El Cristóforo Colombo flameó en el rio Orinoco con un fuerte olor a corrupción

El Cristóforo Colombo fue un trasatlántico italiano, lanzado al mar en 1951, y su viaje inaugural en 1954. Fue para la época el buque de mayor tamaño de las líneas marítimas de ese país. En 1977 la CVG y con ella estaba en pleno apogeo el Plan IV de SIDOR, requería mano de obra calificada, pero necesitaba con urgencia donde albergar aquellos contingentes de técnicos: estaba en la presidencia el régimen saudita de Carlos Andrés Pérez; y no se les ocurrió para el momento lanzarse a construir las viviendas; sino que se fueron por el mas traumático, el de adquirir barcos pequeños para hospedar a los trabajadores, recorrieron varias bases marítimas de varios países finalmente alguien sugirió que Italia tenía un barco de grandes dimensiones y estos ni cortos ni perezosos le pusieron el ojo al barco en ciernes; así fue que enviaron una comisión a ver al barco y se toparon con un enorme mastodonte que venía ocasionando pérdidas, por lo oneroso de su mantenimiento y una tripulación de 570 trabajadores.

Para los italianos esta venta les vino como anillo al dedo, no sabían cómo quitarse de encima tamaña unidad de transporte.

Un gobierno botarata como el de CAP, atentos a cualquier negocio que pudiera dejar gananciosos beneficios, deciden comprar el barco. Hasta el momento era de uso exclusivo de celebridades, sultanes y estrellas de la música y el cine.

La adquisición del barco alcanzó el monto de 6.000.000,00 de $. En corrillos malsanos se supo que dejó para los comisionados una buena tajada. Lo cierto fue que en ese mismo año arribó al país, siendo anclado en la zona Industrial de Matanzas; y rebautizado como Residencias Cristóbal Colon.

Su llegada fue todo un acontecimiento; allí estaba a la espera de su arribo el ciudadano gobernador, el presidente de SIDOR, el cónsul de Italia en Ciudad Guayana; la iglesia en la persona de Monseñor Zabaleta. No solo fue albergue de 1200 trabajadores de SIDOR, sino también fue móvil del consumo y tráfico de drogas.

En sus instalaciones se dieron cita celebridades y la presentación de destacados cantantes. También fue móvil del crimen de uno de los custodios, que no fue debidamente esclarecido.

En fin un elefante blanco, por donde se escaparon recursos, que se fueron por los caminos de la corrupción y que no remontaron la opinión pública. En 1981 fue vendido por SIDOR y llevado a Hong Kong donde fue desguazado. Se oyó decir que la venta fue tranzada en un 83% por debajo del precio de adquisición.

Sacando cuentas de la utilidad que pudo prestar para el país fue todo un fiasco la inversión.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 738 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: