Aborto: Una mesa parcializada. Medicina i Filosofía desvirtuadas (I)

Durante 33 años de docencia en la Facultad de Medicina de L.U.Z. i unos 25 en Filosofía en Humanidades, en dos cátedras claves en Medicina, como fueron Sociología Médica que casi fundé; i Ética Médica que fundé con todas las de lei, estudié fundamentalmente los grandes problemas sociales i científicos de la Medicina Contemporánea i, cada vez que organicé una mesa redonda o un foro sobre un problema polémico i de repercusión social, económica i ética, siempre procuré llevar invitados contrarios a mi posición, antes que, partidarios de la misma. Eso me garantizaba imparcialidad, equilibrio, justicia i sobre todo, veracidad i eticidad; i por qué no: aprendizaje. A veces estudio más sobre la posición de los adversarios que de la posición personal. Si los llevaba, todos partidarios a mí, era una comedia o sainete i de paso desorientaba o confundía al auditorio. En la universidad, a los estudiantes; en televisión o radio, a los oyentes o televidentes.

Por estas razones al ver un programa ÁNGULOS, del sacerdote Monseñor Ocando Yamarte, realmente creo que alarma a los que no estamos contaminados de una religiosidad obsesionante i temeraria, sobre el problema social del aborto, respecto a lo que se discute nacionalmente, en relación a la solicitada despenalización del aborto i las modificaciones al Código Penal. Puedo decir que tengo más de medio siglo conociendo i estudiando el problema, incluso en universidades del exterior, como la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica, una de las más antiguas del mundo, fundada en 1444. Cuando ya estudiaba el problema, creo que muchos de los que opinaron allí, no habían nacido. El lector juzgará, quien o quienes son los improvisados sobre el problema. Debo admitir sí, que la manipulación i la desorientación, estuvo mui bien planificada por el Monseñor que, no sé si alguna vez habrá visto médica i científicamente lo que es un aborto i cual es el problema realmente. Ya he escrito tanto, sobre el aborto, que quiero evitar repeticiones; pero si partir de unas premisas que los médicos del programa parecen olvidar quizá sometidos por el miedo religioso i el moderador manejando el timón con audacia. Por cierto que llamé a casi todos los números puestos en pantalla, i no fue posible obtener respuesta, a menos que el programa fuese grabado.

La primera premisa es que el aborto no es una entidad única i que la primera “responsabilidad” es de la naturaleza (o de Dios en tal caso, por la crasa confusión) porque el aborto se produce normalmente por lo menos en un10% de todos los embarazos, aunque hai cifras mucho más elevadas, hasta el 30% i hasta en el obra de Benson i Pernoll, se dice que puede llegar hasta el 80% pues muchas menstruaciones abundantes i prolongadas, bien investigadas vienen a ser abortos casi desapercibidos.

La segunda premisa es que los médicos no hacen abortos por hacerlos; casi el 100% de los curetajes o legrados (aspiraciones sobre todo en otros países) o “curajes” cuando no se usan instrumentos sino los dedos del cirujano obstetra, son para solucionar abortos espontáneos que pueden llegar en distintas etapas. Además son obligatorios de hacer para evitar grandes hemorragias que pongan en peligro la vida de la madre i ocurren muertes cuando las pacientes no llegan a tiempo al hospital. Hasta aquí, todo aborto es una eventualidad, quizá por selección de la naturaleza, que debe ser atendido con prontitud i sin el menor problema social o ético. Es perfectamente legal i admitido hasta por la iglesia sin observación alguna.

La tercera premisa es que no se trata de ningún crimen contra una indefensa criatura, como con insistencia repetía Monseñor i repitieron los médicos; una doctora especialista en Bioética que se mostró más como una obnubilada beata religiosa que como una científica, lo corroboró repetidas veces Desde hace más de 40 años, cuando se empezaba a hablar de métodos anticonceptivos i se les señalaba también como un crimen (en una Mesa Redonda sobre anticonceptivos, cuando regresé de Lovaina luego de un Curso de un año, con cuatro Secciones; Problemas Biológicos, Problemas Económico Sociales, Problemas Psicológicos i Moral Demográfica (dictada por el Padre Pierre Locht, quien encabezó la delegación belga al Concilio Vaticano II en Roma) un colega mui cristiano me llamó criminal; menos mal que su decencia i el remordimiento ético, a la salida se excusó públicamente. I desde aquellos tiempos, tanto en textos de medicina como de sociología, demografía, etc., se dejó asentado categóricamente que, el aborto no es ningún método de control de la natalidad. La llamada Demografía Planificada, jamás incluyó al aborto entre sus métodos.

I finalmente, la cuarta premisa, tocando lo legal, jurídico i constitucional, debo advertir al abogado que intervino en el panel que, la Constitución de la República Bolivariana, en ningún artículo señala que la vida humana comienza desde la concepción. Precisamente se trató de introducir así, cuando no estábamos haciendo ni un tratado de biología ni de teología i, además, la Constitución del 61 tampoco lo contemplaba así. Esa, precisamente fue una de mis batallas, en la cual el mediocre i analfabeto cultural, Presidente de la ANC, en complicidad con el Cardenal Velasco, trataron en boicotear o impedir mis intervenciones. El Art. 76 lo que dice al principio es “La maternidad y la paternidad son protegidas íntegramente, sea cual fuere el estado civil de la madre o del padre. Las parejas tienen derecho a decidir libre y responsablemente el número de hijos e hijas que deseen concebir y a disponer de la información y de los medios que le aseguren el ejercicio de este derecho.

El estado garantizará asistencia y protección integral a la maternidad, en general a partir de la concepción, durante el embarazo, el parto y el puerperio y asegurará servicio de planificación familiar integral basados en valores éticos y científicos”. Luego termina señalando lo que podemos resumir en decir que las parejas tienen el deber i el derecho de incorporar a los hijos a la cultura de la época. Como vemos, garantiza protección i cuido de la gestación desde la concepción (término que yo considero más científico como fecundación i lo propuse; concepción i fecundación no es lo mismo. Puedo concebir ideas, pero no fecundar ideas) Para nada dice que desde la concepción, cuando se dan simples procesos biológicos en las células (mórula, gástrula, etc.) no se considera persona (en lo legal) porque la misma lei lo estima así; de manera que nunca a una embarazada, por ejemplo, se le exigen dos pasaportes para viajar. Además, la personalidad del ser humano, está en un cerebro ya desarrollado, educado i cognoscente. Tan es así, que las leyes, a escala mundial, reconocer la “muerte cerebral” como pérdida de la personalidad i poder tomar órganos de un ser vivo pero descerebrado, para los transplantes. El estado, pues, garantiza i protege todas las etapas del embarazo i ese mismo artículo 76, autoriza para decidir el número de hijos i los métodos para planificar o sea, medios anticonceptivos. Incluso obsérvese que dice “basados en valores éticos y científicos, no religiosos”. ¿Lo quiere más claro? De manera que decir que es un asesinato, es pura especulación propia de ignorancia científica e ignorancia filosófica. Con estas tres premisas, continuaré refutando unas veces, aclarando otras, tanta información parcializada expuesta en ese programa.

(continuará)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4092 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a15776.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO