Matria tovareña (9)

Carmen Delia Bencomo vista por ella

Y en la mirada de otros con motivo de sus 99 años.

"Les digo no estoy sola voy con mi camino"

Carmen Delia Bencomo.

Con el camino(1)

"Serio compromiso. Difícil tarea escribir sobre una misma y su poesía, pero me despojaré de temores, adjetivos y comentarios superfluos para desnudar las palabras y decirlas con claridad, verdad y sentimiento de quien trabaja con ellas, más comencemos desde el principio: soy la hija mayor de un matrimonio andino, de recias costumbres y buenos principios, amantes de la lectura, artes e historia. Después vinieron cinco hijos más.

"Nací en Tovar, pueblo de los andes recostado a la montaña, llamado entonces Ateneo de Mérida, por su cultura y ser cuna de escritores, pintores e ilustres personalidades entre los cuales podemos citar a Don Claudio Vivas, Elbano Méndez Osuna, Rafael Gallegos Ortiz, Rigoberto Henríquez Vera, Simón Alberto Consalvi, Domingo Alberto Rangel y muchos que se me escapan. Escenario propicio para el inicio espiritual de una niña nacida con un destino al cual se debería.

"Crecí escuchando el rumor del agua del río Mocotíes y las canciones, cuentos y poemas infantiles que nos decía nuestra madre y despertaba mi tierna imaginación hasta hacerme sentir la Caperurita Roja a quien el lobo temía; o Rizos de Oro, aunque mis cabellos eran negros, del cuento de los tres osos; Blancanieves, La Cenicienta o la princesa Margarita de Rubén Darío que fue a "Cortar su estrella a la azul inmensidad"; o la Pilar de Martí que un día de sol bueno y mar de espumas salió a estrenar su sombrerito de plumas. Y a medida que crecía también lo hacían sus lecturas y de pronto era María, de Jorge Isaac, Julieta, Ofelia, la Pastora del Guadiela y hasta algunas voces la Dulcinea del Quijote.

"Me casé. Vinieron los hijos y como me resultaban pocos lo que escuché en la infancia para repetirlos a ellos, les creaba mis propios poemas y cuentos que recogí en el primer libro: Muñequitos de Aserrín bellamente ilustrado con los dibujos ingenuos de mis pequeños. La crítica y la buena acogida abonaron en mi vocación y vinieron otros libros: Cocuyos de Cristal; Los luceros cuentan niños; Diario de una muñeca; Papagayos; Cuentos del Colibrí; Cantaclaro, el hijo del viento; Teatro para niños.

"Los premios y reconocimientos me animaron y apasionaron más en mi oficio y como sí debía expresar mi admiración por el genio de nuestra libertad escribo un libro, sin publicar todavía: Simón Bolívar visto por una mujer, Influencia de la mujer en la vida y obra de El Libertador y entre uno y otro poema para niños los que llamo para mayores: de los primeros tengo inéditos: Canciones del alba; Juegos del rocío, A B C del agua, Cantares del cántaro, Minicuentos para dormir ratones, Cuentos para hacer reír las mariposas y los cuentos de las taparitas. De los segundos: Más allá del silencio, Sortilegios, Poemas de entrecasa, Ecos de mi sangre, Mi bosque sorprendido, Soliloquios y otros poemas. He hecho una selección para el libro que editará el Colegio de Médicos, del Estado Miranda, con los trabajos de los asiduos participantes a los lunes literarios, de gran estímulo en la labor creadora y contribución a los programas de la Coordinación de Cultura a quienes felicitamos y agradecemos"(2)

Carmen Delia Bencomo en la mirada de los amigos y críticos literarios.

Son innumerables los juicios expresados sobre Carmen Delia Bencomo (n. Tovar 5/7/1923 - m. Caraballeda Edo. Vargas 12/10/2002) referentes a su vida, legado y testimonio de la especial dedicación a los niños, la política y la cultura.

Para Carlos Augusto León, muy cercano a su familia, casado con su prima Guadalupe "Lupe": "Es asombroso el dominio que Carmen Delia alcanza en el desarrollo del verso y el poema breve, lo cual no puede lograrse plenamente, sino a través de muchos años como fruto de plenitud"

El poeta Víctor Salazar, consecuente amigo, considera que: "La poeta se acerca cada vez más al mundo luminoso de la infancia"

Señala José Ramón Medina, en el prólogo de "Muñequitos de aserrín", que: "Carmen Delia Bencomo es poeta de tierna palabra infantil, de espontánea y leve luz maternal que le crece la voz con amorosa y digna claridad…"

En 1992, El Diario "Correo de Los Andes" le dedicó su "Suplemento Dominical"(3), con los siguientes artículos y opiniones:

Escribe Ramón Rivas, quien fue su compañero de lucha en la Universidad Popular Alberto Carnevali (UPAC), en "Carmen Delia Bencomo a través de sus palabras" que: "Para un hombre dedicado a los caminos ásperos, a veces, de la historia y la política resulta un verdadero descanso leer a Carmen Delia. Ella viene de una país donde había un duende acariciando hierbas para hacer relicarios de espumas a sus cantaros de leyendas"

Helena Sassone, centra su crítica literaria en "El diario de una muñeca", señalando que: "…la autora del diario es como si fuera la propia niña y no la muñeca, compañera de soledad a la que dirige un monólogo, en su necesidad de comunicación"(4)

Para Nancy Y. Monsalve S. en "Los cuentos del colibrí" la autora: "…resalta su gran labor de cuentista, demostrando su capacidad de fantasear, de curiosidad, de indagación, y sobre todo su gran imaginación y creatividad"

Eddy Rafael Pérez en entrevista intitulada: "Carmen Delia Bencomo: Escribir para niños es como sentarse a la orilla de una fuente y cantar con el agua", la presenta como: "Maestra, Bibliotecaria, Secretaria, Directora de Suplementos Infantiles, Redactora de programas radiales, Directora de Revistas, columnista de periódicos y –sobre todo- Poeta integra"

Al revelar su faceta quizás más desconocida de "…reproducir el paisaje uniendo pedacitos de tela, retazos de uno y otro color, a manera de vitral…". Carlos Augusto León puntualiza que: "Poesía y plástica son estos RETAZOS DE COLOR"

Lubio Cardozo al referirse en "Con el camino, metáfora del Hado" razona que: "En su madurez -valga decir plenitud, remanso de experiencias, recuerdos y confluencia de sabores vitales- Carmen Delia Bencomo publica uno de los libros más hermosos de su vida, reflejo fiel de esa estación donde las flores existenciales del espíritu abren la totalidad de sus cálices"

El 11 y 12 de noviembre de 1999, por iniciativa le tributamos en Tovar un sentido homenaje a la poetisa Carmen Delia Bencomo, las ponencias presentadas fueron publicadas en la revista Casa de la Fragua Nº 7 de septiembre - diciembre de 1999, cuya edición tuve el honor de coordinar, ilustrar y complementar con la primera y única exposición bibliohemerográfica de su obra que se ha realizado.

En la revista, la editora María Luisa Lázzaro al hacer un recuento "De escritoras, investigadoras y escritura para niños. Aportes de Carmen Delia Bencomo", va un poco más allá al afirmar, que: "Carmen Delia Bencomo, autora de una obra respetable: poesía, cuentos, novela, obras de teatro, ensayos; tanto para adultos y para niños, además de su labor divulgadora del trabajo de sus compañeros creadores a través de las publicaciones periódicas, revistas y páginas literarias en distintos diarios en Mérida y fuera de Mérida"

Maén Puerta de Pérez, quien formó parte del Instituto de Investigaciones Literarias Gonzalo Picón Febres de la ULA, en "Carmen Delia Bencomo: una artesana de la palabra" destaca su labor de docente por excelencia: "Ella pasa en la vida de las personas adultas y niños dejando una huella que fortalece la relación con el texto literario, abriendo un espacio de acercamiento y de disfrute con la palabra oral y escrita"

Por su parte, Juan Ramón Suárez Zambrano, crítico de su obra literaria de manera integral en un extraordinario ensayo biográfico y de su obra "Carmen Delia Bencomo: poética y prosa de la perennidad lúdica, onírica y del despertar" considera que la autora tovareña: "Es una escritora contraposmilémica, prismaconcrética o finisecular. Su obra infantil o infanto - juvenil, perdurará durante el tercer milenio y los que sobrevivan el universo"

Y para quien esto escribe, Carmen Delia Bencomo fue una mujer excepcional, una guerrera de la vida que cumplió sin amilanarse riesgosas tareas como correo durante la dictadura perejimenista, que supo labrarse un nombre como demócrata cabal en el campo de la literatura infantil y como constructora de ciudadanía. Su obra es transcendente, su ejemplo digno de imitar y su vida de emular. Seguimos en deuda con su legado, su obra debe ser reeditada en la Venezuela por venir, para que de mano en mano y de boca en boca de nuestros niños la multipliquen sus cantos a la vida, sus añoranzas de la Matria y sus moralejas didáctico moralizantes.

Honra y prez a Carmen Delia, cuyo Diario no tuvo fechas, una muñeca fue la fiel compañera de sus angustias y desvelos en días de sol o noches de luna llena. Su sueño fue "Hacer felices a los niños" y a los adultos también.

 

Notas:

  1. Carmen D., Bencomo: Con el camino. Ateneo ediciones, Caracas, 1986. p. 49.

  2. Copia al carbón de una hoja mecanografiada intitulada "Carmen Delia Bencomo vista por ella", que de acuerdo a su lectura deben ser algunas palabras con motivo de un acto relacionado con los "lunes culturales" que la autora facilitaba en el Colegio de Médicos del Estado Miranda.

  3. Diario Los Andes (1992), Correo Cultural. Suplemento Dominical. Año 1, Nº 49, Domingo 6 de Diciembre de 1992.

  4. A pesar que los editores del Suplemento advierten que: "Todos los artículos publicados en esta edición, son rigurosamente inéditos…", el trabajo de Helena Sassone fue publicado con anterioridad en la página 4 del Diario El Nacional del 27 de enero de 1973.

  5. FUDECUT (1999), Revista Casa de la Fragua. Nº 7, septiembre - diciembre 1999.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 650 veces.



Néstor Abad Sanchez


Visite el perfil de Néstor Abad Sanchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: