A lo Rafael Caldera Rodríguez

Como resolver una crisis bancaria

Prometí la semana pasada en nuestro programa “De dos en dos” que transmito diariamente de lunes a viernes junto a Pedro Galindo en la emisora Tecnológica 93,7 FM de la ciudad de Valencia, de 5:00p.m y 6:30p.m. que en mi programa “Navegando en el Tiempo” del domingo 06 de diciembre que iba a hablar de un tema de candente actualidad cual es el Sistema Bancario Nacional, tema que engloba muchos tópicos, entre ellos el importantísimo de las divisas que como todos sabemos tiene una influencia prioritaria sobre el bienestar económico de la nación. La semana pasada el gobierno nacional a través de CADIVI tomó la decisión de una nueva providencia para la adquisición de divisas para viajeros que entrará en vigencia el 01 de enero de 2010, y por otra parte comenzó una investigación a puertas abiertas sobre los bancos: Canarias, Banpro, Confederado y Bolívar, que luego dada la delicada situación de los bancos según palabras del Ministro de Finanzas Alí Rodríguez Araque pasaría a ser a puertas cerradas, con el resultado posterior de que el Banco Canarias y Banpro fueron liquidados por comprometer su solvencia y Fogade dictó las normas para proteger a los ahorristas y acreedores declarando que el 97% de los fondos de Banpro y el 92% de los del banco Canarias estaban cubiertos. Por otra parte los Bancos confederados y Bolívar fueron absorbidos por la Banca pública.

Estas noticias han tratado de ser aprovechadas por la oposición para atacar al gobierno y culparlo de la debacle de los 4 bancos sin recordar que una situación mucho más grave se presentó en el gobierno del Dr. Caldera , que llevara incluso al suicidio y a algunos infartos de los cuentahabientes de muchos bancos venezolanos encabezados por el Banco Latino, y que el gobierno irresponsable de Caldera no dio respuesta alguna a los afectados sino que reinyectó más fondos a los banqueros, quienes huyeron del país. ¿Recuerdan a Pedro Tinoco hijo, José Bouza Izquierdo, Reinaldo Figueredo, y Thor Halvorssen? También fue noticia la semana pasada en los medios de oposición que el control de divisas para los viajeros , era una violación a no sé qué derechos humanos para impedir viajar a los venezolanos.

Lo planteado en el citado programa “Navegando en el Tiempo” lo referimos como una reflexión que nos permitiera recordar algunos aspectos de la crisis bancaria del año 1994 en Venezuela durante el segundo gobierno de Rafael Caldera y se fijaron algunos conceptos económicos como el mercado de divisas, el control de cambios y otros temas intrínsecamente relacionados con estos, en un lenguaje sencillo que pudiera ser comprendido por cualquier persona sin necesidad de tener grandes conocimientos bancarios, con la finalidad de aclarar por qué hay que tomar ciertas medidas en determinados momentos y por qué se hace tan difícil la conducción de un cambio del capitalismo hacia el socialismo cuando actúa en su contra una oposición variopinta como la nuestra, conformada por la oligarquía y una serie de personas de la clase media y de pueblo, donde estos últimos a diferencia de la primera que lucha por mantener sus perversos intereses, lo hacen sin tener claridad de que están ayudando en sus propósitos a quienes le desprecian y les apartarían de lograr sus intereses oligárquicos.

Será necesario que hagamos una serie de razonamientos, meditaciones y definiciones, necesarias para el cabal entendimiento de las situaciones planteadas por los voceros de la oligarquía, de los hechos y delitos fiscales cometidos por sectores de la banca privada y de las prontas repuestas del gobierno nacional bajo la dirección de nuestro presidente-comandante.

En las relaciones económicas internacionales de un país hay que considerar las importaciones y las exportaciones que este efectúa con los otros países, entendiéndose por exportación toda producción de bienes y servicios y otras variables económicas que salen del país y por la que recibe moneda extranjera que es lo que llamamos divisa y por importación todos los bienes y servicios y otras variables económicas que entran al país y que generan salida de divisas. El nivel de interdependencia entre los países es posible por la eficacia que se logre entre el intercambio de monedas que es lo que llamamos tipo de cambio. Eficacia que se logra cuando los países cumplen el compromiso de que su moneda pueda medir el valor de los bienes y servicios que van a ser intercambiados, cuando se haga fácil la compra-venta de los bienes y servicios y cuando el dinero represente un valor en reserva que garantice su uso en el tiempo. Normalmente las monedas y los billetes emitidos por los Bancos Centrales de los países cumplen con estas condiciones. Ahora bien cuando se hace un depósito bancario, la entidad bancaria asume una deuda con el depositante, por lo que automáticamente no podría hacer uso de él para cancelar deudas, sin embargo se convierten en sustitutos del dinero siempre y cuando los depositantes confíen plenamente en que la entidad bancaria convertirá sus depósitos en liquidez cuando lo requieran. Por ello para que el sistema bancario de un país funcione correctamente es determinante el buen funcionamiento del sistema de pagos que es responsabilidad del banco central y del sistema de las instituciones bancarias. En el ámbito internacional no existe una moneda (dinero) que sea de la aceptación general de todos los países ni una autoridad única mundial que la emita, en consecuencia para facilitar la interrelación económica y financiera mundial entre países hay que crear mecanismos que faciliten las relaciones monetarias para poder efectuar los intercambios de monedas. Los tipos de cambio no son otra cosa que la relación en valor entre las monedas o sea la forma en que se intercambian y entre ellas hay algunas que se destacan como patrones para el cambio, entre las que se encuentran el dólar, el euro, el yen, la libra esterlina, predominando alguna sobre ciertos sectores geo-económicos siendo una de las más extendida el dólar estadounidense.

Siendo el tema económico tan complejo, bueno sería ahora definir lo que se denomina balanza de pagos que no es otra cosa que la relación entre las cantidades de dinero que un país gasta en el extranjero y la que recibe o sea entre la sumatoria de las compras y la sumatoria de las ventas con otras naciones. Aquí se incluyen bienes, servicios, movimientos de otros capitales, ayudas, inversiones extranjeras, gastos militares y amortización de deuda pública. Cada país busca equilibrar sus ingresos y egresos para tener una economía estable y si tiene ingresos superiores a los egresos, las divisas superarán al dinero nacional y estaremos ante un superávit en el caso contrario cuando los egresos son superiores a los ingresos estaremos hablando de que hay un déficit en la balanza de pagos y habrá más moneda nacional que divisas. Ilustremos con un ejemplo: si tenemos un déficit en la balanza de pagos se podrían aumentar las exportaciones y disminuir las importaciones, mediante una serie de medidas administrativas, productivas y de otra índole, generando de esta forma mayor entrada de divisas pero para lograr este objetivo es necesario un control por parte del gobierno; para lograr el mismo efecto, también un gobierno puede devaluar su moneda y así los bienes nacionales serían más baratos afuera estimulando las exportaciones y en consecuencia para los nacionales se encarecerían las importaciones, siendo para ellos más ventajoso comprar en el país. Así tendríamos igual resultado en cuanto a la tendencia de la balanza de pagos, pero en el segundo caso la devaluación de la moneda traería otras consecuencias para el país.

Como habíamos dicho el mercado de divisas es aquel que regula la compra y venta de estas de acuerdo al tipo de cambio que exista entre las monedas en transacción y a su vez permite que exista un normal flujo de la divisa o moneda extranjera en un determinado país, pero para que todo esto se dé tiene que existir una autoridad monetaria nacional que la ejerza: el Banco Central en correspondencia con el Ejecutivo Nacional. Entre los muchos mecanismos de control que existen por parte del Banco Central está el control de cambios que consiste en la intervención por parte del Estado en el mercado de divisas. Restringiendo de esta manera la venta y compra de divisas a una serie de reglamentaciones administrativas de acuerdo a lo que más convenga al país en cuanto a finanzas y comercio se refiere.

Lo que hemos expuesto no son más que unos rudimentos de economía con la intención de que podamos apreciar algunos aspectos de lo complicado que es la política cambiaria y las relaciones económicas internacionales.

Existen otros parámetros económicos que influyen en todo lo expuesto hasta este momento y que no definiremos en este artículo. Pero en economía por sobre todos estos conceptos está la confianza que generen los actores protagónicos nacionales e internacionales del mundo económico.

Si hacemos memoria histórica, el régimen de cambio diferencial mejor conocido como RECADI se instauró en Venezuela en 1983 en la presidencia del Dr. Luis Herrera Campíns, cuando el déficit en la balanza de pagos era insostenible siendo Ministro de Hacienda Arturo Sosa y presidente del Banco Central de Venezuela Leopoldo Díaz Bruzual ( alias El Búfalo). Con RECADI se instauró en Venezuela la corrupción económica más grande en la historia de nuestro país. Veinte años después en el 2003 se crea la Comisión de Administración de divisas CADIVI en medio de una crisis originada por la oposición ante el cambio de sistema pretendido por nuestro actual gobierno, atentando aquella contra la estabilidad política, social y económica del país, sembrando desconfianza entre la ciudadanía y haciendo más efectiva la conspiración dentro del sector económico debido a que una minoría de esta oposición es propietaria de los mecanismos financieros y bancarios de la nación a los que venía manejando a su antojo.

La prueba más contundente de cómo se venía manejando la política bancaria por este sector de la oligarquía en complicidad con los gobernantes del momento no las da la increíble emisión de unos billetes que circularon bajo la denominación popular de “tinoquitos” porque salieron bajo la gestión del eminentísimo Pedro Tinoco hijo cuando era presidente del Banco Central en el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez y que fueron consecuencia de que el níquel que contenían las monedas venezolanas valía más que su valor nominal por lo que las sacaron de circulación y vendieron sustituyéndolas por unos billetes del tamaño de los usados en el juego de monopolio con valores nominales de 1 y 2 bolívares impresos en un papel sin ninguna protección de seguridad. Pero pongámosle la lupa a la trayectoria bancaria del Dr. Pedro Tinoco hijo quizás el más representativo ejemplar de nuestros banqueros nacionales.

Recordemos que en el año 1950 fue fundado en Venezuela el Banco francés italiano para América del sur. Por una de estas leyes gatopardianas de la cuarta república que propiciaban que todo cambie para que todo quede igual, en 1967 inventaron lo de la venezolanización de la banca y le cambiaron el nombre al banco por el de banco latinoamericano de Venezuela. Siete años después en 1974 el Banco latinoamericano de Venezuela recibe como presidente al Dr. Tinoco, quien venía de ser Ministro de Hacienda del primer gobierno del D. Rafael Caldera y quien terminará cambiando el nombre del banco por el de Banco Latino; ¿lo recuerdan?... aquel cuyo slogan era: “El banco latino lo tiene todo” y que llegó a inventar las chequeras para zurdos. Con la llegada de Tinoco comienza la relación directa del Banco Latino con el gobierno de Carlos Andrés Pérez, los negocios y la corrupción, con la oposición de los accionistas originales que conservaban el 20% de las acciones, quienes saldrían de ellas en el año 1990. Desde los años finales del primer gobierno de CAP ya la gente comenzaba a rumorear lo que estaba pasando en el banco y lo apodaron el banco de los doce apóstoles , designando de esta manera a un selecto grupo de la oligarquía criolla conectados directamente con el gobierno de turno y conformado por empresarios, entre los que se encontraban, entre otros, Gustavo Cisneros y el propio Pedro Tinoco y cuyas fortunas estaban asociadas con obras públicas, comercio, industrias, banca y medios de comunicación o lo que es lo mismo la síntesis del poder que todavía casi 30 años después siguen ostentando. El Sr. Tinoco después de dirigir el Banco Latino por más de 15 años lo abandona para ir a ocupar en 1989, año de los famosos tinoquitos, e inicio del segundo gobierno de CAP el cargo de presidente del Banco Central de Venezuela. Durante los casi cuatro años que estuvo al frente de la presidencia del Banco Central de Venezuela, el Banco Latino pasó de ser el quinto banco comercial en importancia al segundo lugar y a ocupar el primer lugar en depósitos de ahorros. En el año 1992 Tinoco se retira de la actividad pública dejando en la directiva del Banco Latino a su grupo, distinguiéndose entre ellos: Ricardo Cisneros hermano de Gustavo uno de los doce apóstoles, Siro Febres Cordero y Gustavo Gómez López uno de sus discípulos más destacados, quienes controlaban la directiva a la que también pertenecía Francisco Pérez Rodríguez, hermano del entonces presidente Carlos Andrés Pérez. Tinoco muere en el año 1993. Pero mientras Tinoco llegaba a la presidencia del Banco Latino en 1974, paralelamente dos años después, llegaba a la presidencia del Banco de Venezuela en 1976 José Bouza Izquierdo ciudadano nacido en España con 29 años de edad, con tan corta edad que desdice de su experiencia financiera para el cargo desempeñado, uno podría preguntarse ¿qué resortes le moverían hasta allí?

Bouza Izquierdo ejerció el cargo durante 17 años hasta el año 1993 y fue nombrado Presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela. El año 1994 afloró la crisis financiera del segundo gobierno de Caldera y con ella José Bouza Izquierdo fue acusado de agavillamiento, incumplimiento de obligaciones derivadas del fideicomiso, aprovechamiento de recursos del banco en provecho de terceros, presentación de balances financieros falsos e intermediación financiera. Ante la solicitud de extradición por parte de Venezuela contra Bouza quien se encontraba en España, por los cargos antes mencionados, Las Cortes de España fallaron a favor de que se extraditara a Venezuela considerando que la intermediación financiera no era en España un delito penal y que por ello se generaban sanciones disciplinarias. De alguna manera la extinta Corte Suprema de Justicia revocó todos los otros cargos y dejó con efecto sólo el de la intermediación financiera, gracias a lo cual el Sr. Bouza no fue extraditado a Venezuela y actualmente funge de asesor económico en España. Vale resaltar que los cargos ocupados por él en el mundo bancario, trascendieron los dos gobiernos de Carlos Andrés Pérez, los dos de Caldera, el de Luis Herrera Campins y el de Jaime Lusinchi, Tenemos así otro digno representante en paralelo con Tinoco, de los grandes hombres de la banca nacional venezolana. Para cerrar esta época de nuestra historia de la IV República, recordemos lo que se llamó en Venezuela “el Caso de los Carros y Sobres Bombas” o “Terrorismo Financiero” que comenzó en el año 1993 con la voladura de un vehículo en el estacionamiento del CCCT (Centro comercial Ciudad Tamanaco), vulgarmente llamado Cubo Negro. En este episodio se vieron involucrados Ramiro Helmeyer, Walter Alexander Del Nogal y Thor Halvorssen, los dos primeros fueron apresados y condenados y se les imputó la muerte de Mario Patty a quien según versiones lo asesinaron en una avioneta y luego arrojaron su cadáver al mar o algo así, y Thor Alvorssen quien era funcionario del 2º gobierno de CAP como comisionado de la presidencia de CAP para asuntos antinarcóticos con rango de Embajador, fue absuelto después de cierto tiempo. Hay un artículo que apareció en Tal Cual con fecha 31 de mayo de 2007 escrito por Halvorssen donde acusa a todo el mundo. Lo expuesto por Halvorssen es indudablemente su defensa interesada a la que no podemos avalar pero que no dejan de ser interesantes y reveladoras del grado de corrupción existente en estos períodos presidenciales característicos de la IV República.

Leamos pues algunos de los párrafos de la citada defensa:

“Pocas semanas después de asumir la presidencia en 1989, Carlos Andrés Pérez me nombró comisionado anti-drogas, dándome rango de embajador y una comisión secreta, las credenciales fueron firmadas por Enrique Tejera Paris (Canciller), Reinaldo Figueredo (Ministro de Secretaria), y el Embajador en Washington, Simón Alberto Consalvi. Las palabras de Perez fueron: "Dígale a los americanos que mi gobierno será conocido por su compromiso en la guerra contra el narcotráfico". Informaba de mis averiguaciones al ministro de Relaciones Interiores, Alejandro Izaguirre. Como Embajador para cuestiones anti-drogas tuve estrechos vinculos con diversas agencias de inteligencia a nivel mundial. Conversaba y me reunia con funcionarios del F.B.I. estadounidense, de Scotland Yard en Londres, de la policia Japonesa, de la Agencia Central de Inteligencia (C.I.A.), y con el Consejo de Seguridad”…………….

……………. “En Venezuela, los entes encargados de supervisar las transacciones bancarias, la Superintendencia de Bancos y el Banco Central, tienen la responsabilidad de detectar operaciones de lavado y de procesar las denuncias recibidas de los bancos y demás instituciones financieras. Fue justamente allí donde detecté el talón de Aquiles de la lucha contra el narcotráfico, debido a la corrupción de funcionarios públicos. Para blanquear el dinero de la droga se necesita la complicidad de ejecutivos bancarios y de burócratas en cargos claves. A partir de 1991 denuncié a autoridades de Venezuela y de Estados Unidos sobre el fraude financiero descomunal y las grandes operaciones de lavado de dinero que se llevaban a cabo en el Grupo Banco Latino. Era inconcebible que ese banco pudiese manejar tan cuantiosas sumas sin estar involucrado en lavado de dinero. Alerté a los funcionarios de la Reserva Federal (banco central norteamericano) sobre estos manejos. En esa época la Superintendencia de Bancos era dirigida por un funcionario sobornado por el Latino. Mientras era presidente del Banco Central, Pedro Tinoco me amenazó de muerte en el aeropuerto de Miami —en presencia de su esposa y del conocido publicista Jimmy Teale— por la investigación que yo adelantaba y que a la vez involucraba a varios de sus cómplices en el Banco Latino. Tinoco, ex presidente y accionista del Banco Latino, se aseguraba que las investigaciones de narcolavado contra su banco no progresaran ni prosperaran. Todo se tapaba y a mi me tenían que eliminar. Al mismo tiempo se adelantaba un intento de adquirir al Banco de Venezuela, uno de los bancos más serios y grandes del país. Su presidente me llamó para pedirme que investigara el origen de los fondos que se estaban utilizando en el hostil intento de apoderarse del banco. Consulté con Izaguirre, quien opinó que sería una estupenda oportunidad de conocer el funcionamiento interno del banco. Al enterarme de las inmensas fortunas que lanzaban Orlando Castro Llanes y el grupo Latinoamericana-Progreso en esta guerra bancaria no me quedó ninguna duda que en Venezuela había una lucha para ponerle la mano al control de las instituciones financieras. Meses mas tarde, el Senado venezolano creó la Comisión Contra el Lavado de Dinero y fui nombrado Investigador Internacional Especial de esa comisión. En septiembre de 1993, un informante me presentó evidencia incontrovertible de lavado de dinero en varias instituciones Venezolanas. La mayor evidencia señalaba directamente al Banco Latino y al Banco Progreso, este ultimo propiedad de Orlando Castro. Esa misma tarde fui víctima de un intento de asesinato que fracasó porque yo no estaba en el automóvil que generalmente utilizaba. La evidencia fue robada de ese auto por un equipo de motorizados. Al día siguiente, y dos veces posteriores, informé al ministro encargado del Interior, Carlos Delgado Chapellín, que me estaban siguiendo y que pensaba que tenía que ver con la investigación del Latino. Le pedí su apoyo, para lo que Chapellín me contestó: "Thor, las puertas del ministerio siempre estarán abiertas para ti, cuando lo necesites". Debido a que más del 90% de las transferencias bancarias internacionales de Venezuela pasan por la jurisdicción de Manhattan, inmediatamente viajé a Nueva York para reunirme con el Fiscal Distrital Robert Morgenthau. En vista de que en Venezuela no habia voluntad políica para combatir el narcolavado quise explorar la posibilidad de ajusticiar a los narcolavadores a través del sistema judicial de Nueva York. Las investigaciones se ampliaron y preocupaban de sobremanera a un poderoso grupo de compañias venezolanas con extensos vínculos al Banco Latino. Este grupo compraba bonos de la deuda externa venezolana al Banco Central a precios de gallina flaca y se los revendía a la nación al doble. Este fraude monumental amenazaba la situación legal de dicho grupo en los EE.UU. Por esta razón, desacreditar a Thor Halvorssen era el sine qua non de este importante grupo de empresas, para asi asegurarse que el Fiscal Morgenthau perdiese a su más valorado aliado. Estando en Nueva York recibí una llamada de Jesús Abreu, la mano derecha del presidente del Banco Latino, Gustavo Gómez López. Abreu me solicitó que regresara urgentemente para tener una reunión con Gómez López. Pensé que quería hacer algún arreglo. La cita fue fijada para el viernes 8 de octubre de 1993, a las 11 a.m. Un agente federal en Nueva York me dijo que parecía una trampa, pero no le hice caso y regrese a Caracas. El Jueves 7 de octubre, la secretaria de Gómez López me llamó para cancelar la cita. Al día siguiente fui detenido por la Policía Técnica Judicial (PTJ), acusado de ser el cerebro tras las bombas terroristas que azotaron a Caracas durante el verano de 1993”………………..

………..“Está claro ahora que nunca pensaron condenarme a prisión. Me iban a matar y se iba a tratar de un "suicidio". Mientras tanto, una excelente campaña de prensa era desarrollada por la misma gente que yo había estado investigando. Incluso, el maletín que robaron de mi auto los motorizados tenía copia de mi currículum vitae confidencial. El texto completo de dicho currículum apareció verbatím el día después de mi detención en el periódico El Nacional—otra prueba mas de la sofisticada confabulación en mi contra”………………


…………..“Tres semanas después que la corte me declaró inocente, empezó a caer el Banco Latino. Nadie lo creía posible. Retrospectivamente todos ya sabemos que la corrupción e intriga que rodeó al Grupo Latino puede llenar una enciclopedia. Igualmente, ya entiendo bien lo amenazados que se sentían algunos directivos del Latino (ojo, no todos estaban metidos en esta confabulación)”……………….

………………. “Cuando Castro se enteró, gracias a oficiales sobornados en Miami, que yo estaba husmeando en sus asuntos ilícitos, decidió que había que sacarme del medio. Sus patrones, en el Banco Latino, estaban igualmente desesperados. Me había percatado del negocio de la deuda externa e infinitas situaciones de amiguismo y lavado de dinero corrupto. Yo sabía que el sistema bancario estaba al borde de la quiebra y que el compadrazgo entre los banqueros iba a llevar al sector financiero al colapso. Fue entonces que me montaron la trampa. Castro falsificó un cheque de mi cuenta corriente. Un préstamo de $4.000 dólares que le hice a Henry López Sisco en 1991 fue crudamente alterado para leer $40.000 y este, el único vínculo con el asunto del terrorismo, sirvió como el elemento clave para crear un marco de opinión en mi contra. Henry era funcionario de la seguridad del Banco De Venezuela. No niego que lo conozco. Sin embargo, no fuimos ni socios ni compadres. Los $4.000 dólares que le presté (dos años antes de que explotara bomba alguna) lo hice porque tenía cuentas de hospital luego de un accidente de helicóptero. Y punto”……………

………………….”La descarada violación de los derechos humanos y civiles que se perpetró en mi contra, demuestra el funcionamiento de una poderosa alianza narco-política en Venezuela que infiltró tanto a la policía como al sistema bancario, mostrando lo que son capaces de hacer en contra de quienes se les oponen. El gobierno de Chávez es la continuación de dicha alianza maldita. Cuando Pedro Tinoco propuso la integración de las economías de Venezuela y Colombia pocos entendían la razón”………………………..

Para terminar, una última reflexión : El cuerpo directivo y gerencial de la banca está preñado de egresados del IESA En Diciembre de 1987 en el IESA ( Instituto de Estudios superiores de Administración ) se creó la Asociación de Egresados del Programa Avanzado de Gerencia con la finalidad de extender lazos entre ellos y fortalecerse en sus intereses gerenciales. De acuerdo a la trayectoria del IESA y recordando que cuando Felipe Pérez Martí fue Ministro de Planificación y Desarrollo del Gobierno de Chávez fue expulsado como profesor del IESA, podemos constatar que los intereses de la gerencia tradicional venezolana es contraria a los postulados de este gobierno y para muestra un botón. Veamos esta lista de personas invitadas a los frecuentes desayunos, almuerzos, cenas, conferencias mensuales en la trayectoria de la existencia de los egresados del IESA: Pedro Palma, Arnoldo José Gabaldón, Eduardo Fernández, Italo del Valle Alliegro, Eddo Polesel, José Bouza Izquierdo, Alberto Quiróz Corradi, Gerver Torres, Mercedes Pulido de Briceño, Moisés Naím, Alfredo Toro Hardy, Emeterio Gómez, Miguel Angel Burelli Rivas, Humberto Calderón Berti, Carlos Bernárdez, Orlando Castro, Ramón Escobar Salom, Marcel Granier, Gloria Cuenca, Fernando Martínez Mottola, Armando Guía. Les suena alguno de estos nombres. Este es sólo un ejemplo de lo complicado de la mecánica bancaria y un ejemplo de los procederes de la IV república en materia financiera. Habría que hacer un estudio analítico pormenorizado de una cantidad de hechos económicos que se han sucedido en Venezuela en la época contemporánea que han tenido como resultado el enriquecimiento de un minúsculo grupo de elementos de la oligarquía nacional que han sido dueños de las instituciones bancarias y que a través de nuestra historia se han beneficiado con el dinero del pueblo depositado en los bancos, que han gozado del reparto clientelar de los beneficios petroleros, atentando contra un bien nacional y que cuando han visto amenazados sus intereses, han generado un éxodo de sus capitales mal habidos hacia el exterior y continuamente han conspirado contra un nuevo sistema que ha pretendido hacer justicia en la sociedad venezolana”.

Creemos que es hora de que comencemos a investigar la historia reciente del país y así poder ver con más claridad las intenciones de los cambios que se están dando y/o están por darse, entender las causas de las reacciones de quienes se oponen al cambio en defensa de sus intereses, diferenciar claramente entre estos y los intereses del colectivo y sobre todo contribuir a que no se repitan los errores de otros tiempos al dar respuestas a los ataques del enemigo, saber identificar a los enemigos infiltrados del proceso que hacen más daño que los de afuera y poder convencer de las bondades del proceso revolucionario a muchos compatriotas confundidos por las campañas mediáticas nacionales e internacionales”.


mgosios@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3878 veces.



Miguel Gerónimo Osío Sandoval


Visite el perfil de Miguel Gerónimo Osío Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Gerónimo Osío Sandoval

Miguel Gerónimo Osío Sandoval

Más artículos de este autor



US N ab = '0' /contraloria/a91542.htmlCd0NV CAC = , co = US