Expediente negro

Tal vez, uno de los más graves daños políticos y morales que nos hicie ron los gobiernos de AD y Copei, como afirma el Dr. José Vicente Rangel en su valiente libro Expediente Negro, es haber castrado la memoria colectiva de nuestro pueblo y que todavía se encuentren impunes y no hayan sido castigados por la justicia, al igual que en Chile, México, Argentina y Uruguay, los culpables materiales e intelectuales de los monstruosos crímenes, torturas y asesinatos de miles de hombres y mujeres, de esa degradante etapa de la Cuarta República.

Fuimos testigos de que a partir del triunfo de la revolución cubana en 1959, la CIA y todos los organismos de inteligencia del imperio, tratando de impedir a toda costa que se propagara lo que denominaron "un pe ligroso ejemplo", ordenaron tomar medidas represivas a todos los gobernantes de nuestro continente. Casi de inmediato, Betancourt suspendió las garantías constitucionales e impartió a los cuerpos policiales y militares su tristemente célebre orden: "Disparen primero y averigüen después", que continuó su sucesor Raúl Leoni, con la "Operación de Exterminio", apoyada por el Pentágono.

Como era de esperar, los crímenes políticos, violaciones del debido proceso, incomunicaciónes, juicios militares, desapariciones, asesinatos y torturas, se pusieron a la orden del día y algunas de sus víctimas más emblemáticas fueron: Fabricio Ojeda, Rudas Mezzone, Rubén León, Cornelio Alvarado, Alberto Lovera, los hermanos Pasquier, Donato Carmona, César Augusto Ríos, Fe Freddy Balzán M.
lipe Malaver, Trino Barrios, Víctor Soto Rojas, Alejandro Tejero, Chema Saher, Jorge Rodríguez, Efraín Labana Cordero, torturado salvajemente en Urica, como relata en el libro T.O.3 Campo Antiguerrillero.

También se produjeron las espantosas masacres de Yumare, El Amparo y Cantaura, donde fueron asesinadas más de 60 personas, entre ellos 25 jóvenes, donde se mencionó la complicidad del comisario Henry López Sisco, ahora oficial de seguridad al servicio del candidato presidencial opositor Manuel Rosales, quien enarbola impúdicamente las banderas del respeto a los derechos humanos, ignorando equivocadamente que el pueblo, gracias al presidente Hugo Chávez, está recuperando sus derechos y la memoria colectiva.

freddyb1506@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 10974 veces.



Freddy Balzán M.


Visite el perfil de Freddy Balzán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Balzán

Freddy Balzán

Más artículos de este autor