajo esta óptica un ESTADO es seguro cuando cada uno de sus elementos integrantes lo es.

Para el territorio, su SEGURIDAD se afirma en su INTEGRIDAD; para el GOBIERNO se expresa en su ESTABILIDAD; y para los HABITANTES en su INTANGIBILIDAD de sus derechos humanos fundamentales por lo que UN ESTADO ES SEGURO cuando es capaz de dar protección jurídica a la integridad de su territorio, a la estabilidad de su gobierno y a la intangibilidad de los DERECHOS HUMANOS de sus habitantes, respectivamente amenazados por la guerra, la insurrección y la violación de los derechos humanos.

En el presente caso que me corresponde analizar y que con propiedad se le ha dado el carácter de la MASACRE DE CANTAURA se estaba bajo el supuesto de una amenaza a la ESTABILIDAD DEL GOBIERNO por un movimiento INSURRECIONAL y el ESTADO podía para defender su SEGURIDAD apelar a los poderes que la propia Constitución lo facultaba para defenderse, pudiendo incluso decretar medidas de alta policía o Estados de Excepción y sancionar bajo el imperio de la Ley a los INSURRECTOS, pero sin afectarles sus DERECHOS HUMANOS y mucho menos a quienes no están involucrados en la acción insurrecta como la población civil.

El Estado debió adecuar su proceder a las normas jurídicas preestablecidas tanto por los instrumentos legales o constitucionales del DERECHO INTERNO como por los Instrumentos Internacionales en el DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO.

El DERECHO admite incluso en el caso de Los INSURRECTOS (CONFLICTO INTERNO) cuando cumple con ciertos requisitos adquirir el reconocimiento como FUERZA BELIGERANTE por lo que el combate contra el GOBIERNO estaría sujeto en materia de conflicto armado sea esta una guerra insurreccional o una guerra externa con otro Estado, a las normativas y pautas del DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO Y A LOS CONVENIOS DE GINEBRAS y sus respectivos protocolos.

Cuando el GOBIERNO recurre a la fuerza y a su autoridad para resguardar su SEGURIDAD O ESTABILIDAD, está debe ser racional y proporcionada a los hechos y los actores que la amenazan, y para que sea LEGITIMA su defensa o respuesta debe ser PROPORCIONAL a la circunstancia que se enfrenta y de ningún modo podrá hacer uso ILIMITADO DE ESA FUERZA PUBLICA, porque se expondrían (las autoridades que ejercen la fuerza pública) a que sean enjuiciados por cometer excesos que pueden ser considerados como CRIMENES DE GUERRA.

Por ello, la pretensión de quienes se han organizado y demandan aún no sólo la determinación de los culpables materiales e intelectuales sino que se produzca el esclarecimiento de un hecho histórico que ha llenado durante tantos años de vergüenza y dolor a nuestro país por la aplicación de la PENA DE MUERTE EN MASA CONTRA UN MOVIMIENTO INSURRECIONAL que estaba reducido, malherido y sin defensa ante el acoso y superioridad militar y civil de las fuerzas del estado, en franca y abierta violación a los DERECHOS HUMANOS y al DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO.

Producto de esa incursión de la FUERZA PUBLICA en manifiesto ABUSO DE DERECHO y en flagrante violación al DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO, el Presidente LUIS HERRERA CAMPINS y todo su línea de mando que ideó, desarrolló y ejecuto esa MATANZA DESPIADADA en perjuicio de la vida de 23 seres humanos, sublevados en armas contra el régimen de gobierno vigente dejando como víctimas a los siguientes compatriotas:

III.- LAS VICTIMAS DE LA MASACRE DEL LADO DE LA GUERRILLA:

1.-Diego Alfonso Carrasquel (28) estudiante

2.- Sor Fanny Alfonso Salazar (32) socióloga

3.- Eusebio Ricardo Martel Dasa, obrero

4.- Carmen Rosa García (19) estudiante

5.- Beatriz del Carmen Jiménez (24) estudiante

6.- María Luisa Estévez Arranz (27) estudiante

7.- Emperatriz Guzmán Cordero (38) comandante guerrillera

8.- Jorge Luis Becerra Navarro (20)

9.- Mauricio Tejada (Colombiano) estudiante

10.- Luis José Gómez (pomponio) (19) estudiante

11.- Julio Cesar Farías (20) estudiante

12.- Roberto Antonio Rincón Cabrera (32) estudiante, obrero y campesino. Era el Primer Comandante del Frente Américo Silva.

13.- Nelson Pacín Collazo (23)

14.- Enrique José Márquez Velásquez, 2do. Comandante del FAS

15.- José Miguez Nuñez, estudiante Universitario

16.- Rubén Alfredo Castro Batista (27) dirigente obrero

17.- Baudilio Valdemaro Herrera Veracierta (18), estudiante

18.- Antonio María Echegarreta Hernandez (24)

19.- José Isidro Zerpa Colina (28)

20.- Carlos Hernández Anzola (32) obrero y dirigente vecinal del 23 de enero

21.- Itamar Lorenzo Morillo, estudiante

22.- Carlos Alberto Zambrano Mira (30) Chileno

23.- Eumenides Isidora Gutierrez Rojas

DE LAS FUERZAS GUBERNAMENTALES:

1.- cap. (Ej) Jesús Eduardo Avila Paolini

2.- Disip. Antonio José Lira Garcia

IV.-ACCIONES TOMADAS PARA INVESTIGAR ESA MASACRE

El día 06 de octubre FENNADEH solicita una exhaustiva investigación al CONGRESO NACIONAL, y pese a las persecuciones políticas y a las amenazas contra estos propósitos de esclarecer los hechos, se acuerda designar una comisión presidida por el Dip. Héctor Pérez Marcano, que junto otros Parlamentarios, se inicia la investigación lo que permite que se logre que el 11 de Octubre se exhumen los cadáveres, 19 de los cuales fueron enterrados en una fosa común con la finalidad de simular las verdaderas causas de sus muertes, 11 de las víctimas, se les comprobó disparos o TIROS DE GRACIA en la nuca o la boca.

Los médicos forenses, por temor o para encubrir el tipo de lesiones, daños y causa de sus muertes, se limitaron a mostrar parcialmente los efectos de esa ejecución en masa que tuvo el deliberado interés de EXTERMINARLOS y no así SOMETERLOS para instruirles sus respectivos expedientes y enjuiciados por TRIBUNALES NATURALES con el otorgamientos de las garantías constitucionales.

Contrario a lo que demandaban los factores democráticos dentro del País, y reclamos de distintas partes del Mundo, cual era iniciar una investigación imparcial y sancionar a los autores materiales e intelectuales de ese crimen, un TRIBUNAL MILITAR DE MATURIN, 20 días después dicto AUTO DE DETENCION POR REBELION MILITAR contra un grupo de dirigentes y líderes de izquierda quienes no fueron detenidos en las escenas de la masacre ni guardaban directa relación con el frente comandado por el Catire Rincón Cabrera, detenidos en sus lugares de trabajo, en sus casas, en sus centros de estudios, y espiaron en ellos la rabia que les causó que en la incursión se les escapasen más de una decena de los integrantes del Frente AMERICO SILVA lo que permitió con las seguridades del caso, mantener la memoria viva y con cuyos testimonios se han reconstruido ese abominable crimen de LESA HUMANIDAD cuya investigación sigue trabada por las secuelas de un proceso lento que pareciera apostar a mantener la IMPUNIDAD que a descubrir y confirmar lo que ha quedado demostrado fehacientemente.

El régimen de HERRERA CAMPINS, que rigió en esos tiempos, decidió a través de un Tribunal Militar de Maturín apresar y por 5 años a los camaradas RAMON JOA (Estudiante de ingeniería de la UDO) AMERICA SALAZAR (Esposa de JOA) Ingeniera civil y profesora de la UDO, ISRAEL ROMERO (Est Contaduría), RAMON ZUNIAGA (Trabajador gráfico), MIGUEL BLANCO (Trab. De la Cultura en Cumana) WOLFANG GUANCHEZ (Est. Electricidad) OMAR GOLLEDET (Tec. en Geología y Minas), HORTENSIA ZERPA (Trab IUT-Cumana) y EFRAIN SALAZAR (Agricultor).

V.-QUIENES ACTUARON COMO VICTIMARIOS:

· El Presidente LUIS HERRERA CAMPINS (+)

· EL Ministro de defensa GD Vicente Luis Narváez Churión

· El director de la DISIP REMBERTO UZCATEGUI

· Director de operaciones de la DISIP HENRY LOPEZ SISCO

· Director de intervenciones de la DISIP, ARPAD BANGO

· GB. JOSE DIONICIO MURGA CABRICES, comandante de la base Aérea Tte. Luis del Valle García

· GB. GAVIRIA VALERO, Comandante de los Gamberras

· Gral. EUTIMIO FUGUETT BORREGALES

· Pilotos Gamberras 1 y 2: Cap. Vladimir Filatov Riabkov y Rafael Enrique Quijada Hernández,

· Líder de la cuadrilla de Broncos: Cap. NORBIDIO SANDREA GONZALEZ

· Gregario de la Cuadrilla de Broncos: Tte. ROGER CORDERO LARA, actualmente GD, ex comandante de las Fuerzas Aéreas, y elegido Dip. PSUV por Guárico.

DELATORES:

· NORBERTO REBANALES

· ALIRIO REBANALES.

ACTORES POR COMPLICIDAD:

El entonces Fiscal General de la República, el Dr. Pedro Mantellini González, se hizo cómplice de ese crimen no sólo porque no actuó como fue su deber ante la inminente comisión de delitos y violación de los DDHH sino que terminó justificando que no habría habido una masacre sino un enfrentamiento armado entre grupos insurgentes y autoridades de la fuerza pública del Estado; con el saldo negativo para los guerrilleros.

VI.- ¿CUAL FUE EL MODELO DE SEGURIDAD O DOCTRINA APLICADA POR EL ESTADO VENEZOLANO EN LA VIGENCIA DE LA DEMOCRACIA REPRESENTATIVA?

Para entender la naturaleza de ese despliegue inusitado y desproporcionado de la FUERZA PÚBLICA, usado para enfrentar a 23 personas armadas que habían escogido la LUCHA ARMADA para enfrentar al GOBIERNO, hay que comprender que imperaba como modelo un ESTADO que aplicaba como práctica para ejercer su doctrina de seguridad un auténtico Terrorismo de Estado que podríamos definir como:

"Toda estrategia consistente en el empleo o la amenaza del empleo de la violencia –casi siempre física- con el propósito de inducir un estado de terror en la/s víctima/s -potencial/es o real/es-, lo que implica por parte de estas últimas un estado de indefensión o de inferioridad en la relación de fuerzas con el agresor/victimario"

VII.- LA DOCTRINA DE LA SEGURIDAD NACIONAL (DSN)

La definición de la Doctrina de la Seguridad Nacional (DSN), requiere reconocer a la misma en el marco de las llamadas doctrinas militares. De allí que hablaremos primero de doctrinas militares para arribar a la explicación de lo que ha sido históricamente la DSN

Las doctrinas militares constituyen, en esencia, conjuntos de proposiciones no necesariamente escritas, que constituyen un corpus más o menos coherente, orientadoras del accionar institucional de las fuerzas armadas en lo que es la manifiesta función principal de las mismas: hacer la guerra. Las doctrinas militares caracterizan, pues, las modalidades esenciales de la guerra; identifican enemigos específicos; analizan el contexto internacional a fin de detectar aliados y adversarios de acuerdo con las hipótesis de conflicto que se manejan; evalúan calidad y cantidad de los recursos materiales y humanos disponibles en caso de un estallido de hostilidades; etc.

Por otra parte, y siguiendo al autor Hugo Chumbita, podemos definir al TERRORISMO DE ESTADO como "la utilización sistemática de la violencia del aparato estatal con fines de intimidación a los adversarios o disidentes, afectando a veces a la generalidad de la población (...)". El mismo autor dirá que tanto a nivel del Derecho internacional de los tratados, así como en las legislaciones internas de los estados han sido tipificados varios delitos de terrorismo de Estado, tales como el genocidio; los crímenes contra la paz; de guerra y de lesa humanidad; el apartheid; la tortura y la desaparición forzada de personas. Estos dos últimos han sido acaso los más frecuentemente utilizados por la dictadura militar argentina, entre 1976 y 1983. Pero entendemos que los mismos no deben ser considerados como meros hechos delictivos, sino como resultantes de la aplicación de un proyecto político, social y económico, en el cual jugó un rol sumamente destacado una ideología comúnmente conocida como la Doctrina de la Seguridad Nacional.

La DSN como fenómeno histórico concreto, reconoce al menos, dos fuentes principales:

1.- La Doctrina de la Contrainsurgencia:

Originada entre las fuerzas armadas francesas como respuesta represiva a las insurrecciones anticoloniales contra el gobierno de París que tuvieron lugar en Indochina (1945) y Argelia (1954). La misma influyó particularmente entre los militares argentinos, particularmente tras el golpe de estado que derrocó a Juan Domingo Perón en 1955. Más allá de no haber constituido jamás un bloque homogéneo, las fuerzas armadas de la época acordaban en percibir a las acciones insurgentes -muchas veces, espontáneas- de la resistencia peronista como los inicios de una guerra revolucionaria que podía desencadenar en el comunismo. Es así que en 1957, durante la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu, llega a la Argentina una misión de militares franceses que permanecería hasta el año 1962, con el fin de asesorar a los militares argentinos en tareas de represión a los movimientos insurgentes.

2.- La Doctrina de la Seguridad Hemisférica:

Proclamada desde los Estados Unidos, en el marco de la llamada Guerra Fría y de la lucha contra el comunismo soviético; la cual adquiere especial auge a partir del triunfo de la Revolución Cubana, en 1959. Desde la perspectiva de la Administración Kennedy (1961-1963), se percibía que si bien los EEUU poseían la suficiente capacidad de represalia nuclear como para disuadir a los soviéticos de emprender un ataque con armamento convencional contra el territorio norteamericano, las derrotas sufridas por los EEUU y sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte a manos de fuerzas políticas comunistas, tanto en Cuba como en Indochina, planteaban considerar como amenaza real a las insurrecciones producidas en los pueblos del llamado Tercer Mundo. Al respecto, el Departamento de Defensa de los EEUU –comúnmente conocido como el Pentágono-, define a la contrainsurgencia como un conjunto de "medidas militares, paramilitares, políticas, económicas, psicológicas y cívicas tomadas por el gobierno para vencer la insurgencia subversiva."

La derrota política sufrida en Vietnam, así como también el rechazo que la misma guerra y las cuantiosas bajas sufridas por las tropas de los EEUU- generara en la opinión pública norteamericana, llevaron a un replanteo estratégico, el cual tuvo lugar en tiempos de la Administración Nixon (1968-1974); de allí que dicha reformulación sea conocida como Doctrina Nixon. La misma plantea involucrar más directamente a los ejércitos de las propias naciones latinoamericanas en la defensa hemisférica, comprometiendo en menor medida a las fuerzas armadas de los EEUU.

Siguiendo las definiciones anteriormente expresadas, y tomando una vez más el planteo de algunos teóricos como López, presento a continuación los ejes estructurantes de la DSN:

a) La concepción general sobre la guerra de la DSN convalida la visión del conflicto Este-Oeste, aceptando la integración del ejército nacional en los dispositivos internacionales de defensa creados y controlados por los EEUU. Por otra parte, la definición de las hipótesis de conflicto pone el énfasis en la defensa de las llamadas fronteras ideológicas, priorizándolas incluso por sobre la defensa de las fronteras territoriales. El término "fronteras ideológicas" alude al hecho de que las fronteras "no separaban a dos naciones, sino a dos sistemas enfrentados". De un lado de la frontera, el "Occidente cristiano"; del otro, la "subversión comunista". Desde luego, la vigilancia de toda actividad considerada subversiva implica la vigilancia sobre las actividades políticas de la ciudadanía.

b) Una concepción sobre la nación que tiende, en líneas generales, a privilegiar las cuestiones ligadas a la seguridad nacional frente a la problemática del desarrollo nacional. Ello no significa, necesariamente, que las fuerzas armadas debieran desentenderse del rol a cumplir en un proceso de desarrollo. Por el contrario, la DSN no era incompatible con la búsqueda de un crecimiento económico, entendido el mismo "como un proceso de transición que partía de una situación de atraso relativo para procurar alcanzar la modernidad." Ciertamente, las sociedades capitalistas desarrolladas eran percibidas como el modelo a alcanzar, o por lo menos, a imitar. De este modo, la alianza con los EEUU y sus aliados en el plano militar, se expresaba también en una asociación económica con dichas naciones.

c) La relación entre el ejército y el sistema político es pensada a desde la reivindicación del intervencionismo de las fuerzas armadas en la vida institucional, excluyendo a la mayoría de la población de la participación política. Las fuerzas armadas, en fin, "se adjudicaban el rol de última reserva moral y política de la nación; se arrogaban las capacidades de interpretar y representar el sentimiento del pueblo".

Muchas fueron las instituciones militares norteamericanas en las cuales se formó a los uniformados latinoamericanos, no solamente en materia ideológica. De manera muy especial, estas instituciones capacitaron a nuestros ejércitos en materia de represión. Al respecto, el caso paradigmático estuvo dado por la Escuela de las Américas, ubicada en Panamá. La misma aplicó en sus programas de enseñanza un Manual de Torturas publicado por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA, según la sigla en inglés).

Hacia 1984, la Escuela fue trasladada a Fort Benning, en el Estado Norteamericano de Georgia, siendo cerrada en el año 2000 y reemplazada por el Instituto de Defensa para la Cooperación de Seguridad Hemisférica. Aun así, para entonces más de 70.000 militares latinoamericanos habían pasado por sus aulas. Entre ellos destacamos a conocidos dictadores, tales como el boliviano Hugo Bánzer, el argentino Leopoldo Fortunato Galtieri; el Chileno Augusto Pinochet, el venezolano Marcos Pérez Jiménez y el panameño Manuel Noriega.

Por otra parte, existieron mecanismos de coordinación de la represión a nivel de las fuerzas armadas de nuestra región. Al respecto, debemos mencionar la llamada Operación Cóndor, diseñado en 1975 a instancias de los jefes de inteligencia militar de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. La propuesta originaria de dicho Operativo "consistía en crear un banco de datos unificado, tal como el de la Interpol en términos criminales, pero dedicado al combate a la subversión." Entre las víctimas más conocidas de esta coordinación represiva podemos mencionar a los ex-parlamentarios uruguayos Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz y al ex-presidente boliviano Juan José Torres -un militar nacionalista de izquierda que había llegado al poder en 1970 con el apoyo del movimiento obrero, y depuesto un año después por las fuerzas armadas- ; los tres asesinados en 1976, en la ciudad de Buenos Aires.

Ese mismo año, una bomba colocada en su automóvil da muerte al chileno Orlando Letellier, ex–canciller del gobierno de la Unidad Popular, presidido por Salvador Allende-en la ciudad de Washington. Cabe Recordar, asimismo, que aún antes del inicio de las reuniones organizativas del Operativo Cóndor, un atentado de similares características había terminado con el ex–jefe del ejército de Chile, Carlos Prats –un militar opuesto al golpismo que, pese a no ser un hombre de izquierda, ocupara varios cargos durante la presidencia de Allende- y a su esposa, ambos exiliados en Buenos Aires. Cabe destacar, al respecto, que el atentado tuvo lugar en 1974, durante la presidencia constitucional de María Estela Martínez de Perón, y no durante la dictadura militar.

3.- Connotaciones clasistas de la dictadura militar y el terrorismo de Estado en la Argentina del "Proceso de Reorganización Nacional" (1976-1983)

Si bien la represión ejercida contra militantes de organizaciones armadas, gremiales, partidarias, etc., formó parte del acatamiento a la DSN por parte de las fuerzas armadas, debemos destacar que ciertos sectores civiles, reclutados fundamentalmente desde las clases dominantes de nuestros países, formaron parte del entramado social que apoyó a las dictaduras. Yendo al caso argentino, y a manera de ejemplo, mencionamos a la Asamblea Permanente de Entidades Gremiales Empresarias (APEGE), organización que contribuyó a la sedición militar, por entonces en marcha, convocando a un lock out o huelga patronal en febrero de 1976.

El carácter clasista de la dictadura y de la represión nos permiten entender que la represión ejercida desde el Estado no puede ser explicada a partir del solo "asalto al poder" por parte de las fuerzas armadas, sino que surge de la imposibilidad de los sectores sociales dominantes de asegurar su carácter de tales a partir del respeto a las formalidades democráticas, e incluso a los límites impuestos por la ley.

La importancia del accionar clandestino –secuestros y torturas en centros de detención, desaparición forzada de personas- en la represión nos habla de un tipo de Estado que trasciende los límites del autoritarismo convencional. Al respecto, Eduardo Luis Duhalde sostiene que, con el fin de subordinar no sólo a los trabajadores sino también a los tres sectores sociales perjudicados por el modelo socioeconómico impuesto desde 1976, "Se requiere no sólo la supresión de los mecanismos de representación y expresión de esta sociedad civil dentro de una estructura democrática negando todo tipo de libertades, sino que la exigencia es mayor: es preciso imponerles determinados comportamientos sociales y comprometer sus esfuerzos en esa política de reconversión del modelo económico de la Nación contraria a sus intereses más necesarios y elementales (...) Para ello no basta un Estado autoritario. Es preciso un Estado terrorista (...) Porque como no es posible militarizar todo el aparato productivo, la coerción debe ser permanente e idéntica a la que produjera el hecho de que cada obrero, cada empleado, cada pequeño empresario, estudiante o profesional liberal tuviera la bayoneta sobre su espalda. Ello no se obtiene con "leyes especiales", ni con "tribunales especiales". Sólo es posible mediante el terror como método y práctica permanente."

La aplicación de métodos terroristas por parte del Estado, pues, genera un miedo al horror que impregna la vida cotidiana de las personas. Los efectos de ese terror pueden, incluso, durar en el tiempo más allá de las mismas dictaduras militares, en plenos gobiernos constitucionales. Ese constituye uno de los tantos motivos por los cuales la militancia en defensa de los derechos humanos no se agota, ni en el marco temporal ni temático, en la lucha contra las dictaduras. La defensa de los derechos humanos debe formar parte de nuestra cotidianeidad porque la violación de los mismos suele ser parte de las injusticias cotidianas.

VIII.-DETERMINACIÓN DE RESPONSABILIDAD PENAL, CIVIL Y ADMINISTRATIVA E IMPRESCRIPTIBILIDAD DE LOS DELITOS DE LESA HUMANIDAD Y DE VIOLACION A LOS DERECHOS HUMANOS:

Conviene tener presente que una vez que se culmine con las exhumaciones de los cadáveres de los 23 compatriotas asesinados en CANTAURA, y se adminiculen todas y cada una de las pruebas y evidencias determinantes de la responsabilidad penal, civil y administrativa en la que incurrieron quienes idearon, tramaron y ejecutaron fríamente esa MASACRE, actuando unos subordinados y bajo las ordenes de quienes fueron superiores, pero que de ningún modo podrían ni antes ni mucho menos con la vigente Constitución Bolivariana eximirse de RESPONSABILIDAD PENAL invocando la figura de haber actuado CUMPLIENDO ORDENES SUPERIORES (PRINCIPIO DE LA OBEDIENCIA DEBIDA), se tome las declaraciones y testimonios de familiares, compañeros de causa y sobrevivientes y se establezca la opinión conclusiva para solicitar sanción penal contra los responsables directos e indirectos de la MASACRE DE CANTAURA, y se acuerden las PRIVATIVAS DE LIBERTAD.

A pesar de haber transcurrido 35 años desde los hechos constitutivos de ASESINATO EN MASA Y EXTERMINIO HUMANO que pretendió penalizar la disidencia política representada por esos 23 hombres y mujeres revolucionarios que habrían abrazado la LUCHA ARMADA como medio para combatir las oligarquías existentes y sus fuerzas aliadas con la PENA DE MUERTE (una pena inexistente y proscrita desde hace 100 años de nuestras Constituciones), hay que insistir que esos crímenes no han prescritos y tampoco la culpabilidad de sus autores, con base a la obligación expresa contemplada en el artículo 29 de la CONSTITUCION DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA vigente que estableció:

"EL ESTADO ESTA OBLIGADO A INVESTIGAR Y SANCIONAR LEGALMENTE LOS DELITOS CONTRA LOS DERECHOS HUMANOS COMETIDOS POR SUS AUTORIDADES.

LAS ACCIONES PARA SANCIONAR LOS DELITOS DE LESA HUMANIDAD, VIOLACIONES GRAVES A LOS DERECHOS HUMANOS Y LOS CRIMINES DE GUERRA SON IMPRESCRIPTIBLES (…) DICHOS DELITOS QUEDAN EXCLUIDOS DE LOS BENEFICIOS QUE PUEDAN CONLLEVAR SU IMPUNIDAD, INCLUIDOS EL INDULTO Y LA AMNISTIA"

Pero además, Venezuela es Estado suscriptor y así lo ratificó oportunamente de la CONVENCIÓN SOBRE LA IMPRESCRIPTIBILIDAD DE LOS CRIMENES DE GUERRA Y DE LOS CRIMENES DE LSA HUMANIDAD, según Resolución N° 2391 de fecha 26 de Noviembre de 1.968 y que entraba en vigencia el 11/11/1.970.

Al Frente Guerrillero AMERICO SILVA, como a la mayoría de los movimientos insurreccionales que en Venezuela y en distintos Pueblos del Mundo se han organizado para luchar contra la OPRESION Y LA TIRANÍA ha tenido una inspiración filosófica que no sólo encuentra justificación en los principios y doctrinas socialistas que grandes pensadores como Marx y Engels difundieron sino incluso dentro de las DEMOCRACIAS LIBERALES ha tenido un argumento jurídico que le da legitimación y razón de ser como lo es el Considerando N° 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos suscrita en París el 10 de Diciembre de 1.948; finalizada la 2da Guerra Mundial.

No es una simple declaración de Principios, la proclama que sirve de Preámbulo de la DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS que estableció: "ES ESENCIAL QUE LOS DERECHOS HUMANOS SEAN PROTEGIDOS POR UN REGIMEN DE DERECHO, A FIN DE QUE EL HOMBRE NO SE VEA COMPELIDO AL SUPREMO RECURSO DE LA REBELIÓN CONTRA LA TIRANIA Y LA OPRESIÓN" .

IX.-CUAL ES LA ENSEÑANZA QUE NOS DEJA LA LUCHA DEL FRENTE AMERICO Y SILVA Y LA MASACRE DE LAS QUE FUERON OBJETO EN 1.982 EN CANTAURA?

Muchas son las enseñanzas que en la posteridad nos ha dejado ese hecho histórico, inédito en las confrontaciones armadas del antes y después, suscitadas en nuestro País, durante el mandato de la llamada 4ta. República, pero quizá uno de los más importantes es, que ese sacrificio que le costó la vida a 23 seres humanos revolucionarios no fue en vano, que esa llama encendida en la gesta librada por la lucha armada que pretendió ser derrotada a punta bayonetas y terror no se apagó, muy por el contrario, constituyó un fuerte e irreductible eslabón de una larga cadena de luchas que las clases sociales oprimidas y excluidas representadas básicamente por la CLASE OBRERA, los ESTUDIANTES, los PROFESIONALES REVOLUCIONARIOS, los CAMPESINOS, LOS EMPLEADOS PUBLICOS todos comprometidos con una sola causa: derrotar al capitalismo neoliberal burgués y salvaje y a sus aliados Nacionales y Foráneos.

Lo que permitió conquistar importantes espacios para revertir ese proceso de DOMINACION DE LAS CLASES DOMINANTES y que parió en su proceso de gestación consecuente e irreductible esta proeza de cambio que representa el camarada Presidente y líder de este PROCESO REVOLUCIONARIO HUGO RAFAEL Chávez FRIAS, y aunque en estos 11 años, de los 28 que han transcurrido de la MASACRE DE CANTAURA no se hayan logrado instaurar una nueva SOCIEDAD como la que hemos soñado y por la que hemos luchado y ese PROYECTO POLITICO INEDITO al que se ha denominado SOCIALISMO DEL SIGLO XXI, cuya construcción está en pleno desarrolló y en donde el PUEBLO ha venido asumiendo un papel fundamental, pese a las naturales contradicciones de cualquier proceso ejecutado en paz y sin violencia contra las CLASES DOMINANTES, que aún mantienen intactas sus fuentes de poder y que apuestan a su fracaso para volver al reinar y entregar las riquezas petroleras, gasíferas, mineras y sus recursos hídricos y naturales al gran CAPITAL EXTRANJERO que los auspicia y los financia abierta y solapadamente, pero que además, se ha fijado como objetivo táctico y estratégico sacar a como de lugar y al precio que sea al Presidente Chávez y derrocar este proceso, porque le mismo se ha convertido a la luz de su DOCTRINA DE SEGURIDAD una peligrosa e inconveniente referencia de CAMBIO REVOLUCIONARIO que ha impactado a otras Naciones del Continente como BOLIVIA, ECUADOR, URUGUAY, PARAGUAY, ARGENTINA, BRASIL, NICARAGUA, GUATEMALA permitiendo que se enfrente el MODELO DE DOMINACIÓN POLITICA Y ECONOMICA Y CONTROL DE LOS EEUU contra el MODELO AUNTONOMICO, SOBERANO E INDEPENDIENTE de ese grupo y de sus formas de organización Multilateral como son EL ALBA, UNASUR, etc.

Nuestra experiencia ha estado llena de altos y bajos, obstáculos de toda índole, y errores en las que el propio líder y Presidente le ha tocado reconocer su cuota de responsabilidad, y el evento y resultado de las elecciones Parlamentarias recientemente celebrados para escoger los DIPUTADOS que conformaran la nueva ASAMBLEA NACIONAL es probablemente una muestra singular de ese RETROCESO POLITICO, no tanto por el número de diputados conseguidos para el PSUV sino por la conquista inaudita del voto popular por parte de las fuerzas reaccionarias y de derecha, a que nos estamos enfrentando para instaurar una SOCIEDAD como la que hemos soñado.

Nadie dijo que esta tarea era fácil y que no tendría dificultades, como las que sufrieron en el pasado quienes abrazaron como forma de lucha la ACCION ARMADA.

El papel y coraje protagónico que hoy día tiene el pueblo para expresar sus infortunios, sus necesidades y clamar por un País más justo, donde reine la EQUIDAD Y LA JUSTICIA SOCIAL ya más nunca se DOBLEGARA, y ese pueblo como el PUEBLO DE CANTAURA que se resiste a ser dominado por intereses extraños a su identidad e idiosincrasia es la única y real garantía que este PROCESO REVOLUCIONARIO no se desviará hacia otras forma de DOMINACIÓN y mucho menos a que se traicionen como lo hicieron quienes se apartaron cómoda y vergonzantemente quienes para fingir una lucha legal y convertirse en un PARTIDO POLITICO DE MASAS siguieron haciendo llamar como PARTIDO REVOLUCIONARIO como lo fue BANDERA ROJA para concluir en la penosa, aberrante y contrarrevolucionaria posición de DERECHA asumida hoy día por GABRIEL PUERTA APONTE y sus correligionarios al extremo de hacer común con quienes fueron sus sempiternos enemigos y antiguos VERDUGOS.

Otra razón que explica y justifica que la LUCHA ARMADA del Frente Guerrillero AMERICO SILVA no fue el vano es el papel y cambio de rol que las FUERZAS ARMADAS ha venido demostrado en este proceso de cambio y también el esfuerzo que ese hace para que la cultura y accionar de las FUERZAS POLICIALES, dejen de ser aquellas huestes para LA REPRESIÓN Y EL CRIMEN DE ESTADO (VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS) adelanta el GOBIERNO NACIONAL, aun cuando sigamos siendo víctimas de atropellos y procederes inhumanos como expresión heredada de un proceso deshumanizante y criminal de las falsas democracias del pasado Venezolano.

Probablemente, el más importante valor y enseñanza que emerge de esas legiones de REVOLUCIONARIOS asesinados en Cantaura hace 28 años es la FUERZA MORAL Y ETICA de sus acciones y proceder, lo que debe ser una BANDERA DE LUCHA incansable e incesante para que se tenga como MODELO a seguir de modo que este proceso no dejemos que se nos corrompa y se nos pierda entre los placeres del buen vivir, de los gustos propios de la PEQUEÑA BURGUESIA que nunca ha parido otra cosa que no sea justificar las forma de DOMINACION predominante mientras ese sector de la SOCIEDAD sienta la falsa idea de superación y que dentro del CAPITALISMO podrá escalar mejores condiciones de vida en sacrificio de las grandes mayorías.

Enfrentar la CULTURA DE LA DOMINACIÓN y el uso que la BURGUESIA hace de sus medios para la DESINFORMACION Y LA PENETRACION DE VALORES FORANEOS Y EXTRAÑOS, es probablemente una de las acciones más difíciles por conquistar pero no IMPOSIBLE y nuestro compromiso de ser tan IRREDUCTIBLE como ellos, para no ceder ni un ápice al papel histórico que le corresponde a las CLASES OPRIMIDAS Y PARTICULARMENTE A LA CLASE TRABAJADORA, por ser el MOTOR DEL CAMBIO Y TRANSFORMACIONES que esta nación de nuestro Libertador SIMON BOLIVAR pueda llegar a ser una POTENCIA LIBERTARIA Y LIBERTADORA de toda forma y expresión de DOMINACION EXTRANJERA.

VIVA LA HEROICA GENERACIÓN DE REVOLUCIONARIOS DEL FRENTE AMERICO SILVA…

VIVA LA PATRIA NUEVA Y LIBERADORA, SOCIALISTA Y HUMANA DE VENEZUELA…

VIVAN LAS NUEVAS GENERACIONES DE REVOLUCIONARIOS, ESLABON DE ESA CADENA FORJADA CON EL HIERRO DEL SACRIFICIO Y EL SUFRIMIENTO DE LOS PUEBLOS POR CONSEGUIR SU VERDADERA LIBERACIÓN…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1274 veces.



Ignacio Ramirez Romero


Visite el perfil de Ignacio Ramirez Romero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ignacio Ramirez Romero

Ignacio Ramirez Romero

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a253198.htmlCd0NV CAC = Y co = US