A propósito de ser ciego

Los miles de viáticos en dólares que Jesús Silva y otros cobraban en Pdvsa

La hipocresía es probablemente la peor de las actitudes ante los hechos que sacuden las llamadas relaciones humanas. Por ello, la historia bíblica de la mujer adúltera, en la cual una muchedumbre exigía que muriera lapidada, quedó en pleno contraste, cuando Jesús con sus palabras emplazó a cualquiera de los eufóricos para que lanzaran la primera piedra contra aquella fémina si algunos de ellos se consideraba "libre de pecado", palabras que marcaron tal reflexión sobre los allí reunidos, que uno a uno fueron abandonando el espacio de ejecución, para que finalmente aquella mujer terminara siendo perdonada hasta con la bendición de Cristo, al decirle: "tus pecados son perdonados, vete y no vuelvas a pecar".

Por ello, cuando individuos como Jesús Silva, quien por cierto ha dicho que denunciaría incluso ante las "autoridades", a quienes se hiciesen llamar "doctores" sin serlo, pero calla que Tarek William Saab, el designado "fiscal" general de la república por la ilegítima e ilegal "constituyente", se autodenomine con tal grado académico, sin tener ni el primer capítulo de una tesis en ese nivel, revela parte de la hipocresía entre quienes piensan que los demás somos permanentes vacuos, o en su defecto, estamos subyugados por las mentes de "superioridad" que emanan en este caso de quienes como ellos, se consideran con la "verdad absoluta".

Los hechos de corrupción en Petróleos de Venezuela, sociedad anónima (Pdvsa) no son nuevos. Esa industria ha estado podrida antes y después que Chávez llegara al poder, pero sobre todo en nuestra industria petrolera si algo se multiplicó después de la muerte del líder de la revolución bolivariana, es decir, con la llegada de Maduro al poder, fue la bazofia política que la invadió en todas sus áreas.

Alguien podrá decirnos que desde que Maduro llegó a la presidencia no pronosticamos la inminente quiebra de Pdvsa, cuando alertamos que Venezuela se había convertido en una empresa importadora de petróleo¹, porque la misma estaba siendo manejada con intereses políticos en desmedro de los económicos. Asimismo, en varias oportunidades, denunciamos la corrupción de Pdvsa², pero nadie nunca nos llamó, cuando menos para preguntarnos el origen de esos hechos ¿Por qué? Porque era sencillo. Para ese momento Maduro no veía asediada su candidatura presidencial para 2018, la cual por cierto, ordenó que este 29-11-2017 la hiciese pública quien en su momento anunciamos llegaría a la vice-presidencia cuando era gobernador³, un día después de anunciar la "corrupción" en Pdvsa ¿Casualidad o causalidad?

Hablar de corrupción en Pdvsa no sólo puede estar sujeto sobre quienes se han enriquecido impúdicamente de la industria petrolera con robos y saqueos. Aquí hay un montón de individuos, algunos por ejemplo de la cúpula del Partido Stalinista de Venezuela (PSUV), quienes hasta tienen el descaro de decirle a los venezolanos que "no les gusta la plata", pero viven como jeques árabes, con cinco o seis anillos permanentes de seguridad, viajan en "jets privados" de última generación y tecnología, o aerolíneas extranjeras en primera clase, disfrutan de camionetas blindadas a su antojo, ensambladas en el imperio japonés (estas son las preferidas) o norteamericano, toman escocés 18 años en cantidades para alcohólicos, comen en excéntricos restaurantes, se hospedan en hoteles cinco estrellas, y encima de ello, cobran "viáticos" a la nación por los "servicios que nos prestan". ¿Y de dónde sale toda esa plata, cuando ellos mismos dicen que aproximadamente el 96% de los ingresos del país provienen de Pdvsa?

En consecuencia, cuando individuos como Jesús Silva hablan del mayor corrupto y traidor de Pdvsa, suponemos que él, junto con quienes han cobrado, cobran y piensan seguir cobrando "viáticos" a Pdvsa o al país, para ir al "Imperio" para grabar "videos" y seguramente pasar días muy distintos a los que vivimos la inmensa mayoría de los venezolanos, sin dinero, sin alimentos, sin medicinas, sin agua, sin luz, sin transporte, y en el medio de una barbarie social que nos explota diariamente en nuestras vidas, desde el punto de vista político, económico y social, tales contratados por Pdvsa no son "corruptos", porque en tales casos, esos egresos estarían "justificados", aunque el país entero esté muriendo de hambre.

Lo insólito de tal actitud es que esos individuos se hacen llamar "ciudadanos de a pie", pero ni de vaina se montan en Metro, viajan en los camiones que prometió Erika Farías como transporte público, y usted nunca lo ve haciendo una cola para comprar algún alimento escaso, o para solicitar un documento público.

Suponemos que cuando Rafael Ramírez, ahora enfrentado a la cúpula del madurismo que comienza a autodisolverse, comience a dar nombres de quienes cobraban miles y miles de dólares en "viáticos" por cuenta de Pdvsa, y aparezca el nombre de algún Jesús Silva, tal vez nos digan que es el embajador de España en Venezuela, o algún "ciudadano de a pie" que dirá que está libre de corrupción, o mejor dicho "libre de pecado", porque el cobrar y cobrar dinero en dólares, para darse "dulce vita" en nombre del Estado en cualquier parte del exterior, son "funciones revolucionarias y socialistas". A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6630 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a255916.htmlCd0NV CAC = Y co = US