No estamos gobernando con eficiencia

"Debemos trabajar con eficiencia. Hacer más con menos. Y lo hemos hecho. Lo estamos logrando, en medio de la crisis" Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela.

NICOLÁS MADURO ES MÁS EFICIENTE QUE HUGO CHÁVEZ

Y creo que lo puedo demostrar, si fuera necesario. Es mi verdad. Ya lo sé. No es una verdad compartida por tod@s. Puedo estar equivocado. Si alguien me demostrara lo contrario, con cifras, estadísticas y argumentos sólidos, estaría dispuesto a reconocerlo. No me convencen las arengas, las palabras bien escritas, las proyecciones personales, ni las denuncias sin fundamentos. Con eso convencerán a los oscilantes, a los "salta talanqueras" de oficio, a las que nunca tomaron fitina o son traidores y desagradecidos.

Mientras tanto Maduro, como otr@s que andan prófugos, también es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Ahora bien: Si he tenido el valor, la valentía, el coraje o ¿quién sabe? si he cometido la tontería, la imprudencia o el equívoco, de decir mis verdades, públicamente, incluso en presencia del mismísimo Chávez, como lo hice aquel 26 de febrero de 2003, en el salón oval de Miraflores, y luego lo narré en dos de mis artículos. Uno de ellos titulado: "¡Ofensiva!", publicado en Aporrea, el 07/03/2003, (www.aporrea.org/actualidad/a2515.html) y en el otro titulado: "Angustia", del 16 /03/2003 (que no sé porque no aparece en aporrea) que fue publicado en el libro "Compromiso" (pág. 68-70) Entonces, me pregunto a mí mismo, hoy día, 05/01/2018:

¿POR QUÉ ME VOY A GUARDAR LO QUE PIENSO Y SIENTO?

En esos días, en los que visité Miraflores, yo ocupaba un importante cargo como asesor en PDVSA y me habían creado la expectativa que, tal vez el Presidente Hugo Chávez, me pudiera nombrar Ministro de Planificación y Desarrollo, en sustitución de Felipe Pérez Martí, quien no asistió a la reunión. Si hubiera sido otro, seguramente, debí haberme quedado calladito y hacer silencio y más bien, si intervenía, linsonjear a Chávez y decirle que iba viento en popa. Lo reconozco: sólo lo hice el primer día, porque lo vi, agotado y quise darle un "champú de cariño" a su ego golpeado, por los momentos difíciles que él estaba atravesando. Lo piropee y le gustó. Por eso la necesidad del entorno cálido y afectuoso que requiere todo líder y sobre todo, si es Presidente y es revolucionario.

El asunto es que ya llevábamos como tres o cuatro reuniones y yo estaba fastidiado y molesto de ver tanta ineficiencia y tantos errores palaciegos. Mi modesta formación en materia de Planificación y en Ciencias y Técnicas de Gobierno, así como mi humilde experticia directiva, me exigía alertar al Presidente de las graves falencias e insuficiencias que percibía: NO ESTÁBAMOS GOBERNANDO CON EFICIENCIA, me decía a mi mismo una y otra vez. Nadie me lo contó: yo lo viví. Y las pocas veces que estuve en el "Palacio", de Miraflores, fueron suficientes. Porque para buen entendedor, al menos de estos temas, pocos hechos bastan.

NO PUDE AGUANTARME Y SOLTÉ MIS VERDADES

En la última reunión estaban como testigos de excepción, entre otros: Rafael Ramírez, Diosdado Cabello, Alí Rodríguez, Félix Rodríguez,Yadira Córdova, Nelson Merentes - quienes pudieran desmentirme – . Disciplinadamente, pedí autorización a Félix Rodríguez, quien era mi "jefe", en ese momento, para dirigirme a Chávez y éste, a su vez, me autorizó a hablar cuando le pedí la palabra y, entonces, aprovechando esa gran oportunidad, me permití hacerle unas fuertes críticas –pienso yo constructivas– al Presidente Chávez, a quien dije delante de sus Ministros y asesores que ellos, muchas veces, le mentían y así lo ratifico.

No voy a compartir, en este momento, todas las observaciones críticas que hice al Presidente. Sólo me voy a permitir expresar que llamé la atención al Presidente Chávez, por la falta de Método de Gobierno y las insuficiencias que observaba, propias de la Baja Capacidad de Gobierno, no sólo del propio Chávez sino de la mayoría del equipo que le acompañaba. No me retracto ni me retractaré de esta afirmación. Por eso me permití escribir, en el artículo "Angustia", con la mayor prudencia y consideración que pude lo siguiente:

"En Miraflores, de nuevo, a altas horas de la madrugada, hemos trabajado con el Presidente Chávez y todos sus Ministros. Vi en él la angustia del estratega, la ansiedad del formador, la inquietud del instaurador, la preocupación del fraguador, el tormento del artista que crea, que intuye, que moldea (…)

Vi muy angustiado al Presidente (…) Tuvimos una pequeña diferencia, le hice algunas observaciones, me ví obligado a alertarlo y decirle mis verdades, el Presidente me escuchó con mucha atención y cuando al final, terminé mi exposición, el Presidente me preguntó: "¿Ya?" Y luego vino, de su parte, aunque un poco molesto al principio, el señalamiento adecuado, las correcciones debidas (…) Vi al Presidente sometido al padecimiento de una angustia, que es la angustia del creador. Del hombre que no se está quieto; el protagonista de la intranquilidad. Caballero de la inquietud.

Al final, al filo de la madrugada, sólo tuve tino Para manifestarle con respeto a Chávez: ¡Presidente, me encanta su angustia!"

¡AQUÍ EL PRESIDENTE SOY YO!

En realidad, el Presidente Chávez, pretendió que no continuara con mi cantaleta interrumpiéndome en medio de mi atrevida intervención: "¿Ya terminaste Hugo?" me inquirió y yo de irrespetuoso, irreverente, testarudo y sabiendo que, tal vez, sería la última oportunidad que tendría de estar, en los espacios donde mi querida Abuela paterna, Rita Elena Moller, sirviera como cocinera a Eustoquio Gómez, levantando mi voz, con fuerza, le respondí: "No he terminado, señor Presidente" y sacando fuerzas de donde no tenía, quién sabe si inspirado en nuestro sufrido pueblo y en el deseo de ayudarlo, continué con mis observaciones críticas, hasta que un fuerte golpe en la mesa y la advertencia de Chávez, diciéndonos: "Aquí el Presidente soy yo", me obligó a detener mis palabras.

No me quedó más que sonreir y escuchar las críticas del Presidente Chávez al plan que habíamos llevado para presentárselo y, molesto me decía: "esto no es un plan", le falta esto y esto otro "y te lo digo a tí que eres el planificador",me decía señalándome. Lo peor del caso era que tenía razón, como seguramente la tenía yo – y él me lo reconoció después – cuando le dije que no existía un adecuado método de gobierno y que existían y supongo que aún persisten, fallas tecno-políticas, que dificultan tener una mayor eficiencia gubernamental.

PARA CERRAR ESTA CONFESIÓN RATIFICO

A pesar de que estoy consciente que, muchas veces, es mejor hacer silencio, hacerse el loco y hacer como si no fuera con uno. Hoy, como ayer, no me voy a quedar callado. Es mi temperamento, mi carácter, mi personalidad...sencillamente mi manera de demostrarme a mí mismo que "soy el que soy". No soy parte de un rebaño. Tengo criterio propio y sé defender, hasta con mi vida, mis propias verdades. Por eso he sostenido, entre líneas, en privado y ahora en público, que el Presidente Nicolás Maduro, duélale a quien le duela, le incomode a quien le incomode: LO ESTÁ HACIENDO MUCHO MEJOR QUE EL PRESIDENTE CHÁVEZ, aunque los síntomas y signos que sintamos sean peores que los que sentíamos cuando Chávez nos gobernaba.

Y no tengo que demostrarle a nadie que no soy un jala mecates. Sólo me gusta criticar y me encanta reconocer los méritos de quien se los merece. Quien me conoce de cerca y de lejos, lo sabe. Es más: lo sé yo y con eso es suficiente. Con todo y la soberbia o la prepotencia que pareciese fluir de mi en este momento. Si no lo hice con Chávez que lo tuve cerquitica y que me pidió ayuda, incluso para hacer su tesis de grado en la Maestría en la USB. Y que además se lo merecía, porque era un ser de luz. Menos lo voy a hacer con Nicolás Maduro, a quien no conozco pero admiro sus esfuerzos. No hay dudas que ha sido un conductor de victorias y lo seguirá siendo.

FORMEMOS MÁS Y MEJORES GOBERNANTES

Por eso, releyendo un artículo que escribí hace cerca de 12 años, publicado el Miércoles, 21/06/2006, en aporrea, bajo el título: "Más y mejores gobernantes" (www.aporrea.org/ideologia/a22905.html) y al encontrar algunos de sus párrafos, que quiero compartir con ustedes, me impulso a escribir este artículo para hacer caer en cuenta que Chávez también cometió graves fallas y él mismo lo reconoció. Y estoy convencido y creo poder demostrarlo que Maduro ha logrado superar a su "padre" y maestro, Chávez, en muy corto tiempo y eso es un mérito que tenemos que reconocerle. Salvo que queramos tapar el sol con un dedo.

Veamos entonces lo que expresé en el 2006:

"Cuando nos preguntan: ¿Qué pretendemos con la Escuela Latinoamericana y del Caribe de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG)? Inmediatamente respondemos, sin dar muchos rodeos hermenéuticos, epistemológicos, prosopopéyicos o paradigmáticos, que el propósito fundamental es: "Contribuir a formar más y mejores gobernantes". Inmediatamente brotan en las mentes de nuestros interlocutores y también de nosotros mismos, numerosas interrogantes: ¿Qué significa gobernar?, ¿Qué caracteriza a un buen gobernante?, ¿Por qué y para qué necesitamos más y mejores gobernantes?, ¿Cuántos gobernantes tenemos y cuántos se necesitan?, ¿Puede el pueblo llegar a ser su propio gobernante o siempre necesitará que otros lo gobiernen?, ¿Cómo hacer para mejorar la capacidad de gobierno de los actuales gobernantes y para formar nuevos y mejores gobernantes?, ¿Es posible formarlos con ciencias, técnicas y tecnologías "hechas en Latinoamérica" o estamos obligados a importarlas del extranjero?, ¿Es posible gobernar mejor que como lo hacemos hoy?, ¿Qué criterios utilizar para seleccionar o elegir a los candidatos a ser buenos gobernantes?, ¿Qué caracteriza al buen gobierno?"

¿QUÉ SIGNIFICA GOBERNAR?

"Gobernar, según el Pequeño Larouse, es una palabra que proviene del latín, gubernare: gobernar una nave. Es decir, está asociada a la idea de dirigir, manejar, conducir, guiar una embarcación. Suele referirse a la acción de: "Administrar y tener el mando de un territorio o una colectividad". Gobernar, también está relacionada con la palabra griega: kybernan. Cuya traducción es Cibernética, es decir: "Ciencia que estudia los mecanismos de comunicación y de control en los sistemas electrónicos y en los seres vivos". Gobierno, vendría a ser la acción de gobernar, administrar, dirigir, guiar, conducir…Y Gobernante, resulta ser "la persona que gobierna un país o forma parte de un gobierno" y un Gobernador o Gobernadora, es, sencillamente, quien gobierna. Por supuesto, estos son significados restringidos y parciales de estas palabras sobre las que hay que profundizar. De todos modos, esto nos da una primera aproximación de lo que pretendemos con la ESCOLAG: Formar más (suponemos que faltan) y mejores gobernantes (aspecto cualitativo) para que aprendan y acumulen conocimientos, habilidades y destrezas, a través de la activación neuronal de todo su cerebro, que les permita: conducir, dirigir, guiar, administrar un territorio, un proyecto o un colectivo.

¿QUÉ ES UN BUEN GOBIERNO?

"Pudiéramos razonar entonces que, un buen gobierno y un buen gobernante es aquel que es capaz de conducir una nave a puerto seguro. Ese puerto es una direccionalidad que nos la da el Programa o Proyecto de Gobierno ofrecido, que debe ser traducido luego en un Plan viable de acción, en el que deben quedar explícitas las coordenadas del puerto al que nos hemos propuesto llegar (objetivos, metas o vector de resultados)."

¿NECESITAMOS MEJORES Y EFICIENTES GOBIERNOS?

"Estamos convencidos, de que es necesario y posible gobernar mejor en América Latina y el Caribe, y además, en el mundo. Venezuela, viene dando ejemplo de ello, aunque aún le falta mucho por mejorar. No es lo mismo gobernar, con vientos desfavorables, sin visibilidad, sin combustible y sin bastimentos, que hacerlo en medio de la bonanza, con cielo despejado y en favorables condiciones. Los elevados precios del petróleo y de recaudación de impuestos, las torpezas de la oposición (incluyendo la del exterior), el liderazgo indiscutible del Presidente Chávez y de algunos miembros de su equipo de gobierno, el despertar de la población que ha asumido su rol protagónico e incluso, la suerte que nos ha acompañado, pueden estar ocultando una imperceptible realidad: No estamos gobernando con eficiencia. Lo podemos hacer muchísimo mejor. Necesitamos elevar, cuanto antes, la capacidad personal, comunitaria e institucional de gobierno. No basta mantener y administrar el poder. Hay que gobernar mejor, para no continuar arando en el mar. Para lograr un alto índice de felicidad del pueblo, estabilidad política y social. Si no lo hacemos ahora, la corrupción y la burocracia nos devorarán." (los destacados nuestros)

HASTA UN EX FISCAL GENERAL DE LA IV NOS LO ADVIRTIÓ

Las fallas relacionadas con la baja capacidad de gobierno, vienen desde hace muchos siglos y, en el caso de Venezuela, casi desde que nos convertimos en una República "independiente".

El Dr. Ramón Escovar Salom, ex Fiscal General de la República, lo desarrolló muy bien en una serie de artículos de prensa que luego salieron publicados en su libro: "El oficio de gobernar" (Editorial Planeta, 1994), en su introducción que titula: "Para Comenzar"; allí leemos un párrafo que si lo leyéramos, sin decir quien lo dijo y en qué época, con mucha probabilidad se lo achacáramos a algun@ de es@s que llaman "opinadores de oficio" en contra del Presidente Maduro. Veamos:

"Hoy estamos en presencia de un crisis profunda la cual ha tenido graves repercusiones económicas hasta el punto de llevar al país a una inexplicable bancarrota, puesto que Venezuela ha sido una nación con riquezas excepcionales y privilegiadas"

Es decir, no es la primera, ni será la última vez que Venezuela está en crisis y la economía se ve afectada. Más adelante señala con meridiana claridad de hombre bien formado y con experiencia política:

"No puede decirse que las causas de esta lamentable encrucijada de la historia sea de origen material" Es decir: lo teníamos y lo tenemos todo.

"Las verdaderas razones que la explican están en la ausencia de desarrollo moral y en la falta de gerencia pública para ordenar la conducta de los hombres y aprender y dominar el manejo de las cosas"

Es decir: La baja capacidad de gobierno, incluyendo, los aspectos éticos, morales y espirituales, como lo hemos venido indicando, han impedido que hagamos una gestión eficiente. Chávez y Maduro, no han podido deslastrarse de esa herencia cultural del pasado que pende sobre nosotros como espada de Damocles. Finaliza diciendo el ex Fiscal General:

"La anarquía y la falta del más elemental requisito del orden en la utilización del recurso humano ha llevado a la descalificación de los servicios públicos. No hay el menor requerimiento de calidad para nombrar funcionarios y para exigirle quienes sirven al Estado el mínimo de eficacia y de disciplina en el comportamiento"

Y más adelanta señala:

"En Venezuela es preciso construir una capacidad para gobernar (…) En Venezuela se han ideado toda clases de obstáculos para dificultar la acción de gobernar (…) Es necesario construir una nueva capacidad de gobierno en Venezuela (…) la lucha contra la corrupción sufre muy serio reveses por la imposibilidad que ha habido hasta ahora de crear mecanismos verdaderamente eficaces para combatirla (…) las órdenes que no se cumplen tiene una vieja tradición (…) Suele haber un largo trecho entre la intención y la acción del gobernante. Grandes frustraciones se interponen en ese camino. Notables estadistas de la historia han dejado constancia de su decepción, y a veces de su amargura, por no haber podido realizar lo que pensaron…"

CONCLUSIÓN:

Esas palabras de un hombre experimentado nos permite pensar que aún nos falta mucho por avanzar para poder tener GOBIERNOS EFICIENTES y que las ineficiencias de los gobiernos, incluyendo las de Chávez y de Maduro, son parte de esa historia acumulada de tantos años que nos cuesta cambiar pero que debemos lograrlo, porque como dice el Presidente Nicolás Maduro:

DEBEMOS APRENDER A HACER MÁS CON MENOS:

¡Eficiencia o Nada! fue una de las exigencias de Chávez: ¿Lo lograremos?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1383 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugo Moyer Agostini

Hugo Moyer Agostini

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a257421.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO