El Mercado de las voluntades

Es muy probable que en la historia de la política, la mentira y la hipocresía hayan jugado un papel por demás preponderante

La política (sobre todo la tradicional) alberga en su seno diversos matices de oscuridad silenciosa. Y cuando hablo de tradicional, hago expresa referencia a la que practican los cicateros, los desalmados, a los que el infierno les resultaría un donativo.

La tendencia conservadora esa, que se aferra con singulares garras a sus prebendas sin importarle nada el destino de los marginados que genera, considera y vocifera, a través de su media utilitaria, que es muy fácil para un gobierno progresista mantenerse en el poder, a través de elecciones, porque compra la voluntad del pueblo al ejecutar políticas que lo favorecen dentro de una realidad bruta y desequilibrada. Por lo que, resulta innegable, que tal realización de un gobierno así, con esa tendencia, resulte ética, porque busca llenar, de apropiado contenido, su objetivo político y social predeterminado.

 

Pero ocurre que siempre, durante el gobierno de esa tendencia conservadora (que es conocida en el argot constitucional, como democracia representativa) sí resulta útil, ganancioso, y hasta cómodo, comprar voluntades políticas, porque sólo basta adquirir la de los parlamentarios y parlamentarias, mediante todo tipo de obsequios administrativos, y tal vez de algo más… Pero lo que en este proceder, resulta antiético, es que el propósito que anima ese cohecho no se le consulta al pueblo sino a esos sobornables mandatarios, para que, regocijados, voten a favor de…

 

Antes tierra y viceversa (Blog personal) 

 


canano141@yahoo.com.ar



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1270 veces.



Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Betancourt López

Raúl Betancourt López

Más artículos de este autor