Masacres silenciadas

Nota del remitente Luigino Bracci:

Este artículo de Augusto Hernández nos devuelve a todos la memoria y la indignación que poco a poco perdemos con el paso del tiempo y con el lavado diario que los medios de comunicación ejercen sobre las sinapsis de nuestras neuronas.

En resumen: ¿por qué todos recordamos los diesiseis muertos del 11 de abril, pero olvidamos con mucha facilidad los once muertos que ocurrieron en octubre del año pasado en la Plaza Monumental de Valencia, cuando Venevisión realizaba el show denominado "La V de Oro"? Once personas, adolescentes en su mayoría, murieron en una estampida cuando trataban de entrar al lugar, y unas 70 resultaron heridas. Venevisión no fue capaz de detener el acto en señal de respeto por las víctimas. De hecho, los animadores terminaron el evento con muchísima alegría mientras once familias lloraban la muerte de sus seres queridos. Ni siquiera reseñaron el hecho en su noticiero. No hubo disculpas. No hubo responsables. No hubo compensaciones.

Once muertos, pero a nadie les importó, porque todos eran unos negritos de un barrio de Valencia. ¿Qué es más importante? ¿Once muertos, o la enorme reputación de la familia Cisneros?

El articulo fué publicado en El Nacional el 29 de julio, y puede ser leido en:

http://www.el-nacional.com/l&f/ediciones/2002/07/29/pA7s4.htm



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3342 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor