La doble moral del Imperio

Las revelaciones de Wikileaks

Los cuatro elementos principales de la estrategia de conquista y dominación del mundo por los estadounidenses son el control de la economía mundial y los mercados financieros, la mano puesta sobre todos los recursos naturales (materias primas y recursos energéticos) neurálgicos para el desarrollo de sus bienes y su poder en la perspectiva de las actividades de las corporaciones multinacionales, la puesta en tutela de 191 miembros gubernamentales de la Organización de las Naciones Unidas y, finalmente, la conquista, la ocupación y la vigilancia de estos elementos gracias a una red de bases o instalaciones militares que cubren el conjunto del planeta (continentes, océanos y espacio ultraterrestre). Se trata de un imperio donde es bien difícil determinar su amplitud. Ahora Wikeleads, desnuda a los gobernantes norteamericanos, el cinismo, la inmoralidad, el doble discurso, etc. es su práctica habitual.

Wikileaks, sitio web que publica informes anónimos y documentos filtrados con contenido sensible en materia religiosa, corporativa o gubernamental, preservando el anonimato de sus fuentes., ha vuelto a revolucionar el mundo con la filtración de más de 250 mil documentos del departamento de estado norteamericano en las que se revelan principalmente comunicaciones entre diplomáticos y en los que se destapan informaciones sobre diferente líderes mundiales. Anteriormente había revelado documentos del Departamento de Defensa de los estados Unidos. El 5 de abril de este año Wikileads publicó un vídeo en que se ve como soldados estadounidenses asesinan a un reportero de Reuters, su ayudante y nueve personas más en Irak, las víctimas fueron ametralladas desde un helicóptero Apache.

En relación con la guerra de Afganistán iniciada en el 200; el 25 de julio periódicos ingleses, norteamericanos y alemanes hicieron públicos 92 mil documentos sobre la guerra de Afganistán entre los años 2004 y 2009. Entre los documentos se incluyen sucesos no revelados hasta el momento: víctimas civiles provocadas por soldados de Estados Unidos y por soldados de los países aliados, fuego amigo, conexiones entre la inteligencia pakistaní y los talibanes insurgentes.

El 22 de octubre de 2010 Wikileaks hace público Documentos de la Guerra de Irak, 392 mil documentos filtrados desde el Pentágono sobre la guerra de Irak y su ocupación entre el 1 de enero de 2004 y el 31 de diciembre de 2009 en los que se revelan, entre otros asuntos, el uso sistemático de torturas, cifra de 109 mil muertos en Irak, de este total 66 mil son civiles. En otros documentos se revela incluidas imágenes de los abusos cometidos contra presos iraquíes en la cárcel de Abu Ghraib, en 2004.

La filtración de documentos secretos sobre la actuación de Estados Unidos y de Reino Unido en torturas y asesinatos masivos de civiles colocó a Assange en el blanco del acoso y amenazas.  El australiano Julian Assange es el hombre más buscado en las últimas horas, ante el escándalo que se desató por los documentos “secretos” del Departamento de Estado de Estados Unidos difundidos por Wikileaks; Assange tiene 39 años, nació en Townsville, Australia, estudió física y matemáticas y fue programador hasta fundar la página web Wikileaks en el año 2006, a través de la cual ha dado a conocer numerosos documentos de las potencias mundiales que han dejado al descubierto ciertos aspectos poco diplomáticos.

El representante legal del fundador del portal Wikileaks, Mark Stephens, ha denunciado una nueva campaña de persecución contra Julian Assange, autor de la revelación de miles de archivos y vídeos sobre las guerras en Afganistán e Irak.

 
La filtración a la opinión pública de documentos secretos sobre la actuación de las tropas de Estados Unidos y de Reino Unido en torturas y asesinatos masivos de civiles colocó a Assange en el blanco del acoso y amenazas del gobierno estadounidense.  
La fiscalía sueca renovó una interpelación al fundador de Wikileaks por supuestos delitos de violación, acoso sexual e intimidación, cargos retirados hace unos meses por falta de pruebas. 
Un mes después que aparecieran en la red los primeros archivos confidenciales (unos 75 mil) sobre la guerra en Afganistán (2001), la figura visible de Wikileaks enfrentó en agosto último acusaciones del Ministerio Público sueco por presunta violación de dos mujeres. 
 
El caso quedó cerrado ante la carencia de evidencias sustentables y las supuestas víctimas retiraron la denuncia.

 
El gobierno del presidente Barack Obama busca a toda costa ilegalizar a Wikileaks para impedir más filtraciones. Obama presiona a aliados como Alemania, Australia y Reino Unido para que presenten cargos criminales contra Assange, autor de las más grandes revelaciones en los últimos tiempos sobre los crímenes en Irak y Afganistán. Lo que tiene furiosos a Obama, Hillary Clinton y David Cameron, el primer ministro inglés.  En el último anuncio de Assange, que aseguro que está trabajando muy duro en la preparación de un video con imágenes calificadas por él como una “carnicería”. Se trata de un ataque aéreo del Ejército norteamericano, en mayo de 2009, contra la aldea de Garaní en Afganistán, durante la embestida fallecieron 140 civiles en su mayoría niños y adolescentes. Este ataque es considerado por Assange como el más letal en términos de muertes de civiles, desde que se inició la invasión contra Afganistán, en 2001

Los últimos documentos que ha sacado a la luz su organización fueron 400.000 folios sobre la guerra de Irak filtrados el pasado octubre, en los que se denuncia la muerte de más de 100.000 iraquíes desde 2003, año en que Estados Unidos invadió el país. 

La doble moral 

La doble moral y el cinismo de Estados Unidos sobre los derechos humanos, anualmente publica informes sobre derechos Humanos, donde acusa a varios países de no respetar los derechos esenciales de sus ciudadanos. Pero en estos informes hace omisiones a la agresión constante y reiterada de Israel contra el pueblo palestino y casi ignora a Guantánamo, prisión que han prometido cerrar, cárcel que es un laboratorio de torturas físicas y psicológicas. Estados Unidos se cree urgido por la divina providencia y se considera guardián de los Derechos Humanos en el mundo.

Vale la pena recordar que el país norteamericano no firma ni acepta los tratados que se formulan en la Comisión Interamericana y, por si fuera poco, encabeza el récord de violaciones y atropellos contra la dignidad humana en la historia contemporánea.

Además de Guantánamo y Abu Ghraib, el gobierno  de Estados Unidos mantiene un campo de prisioneros de Nayaf (Irak), igualmente la existencia de una cárcel secreta en la base aérea estadounidense de Bagram, en el este de Afganistán. En casi todas las bases militares y en buques de guerras mantienen prisioneros sin juicio previo y sin ningún tipo de derecho ciudadano.

Los gobiernos demócratas o republicanos han tenido una doble moral y mide con doble rasero. Por ejemplo, dice que quien proteja un terrorista es cómplice del terrorismo, sin embargo, protegen a Luis Posada Carriles, autor confeso de actos terroristas. Se dice guardián de los Derechos Humanos y mantienen cárceles secretas que son centros de torturas y violaciones. Estados Unidos por designios de la divina providencia  y en calidad de potencia imperial se han arrogado el papel de vigilantes del mundo. En materia de Derechos Humanos, cada año deciden juzgar a más de 200 países por supuestas violaciones a los derechos humanos, según consta en sus manipulados informes. ¿Quien le ha conferido esa potestad?  ¿Acaso alguna divinidad que también le habría dicho que es un país con una “raza superior” destinada a gobernar al mundo y, en especial, a los pueblos inferiores y subdesarrollados? George “Baby” Bush invocando el papel de profeta, que se identifica con el brazo armado del castigo divino, llego a decir que había recibido instrucciones de dios para  invadir, asesinar y destruir a Irak y Afganistan.

Se valen de la propaganda inflada por el poder mediático, los delicados problemas que se derivan de la aplicación, vigencia y respeto de los derechos humanos, devienen en una dolorosa y dramática realidad: Los derechos humanos han sido convertidos por el imperio en otra arma de agresión, penetración y subyugación en nuestros pueblos, naciones y Estados, mas con verdadero cinismo calla y esconde la situación de los derechos humanos dentro de Estados Unidos y las violaciones groseras de los derechos fundamentales perpetradas contra de sus propios ciudadanos y de los demás pueblos del mundo.

Las guerras desatadas por Estados Unidos, las invasiones militares, la imposición de dictaduras militares fascistas y neofascistas con el deber de defender los intereses imperiales, irrefutablemente, son la negación absoluta de los derechos humanos de personas y pueblos. Estados Unidos en su condición de superpotencia mundial invadió con todo su poderío militar y en diferentes instancias y niveles, a todas las naciones latinoamericanas desde México hasta la Tierra del Fuego e invadió con la ayuda de la OTAN y sus aliados a Yugoslavia, Afganistán e Irak y en cada guerra imperial violó los derechos humanos al asesinar a hombres, mujeres, niños y ancianos ajenos al conflicto, al torturar, ejecutar extrajudicialmente, desaparecer personas o someterlas a tratos crueles, inhumanos y degradantes condenados por el Derecho Internacional Humanitario y por una serie pactos y convenios patrocinados por las Naciones Unidas.

Sin embargo, en el colmo del cinismo, Estados Unidos se atreve a condenar a otros países y Estados por violaciones a los derechos humanos. El discurso de doble moral del dueño del poder comienza a ser cuestionado por los débiles, por los millones de víctimas y millones de seres humanos solidarios y de clara conciencia humanista. Las voces de protesta se multiplican y pronto, quizá mañana, el imperio prepotente quedará en total evidencia con todas sus debilidades a flor de piel. Su derrumbe final es irremediable.

Estados Unidos es el autor material principal, es además, cómplice y encubridor de crímenes de lesa humanidad, de genocidios, de toda clase crímenes de guerra, de torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, de secuestros y desaparición forzada de personas, de todo tipo de asesinatos y magnicidios, de violación pertinaz a las normas del Derecho Internacional y desacato a las resoluciones de las Naciones Unidas, pero ¿quién juzga al imperio?

Los Centros de Torturas 

La mazmorra de Diego García se conoce como “Campamento de Justicia, otro nombre de la isla Diego García tiene un nombre que suena a burla: “Huella de la libertad”. Las palabras perdieron su significado.

Mientras tanto, los traslados de prisioneros drogados, encapuchados y fuertemente torturados, desde allí hasta Guantánamo, han sido lo habitual. Personas cautivas trasladadas de un horror a otro. De Diego García a Guantánamo.

Es una prisión secreta que se levanta en tierras que fueron robadas a los habitantes originarios del lugar. De su pista de vuelo despegaron los bombarderos de los EUA, para invadir Camboya, Afganistán e Irak, a fuego, crímenes e impiedad; para controlar el Oriente Medio.

La isla Diego García es un embrión de la muerte. Es la cueva que eligieron los bárbaros –con la excusa de un supuesto terrorismo– para torturar mejor. Es un verdadero tesoro para Norteamérica y el Reino Unido. Es la base militar más importante que el Imperio tiene para vigilar el mundo y, junto a sus pares, las bases de Guam y Ascensión, son claves para el invasor. Es un sitio ideal para acoger misiles de ojiva nuclear, aunque estén prohibidos por los tratados internacionales. Pero, ¿acaso esto importa a los bárbaros?

Ellos no viven en el océano Índico, donde está Diego García, ese atolón que nació con destino de oasis y se convirtió en el infierno mismo. No. Ellos dan las órdenes a la CIA norteamericana, apoyados por Gran Bretaña y por la Unión Europea, que tan bien sabe callar cuando el poder es la causa del terror.

La tierra del planeta no ha sido suficiente. Los Estados Unidos surcan los mares del mundo con entre diecisiete y veinte barcos –prisiones flotantes–. En ellas fueron detenidas e interrogadas bajo suplicio miles de personas. Pero casi nadie informa sobre esto. No, de eso no se habla.

Otras de las prisiones secretas donde  es normal la tortura a detenidos está  situada en Bagdad, conocida con el nombre de Muthanna, fue sistemática y brutal por parte de carceleros iraquíes. "Abu Ghraib fue un picnic" en comparación con esta prisión, ha asegurado el jeque Abdullah Humedi Ajeel al-Yawar, uno de los líderes tribales más influyentes entre los árabes sunitas de la provincia norteña de Nínive, donde la mayoría de los detenidos fueron arrestados por soldados iraquíes bajo la sospecha de que tenían vínculos con la insurgencia. En un informe reciente de Amnistía Internacional titulado “Nuevo orden, los mismos abusos” se describe a la cárcel de Muthanna como “una de las más duras” de las prisiones de Irak, escenario de múltiples torturas, bajo el control del Primer Ministro Iraquí Nouri al-Maliki.

Muthanna albergaba a más de 430 prisioneros antes de su traslado a otros centros de detención a principios de este mes.  Durante meses, nadie sabía su paradero.  Los detenidos no tenían acceso a sus familiares o a un abogado.  No recibieron ningún documento oficial o ni siquiera un número de caso.  Un juez de instrucción escuchaba los casos en una habitación al final del pasillo de una de las cámaras de tortura del centro, afirmaron los detenidos.

Estados Unidos opera una cárcel secreta en su principal base militar en Afganistán y tortura a prisioneros, denunciada por organización Open Society Foundations, radicada en Nueva York. Esta prisión situada en la unidad de control de la base aérea de Bagram. El enclave penitenciario es conocido como la "cárcel negra" y se une a las denuncias contra estos centros mantenidos por Washington a través de entidades como la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y que alcanzaron prominencia durante el gobierno del ex presidente George W. Bush.

EL gobierno de Estados Unidos mantiene en la base militar de Guantánamo —en territorio cubano— una de las cárceles más terribles del mundo. Allí permanecen detenidos-enjaulados en condiciones aberrantes, sin proceso judicial ni acceso a abogados, unos 500 prisioneros supuestamente miembros de Al Qaeda y del régimen talibán.

El maltrato a los prisioneros detenidos en Guantánamo, especialmente durante los años 2002 y 2003, ha sido reflejado por la Cruz Roja Internacional, que remitió al gobierno de Estados Unidos un informe denunciando la aplicación de métodos “equivalentes a la tortura”. El propio Ministerio de Defensa de EE.UU. investigó y admitió varios casos —voluntarios e involuntarios— de trato incorrecto del Corán, el libro sagrado musulmán y de humillaciones diversas a los presos. Poco después, Amnistía internacional (Al) dijo que Guantánamo es “el gulag de nuestro tiempo”. Existen testimonios de personas que han desaparecido de Guantánamo y han aparecido detenidos en países donde no se garantizan los derechos más mínimos.

Más de 1000 bases o instalaciones militares

La mayor parte de las fuentes de información sobre esta cuestión (especialmente C. Johnson, el Comité de Vigilancia de la OTAN, la Red Internacional para la abolición de las bases militares extranjeras, etc.) revelan que los estadounidenses poseen u ocupan entre 700 y 800 bases militares en el mundo).

Concebido por Hugh de Andrade y realizado por Bob Wing el mapa 1 titulado: “Tropas Militares Americanas y Bases alrededor del Mundo”, “Los Costes de la Guerra permanente” publicado en 2002 permite constatar la presencia de militares estadounidenses en 156 países, de su presencia en bases estadounidenses en 63 países, bases recientemente construidas (después del 11 de Septiembre del 2001) en siete países y un total de 255.065 efectivos militares. Esta presencia que se traduce en un total de 845.441 instalaciones diversas cubre, de hecho, los terrenos de una superficie de 30 millones de acres. Según Gelman, basándose en los datos oficiales suministrados por el Pentágono en el 2005, los USA poseerían 737 bases en el extranjero. Con las del territorio nacional y de sus propios territorios cubrirían una superficie total de 2.202.735 hectáreas, lo que haría del Pentágono uno de los más grandes propietarios de terrenos del planeta (Gelman, J., 2007).

De acuerdo a una lista del Pentágono, hay cerca de 865 bases militares de Estados Unidos en el mundo, pero agregando las de Irak y Afganistán la lista sobrepasa más de 1.000 bases. Esto constituye el 95% de las bases militares extranjeras en todo el mundo, donde existen cárceles y son violados los derechos humanos de miles de ciudadanos  prisioneros acusados de terroristas. 

                                                                                                      jlrlinares@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4809 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad