Dos casos anedócticos: Elián el niño náufrago cubano y el derrocamiento del presidente Hugo Chávez Frías en abril del 2002

A propósito de la ofensiva belicista ejecutada por el imperialismo y sus cómplices locales, son muchas las respuestas que pueden dar las naciones y los sectores amantes de la paz, de la convivencia pacífica, de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, cuyos países han sido objeto de acciones desestabilizadoras y ataques  intervencionistas, como parte de los planes de seguridad y preventivos, implementados actualmente a nivel planetario, por los representantes del modelo globalizador

Reflejaremos dos hechos de reciente historia sucedidos en América Latina: uno en Cuba y otro en Venezuela. El primero de ellos se produjo en el año 2000, con Elián, el niño náufrago cubano, a quien su progenitora llevó con fines de emigración -sin el consentimiento de su padre, en un plan aventurero, junto a otro grupo de personas- a navegar en una improvisada balsa, desde el malecón de Cuba, hasta las costas de Maimi.

Cuba y Miami en su áreas más cercana, se encuentran separados aproximadamente por 280 kilómetros de distancia, lo cual en condiciones normales -en este tipo de embarcación- requiere de más de dos días de travesía para llegar de un lugar a otro. En medio del trayecto la balsa naufragó y el único que logró sobrevivir fue el niño Elián, quien por varios días logró permanecer en un inflable, hasta ser encontrado desmayado, a la deriva y llevado posteriormente por rescatistas a  territorio norteamericano.

Una vez auxiliado, Elián fue reclamado y trasladado por familiares maternos hasta Miami, en contra de la voluntad del papá que permanecía en Cuba. Este hecho se convirtió en una confrontación mediática-comunicacional, que generó grandes movilizaciones en la isla y reclamos diplomáticos por parte de las autoridades cubanas, quienes solicitaron públicamente a los voceros norteamericanos de inmigración, la devolución inmediata de Elián, a su legítimo padre.

Luego de varios meses de intercambio de notas diplomáticas, reclamos y movilizaciones de calle, hubo una reflexión de las autoridades norteamericanas, quienes ordenaron a la policía federal intervenir y recuperar al niño, para ser devuelto a su padre y regresarlo sano y salvo a su país de origen.

Una vez más, desmoralizado, ante la firme decisión de un pequeño pueblo, que hizo valer sus derechos con la fuerza de los argumentos, la razón y grandes movilizaciones, el imperio recibió una contundente derrota

El segundo caso ocurrió  en Venezuela en abril del año 2002, cuando un grupo de militares y civiles, opositores de la extrema derecha, apoyados por fuerzas extranjeras, derrocaron al presidente Hugo Chávez, a quien mantuvieron incomunicado durante dos días en guarniciones y bases militares del país, tiempo en el cual asumió el gobierno de facto el empresario Pedro Carmona Estanga.

Este hecho generó  la reacción de amplios sectores de la población, quienes emprendieron un plan de movilización y denuncia nacional e internacional, que culminó abortando los planes de los grupos golpistas, hasta restablecer nuevamente en el poder al presidente Chávez. En esta oportunidad, los sectores excluidos del país,  también asumieron la denuncia y la movilización, como arma de combate, logrando imponer la fuerza de la razón, establecida en el marco legal de su Constitución. Una vez más el imperialismo recibía otra ruidosa derrota.

Es necesario precisar algunos elementos de interés presentes en los dos casos anteriormente descritos.

1) La ingerencia directa e indirecta de parte del imperialismo norteamericano, como elemento común. En el caso del niño Elián, por ser Estados Unidos el país destinatario de quienes emigraron ilegalmente de Cuba y luego, por la evidente intensión de parte de las autoridades norteamericanas, de proteger a las  personas que pretendían mantener al niño Elián en cautiverio. Más allá de los hechos antes mencionados, el territorio norteamericano queda dibujado como una nación, desde donde se direccionan los planes desestabilizadores, orientados a romper la disidencia de los pueblos  y su derecho a tomar sus propias decisiones.

2) En el caso venezolano, hubo declaraciones  por parte de funcionarios del estado norteamericano, culpabilizando al presidente Chávez de la comisión de supuestos  delitos y reconociendo como legítimo, al gobierno de facto de Carmona Estanga. Antes y durante el cautiverio a que fue sometido el presidente Chávez, hubo desplazamientos  de embarcaciones y naves aéreas norteamericanas, en el aeropuerto y en las inmediaciones de la isla La Orchila, detectadas por el sistema de radar del Ministerio de la Defensa venezolano, que cumplían labores operativas y donde se presume  sacarían al presidente Chávez al exterior

3) Los  postulados  teóricos existentes en la actualidad, introducen elementos atípicos en la confrontación interna entre los sectores que aspiran el ejercicio del poder en las naciones. En  los anteriores casos, no hubo confrontación abierta, ni enfrentamiento militar en términos convencionales,  más aún en la disposición de los factores y agentes desestabilizadores que han actuado,  se percibe la presencia de fuerza extranjeras, recursos financieros, pertrechos militares, asesores y manuales foráneos, como indicadores de la intervención de fuerzas extranjeras en los asuntos internos de los mencionados países. En el caso venezolano, aún cuando hubo confrontación y uso de armas militares con saldo de personas fallecidas y heridas, lo determinante en el restablecimiento del hilo constitucional, fue la movilización, la denuncia y la firme disposición de quienes exigían el retorno de su presidente y las autoridades legítimas.

Destacaremos algunos elementos utilizados por el imperialismo en sus ataques permanentes a los países objetivos., los cuales deben ser tomados en cuenta ante eventuales ofensivas

  1. El uso de la globalización-localización como instrumento de sometimiento a nivel mundial, expresado a través de la imposición de criterios, lineamientos y modelos culturales universales, al resto de naciones  del mundo;

    La existencia de un mismo código de acción, de información y comunicación que se transmite y se acata vertiginosamente de una nación a otra, haciendo uso de tecnología de punta y la manipulación mediática.

  1. La presencia de los ejércitos de casi todas las naciones, que actúan como fuerza de ocupación, los cuales responden a la ejecución diseñada y ordenada por un mando único, localizado en el Pentágono, la Casa Blanca, el Departamento de Estado Norteamericano o en las empresas transnacionales.
  2. Aún cuando los países imperialistas disponen  de suficientes pertrechos y recursos militares convencionales y armas nucleares, sus planes se fundamentan en  estrategias de guerras no convencionales o guerra de cuarta generación, pero cualquier motivación, puede llevarlo al uso de armas de destrucción masiva, para logar sus propósitos imperiales.

Es necesario destacar la existencia de los postulados de la guerra de cuarta generación, como un instrumento para contrarrestar los efectos de las ofensivas implementadas por el imperialismo, pero sin duda alguna, si tratáramos de considerar algún elemento de relevancia en las contiendas antes mencionadas, destacaríamos la participación de los pueblos con la agitación y las movilizaciones emprendidas para derrotar las intensiones imperiales, especialmente la excelente conducción del conflicto, llevada a cabo por el comandante Fidel Castro, en la recuperación del Niño Elián y por los consejos y el apoyo dados a la familia del presidente Chávez, cuando su hija le llamó en solicitud de auxilio. Sin duda alguna que  la experiencia del comandante Fidel Castro, en el manejo de este tipo de conflictos, fue determinante.

Adicionalmente, una eventual ofensiva imperialista contra alguna nación soberana, requiere que el nivel de defensa, bajo el enfoque antes mencionado, considere el estudio y la revisión minuciosa de la noción del poder, particularmente la noción integral del poder, como expresión de la teoría constructivista bajo los enfoques de autores como Piaget, Ausbel, Bruner, Gagné; la teoría de la Micro-física del Poder de Michaell Faucoult; Habermas con la visión cognoscitivista, Gramsci con el concepto de hegemonía y los postulados de la teoría crítica, bajo la visión teórica-metodológica expresada por Carlos Lanz en el Libro “El Poder en la Escuela”, quién considera este concepto como parte de una “estrategia integral”, que permite darle respuestas adecuadas, a los actuales postulados teóricos y a las estrategias implementadas por el imperialismo, en relación al concepto del poder, aspecto al que nos referiremos en próximas entregas.

_____________________________________________________________________________

Referencias Bibliográficas:

Álvarez, José Ramón: Didáctica Constructiva: Plataforma Para La Construcción Colectiva de Saberes. INCES-MINEC. Caracas, 2007

Finol Ocando, Yldefonso: Socialismo Siglo XXI. Apuntes de Formación Revolucionaria. Ediciones del Centro Nacional de Investigación-Acción Anti-Imperialista “Simón Bolívar, s/f. Coro, estado Falcón.

Verstrynge, Jorge: La Guerra Revolucionaria y el Islam Revolucionario. El Viejo Topo. 2004. Paris.

Lanz, Carlos. El Poder en La Escuela. El Método INVEDECOR como Fundamento del Currículum Alternativo. Ince La Morita. Asociación  de Educadores  de Latinoamérica y el Caribe (AELAC). Maracay. 2004

Lenin, Vladimir: El Imperialismo, Fase Superior del Capitalismo. Obras Escogidas. Editorial Progreso,  s/f. Moscú.


vielmajota4@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4530 veces.



José Miguel Vielma López


Visite el perfil de José Miguel Vielma López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad