Cárcel para los padrinos de la inflación inducida

Quien niegue que estamos en presencia de una guerra económica, ante las peripecias que nuestro pueblo tiene que afrontar para sobrevivir; o es un ignorante supino; o no vive en este país o es corresponsable de esta aguda crisis. Ahí tenemos al dólar today, donde manos misteriosas que se esconden en la oscuridad trastocan el valor del dólar; sin que el gobierno por mas que se lo haya propuesto, no ha podido ponerle coto a esta inusual política alcista, que ha desembocado en forma avasallante en esta inflación inducida y la devaluación. La derecha para escurrir el bulto nos dicen lo contrario; que la inflación y la devaluación nuestra es ocasionada por la inyección de dinero en el motor de la economía, que crece mas rápido que la producción de bienes y servicios. Una mentira que no se la creen ni ellos mismos.

Son mafias tan poderosas, que prácticamente nos tienen contra la pared, blindando nuestra economía, de tal manera que la soberana Asamblea Nacional Constituyente esta de brazos cruzados y sin poder hacer nada; ni con el anuncio que hizo el presidente Maduro el pasado mes de septiembre del nuevo sistema de precios máximos de venta al público de los 50 productos y servicios de primera necesidad.

Los bancos hacen lo que les da la gana con el efectivo. Los usuarios tienen que hacer peripecias para cobrar cheques que rondan los 20.000.00 y 30.000.00 bolivares. Es usual, ante la falta de efectivo la presencia de negocios que a la luz publica cambian a precios de usura que alcanzan el 40 y mas por ciento sobre el valor real. Sudeban y el Sundde tienen la palabra.

Los famosos puntos de venta; en algunos de ellos existen tarjetas que no corren; pese a tener disponibilidad de dinero. Supermercados como La Fuente de Puerto Ordaz y ahora pasaron al Estado, productos como el pan, que es lo único que venden, si el consumidor no lleva el dinero contante y sonante, no le venden el producto. En lugares como el terminal de pasajeros de Puerto Ordaz, los pasajes tienen que ser comprados en efectivo por los usuarios. Los puntos de venta dejaron de funcionar para todas las líneas de autobuses. Aquí no existe ni ley que valga, ni organismo que controle estos desafueros. El gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera, que entró cortando rabo y oreja y ha venido poniendo entre rejas algunos menesterosos de la cosa pública; aquí tiene mucha tela que cortar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1120 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: