Críticas al PNUD sobre la criminalidad en América Latina

El Informe de Desarrollo Humano para América Latina 2013-2014 del Programa de las Naciones Unidas (PNUD) revela un análisis sobre como la delincuencia y la violencia que impactan la región y sostiene lo siguiente: “Tenemos avances sociales y económicos en las dos últimas décadas, pero seguimos siendo una región desigual e insegura del mundo. La región latinoamericana avanza en la reducción de la pobreza y la desigualdad, en el crecimiento económico y la estabilidad financiera. Pero, los desafíos persisten: en su conjunto la región sufre la pesada carga de la violencia, con más de 100.000 homicidios registrados por año. La mayoría de los países de la región tienen tasas de homicidio a niveles de epidemia, según la clasificación de la Organización Mundial de la Salud, con tasas mucho más altas que en otras regiones.

Reconoce el informe PNUD que “América Latina muestra hoy en día economías más fuertes e integradas, menos pobreza, democracias estables, y como algunos Estados latinoamericanos han asumido mayores responsabilidades en cumplir con los derechos sociales. Pero, nuestra debilidad es la violencia, el crimen y la inseguridad”. Mi crítica a este trabajo se basa en que existen estudios y análisis sobre la criminalidad, realizados inclusos por organismos de Naciones Unidas donde se evidencia que cuando existen mejoras económicas y sociales en un país, los índices de delincuencia tienden a descender. Bernardo Kliksberg considerado referente mundial en temas sobre la pobreza tiene un libro titulado “Mitos y realidades sobre la criminalidad en América Latina” del 2007, donde explica que “hace falta un gran pacto social para enfrentar la criminalidad, a través de estrategias que construyan una cohesión social. La delincuencia juvenil se reduce invirtiendo más en educación, creando oportunidades de trabajo para los jóvenes y fortaleciendo la familia”.

El Informe de la Comisión IDH sobre Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos del 31/12/2009, señala: “Los actuales índices de violencia y criminalidad han posicionado a la seguridad ciudadana como una de las principales demandas de la sociedades hacia las autoridades estadales. Esta situación es el resultado de un proceso que lleva ya varias décadas, en el que han coincidido diversos factores de tipos sociales, económicos, cultural e institucional que operaron como posibilitadores para la generación o reproducción de diferentes formas de comportamientos violentos”. Reconocemos que en latinoamericana aumento la criminalidad, pero este fenómeno es tan viejo como la historia de la humanidad y es un problema generalizado. Se ha demostrado que las causas de la criminalidad son producidas por el sistema capitalista global, donde la economía ésta en función de favorecer al capital y no para satisfacer las necesidades de los seres humanos.

Naciones Unidas tuvo que reconocer que la pobreza había aumentado en todos los países y de allí, la obligación que asumieron 189 países en el 2000,  de cumplir  ocho objetivos sociales, entre ellos  reducir la pobreza extrema a la mitad para el año 2015. Resulta que estamos en 2014, y solo 38 países de los 189 que se comprometieron han cumplido. De estos 12 países son de América Latina y el Caribe. Venezuela, Cuba, Brasil, Chile, Honduras, Guyana, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana, San Vicente y las Granadinas y Uruguay y fueron premiados por la (FAO). Como podemos apreciar no están las grandes potencias mundiales.

El hambre mundial es la grave amenaza que tiene la humanidad y esto ocasiona el aumento de la criminalidad. Ambos temas llegaron tarde a incorporarse a la agenda de las Naciones Unidas. Por tales razones,  el Convenio de NU contra la Delincuencia Organizada Transnacional se firmó el año 2003. Al año siguiente, el grupo de alto nivel de las Naciones Unidas incluyó la delincuencia organizada transnacional entre los “seis grupos de amenazas que deben preocupar al mundo y en los decenios por venir”. Fue en febrero de 2010, cuando el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas observó “con preocupación las graves amenazas que el tráfico de drogas y la delincuencia organizada transnacional plantean para la seguridad internacional en diferentes regiones del mundo” e invitó al Secretario General “a que considere la posibilidad de incorporar ese problema como factor en las estrategias de prevención y análisis de conflictos.

Lo que evidencia que Naciones Unidas tiene una doble moral en su actuación, no ha garantizado la paz mundial para la cual fue creada, ni tampoco  ha cumplido con reducir  la pobreza mundial que impulsa la criminalidad. Pero organismos pertenecientes a las Naciones Unidas, pretenden engañarnos señalando que la criminalidad mundial se ha reducido en algunos países y en otros aumentó, como en América Latina y la verdad es que la criminalidad ha aumentado en todos los países. Países con menos índice de criminalidad actualmente son: Suecia, Finlandia, Luxemburgo, Dinamarca, Irlanda, Noruega, Austria, Japón, Irlanda, Nueva Zelandia, Suiza y Cuba. Continuaré escribiendo sobre el tema que moviliza tanto dinero como la industria petrolera.

www.todosobrederechoshumanos.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3376 veces.



German Saltrón Negretti

Defensor de los Derechos Humanos.

 germansaltronpersonal@gmail.com

Visite el perfil de German Saltrón Negretti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



German Saltrón Negretti

German Saltrón Negretti

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ddhh/a194991.htmlCd0NV CAC = Y co = US