Pildoritas 123 (año VI)

Justicia o entrega de la Patria

La verdad verdadera, es que la estrategia de protestar, contra la decisión de los gobiernos de algunos países, muy pocos por cierto, por recibir a un asesino que anda orondo exhibiendo su impunidad, debería cambiarse y más bien ligar porque sean muchos quienes lo reciban para que constaten por si mismos, gobiernos, medios y pueblos, de lo poca cosa que es ese tipejo, de sus carencias, de su imposibilidad de intercambio con estadistas de América y del mundo, sobre algún tema de la actualidad económica, política, social, para que demuestre cómo un analfabeto funcional, aspira a dirigir los destinos, no de cualquier país, sino nada menos y nada más que de la Patria de Bolívar, un pueblo aguerrido de hombres y mujeres valientes, que cuando decidieron ir a la guerra, fue para liberarnos del yugo, de la esclavitud y la explotación de holladores de nuestro sagrado suelo, los mismos que este apátrida del siglo 21 quiere que vuelvan, colocándoles la alfombra amarilla del fascismo, de un nuevo fascismo sin un ápice de dignidad, de amor por la Patria y preservación del legado de nuestros libertadores. ¡Qué van a saber de éso estos malnacidos!, vergüenza de nuestra patria por tener que aceptar que lleven nuestra nacionalidad.

Ahora bien ¿Cuál debería ser la actitud del Gobierno Revolucionario? No puede ser otra que la de darle una demostración al mundo de que aquí existe un gobierno fuerte de pueblo e instituciones, que no puede pasar por alto, o caminar sobre la sangre derramada de quienes, qué casualidad en dos abriles y por las mismas manos asesinas, fueron privados de existir, solo por ser revolucionarios y manifestar su felicidad por un triunfo más del proceso. Demostrar que aquí hay justicia y sentar, sin ningún tipo de vacilaciones, un precedente de tal magnitud y ejemplarizante, para que nadie, nunca más, se atreva a repetir la locura de un insensato, que tal vez por efecto de lo que consume y por lo que es y que no se atreve a asumir, no pudo medir las consecuencias, que se contabilizan en muertos, heridos y propiedades públicas destruidas.

Es incongruente, que mientras el imperio persigue a un valiente que no pudo soportar más los métodos de dominación violatorios de los derechos de todo el planeta y con el cual nos solidarizamos, aquí se permita que un asesino siga suelto ufanándose de sus tropelías antinatura y anti patrióticas, violando todas las normas y portando el estandarte de la impunidad, vergonzosa para quienes están obligados a levantar el estandarte de las leyes y mandar a donde debe estar, que no es otro sitio que el mismo al que deben ir a parar los asesinos de un ser humano y más de 11 como el autor intelectual de la masacre del 14 y 15 de abril del 2013.

Justicia o tendremos que llorar la pérdida de lo que hemos conquistado con tantos sacrificios, que incluyen la ofrenda de la vida del libertador de este siglo, el gigante Padre y Comandante eterno de esta Revolución.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1695 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: