El show del imperio con las computadoras

Hace más de 30 años, el escritor, periodista y diplomático cubano Francisco Pividal, obtuvo el premio Casa de las Américas con su histórico libro “Bolívar: Pensamiento Precursor del antimperialismo”, en el cual afirmaba que “el imperio norteamericano está consciente que la unidad de América Latina y el Caribe cierra sus posibilidades hegemónicas en el continente, en la misma medida en que la desintegración, la favorece”.

En 1977, todavía no existían las computadoras por lo cual era imposible que la frondosa capacidad intelectual y revolucionaria de Pividal, imaginara que algún día, los estrategas del imperio planificaran con el alto gobierno colombiano y el funcionario de INTERPOL Ronald Kennet, un show tan irresponsable jurídicamente, diabólico y peligroso con algunas computadoras, como el que acabamos de conocer en Bogotá, contra la República Bolivariana de Venezuela y el Presidente Hugo Chávez. Pividal, señalaba categóricamente, que para lograr sus objetivos imperiales de dominación política, económica y cultural, al igual que sabotearon el Congreso Anfictiónico convocado hace más de 180 años por el Libertador Simón Bolívar y la conspiración y asesinato en Chile del Presidente Salvador Allende, orquestada por la CIA en 1973, no tienen escrúpulos, ni se detienen ante algo ni ante nadie.

Lo mismo les da el crímen político, que escudarse en falsos enemigos como el terrorismo, como antes hacían con el comunismo. Ignoraron las graves acusaciones de medios de comunicación y personalidades norteamericanas sobre la complicidad de Washington, en la cruel guerra contra Nicaragua, en la década de los 80, que costó más de 20. 000 víctimas y 100 mil millones de dólares en pérdidas materiales y guardan silencio cómplice sobre los espantosos sabotajes contra las torres gemelas de Nueva York. Mientras tanto, movilizan sus poderosas flotas de guerra, para tratar de amedrentarnos. Respaldan y ejecutan agresiones de guerra contra países pacíficos como Ecuador. Violan en forma flagrante los derechos humanos en Guantánamo, Irak o Afganistán; protegen narcotraficantes y delincuentes internacionales como Posada Carriles, autor intelectual del crímen de Barbados, que provocó la muerte de 73 personas; organizan grupos paramilitares fascistas y aumentan el financiamiento al terrorismo mediático, pero ya todos sabemos que forma parte de la guerra de Cuarta Generación y del nuevo show del imperio contra la unidad de nuestra América.


freddyb1506@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2734 veces.



Freddy Balzán


Visite el perfil de Freddy Balzán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Balzán

Freddy Balzán

Más artículos de este autor