Corrupción un problema de Estado

Leyendo el formidable artículo de Martín Guedez que antecede a éste en esta Bitácora, se me ocurre hacer unos comentarios adicionales.

Si hay una violencia justa, es aquella que se emplea en hacer a los hombres buenos; y, por consiguiente felices; y no hay libertad legítima sino cuando ésta se dirige a honrar a la humanidad y perfeccionarle su suerte. -Simón Bolívar-

En varias oportunidades he escrito sobre el tema… y aunque peque hoy de reiterativo quiero hablar de lo mismo: “La Corrupción”…

Es ése un flagelo que nace en los primeros tiempos de la colonia… desde la época de los encomenderos ha existido la corrupción que mengua el erario público y eso casi siempre en detrimento de aquellos que menos tienen… Las fortunas que llegan a los 1800´s son producto muchas veces, no del trabajo, sino de componendas y la expoliación de la cosa pública…

En el libro considerado apócrifo: “Guerra a Muerte 1828 Relato de un Oficial Inglés” el cual recoge cuentos de cantina de los sobrevivientes y desertores de la Legión Británica se narra que luego de la “Campaña Admirable” se queda la tropa sin cobrar, ya que los dineros destinados al pago de la misma fueron destinados a los festejos, adornos y carrozas con los que se celebró el hecho en Caracas.

Nuestros héroes de la independencia no se quedan atrás… sobrarían dedos de las manos para contar los que no se vieron envueltos en la rebatiña de la cosa pública que comienza con la disolución de la Gran Colombia y la muerte de Simón Bolívar… Muchas, por no decir todas, las grandes fortunas que perduran hoy en día fue el “premio” que se otorgaron a si mismos los generales, o sus familiares directos, que traicionaron las doctrinas Bolivarianas.

Como descargo en este aspecto es digno de mencionar el caso del General en Jefe de de los Ejércitos de la República Bartolomé Salom Borges
(http://www.simon-bolivar.org/bolivar/bartolome.html)
quien siendo el intendente del ejército durante casi todo el tiempo de la gesta independentista, muere poco menos que de mengua en su nativa Puerto Cabello y también el del Coronel Luís Perú de la Cacroix (edecán de Bolívar y autor de “Diario de Bucaramanga”) quien en su nota de suicidio dice: “…la humillación y la ignominia, son los motivos que me determinan a abreviar mis días, convencido, por otra parte, de que hay más valor en darse la muerte que dejarse degradar et prendre à la gorge por la horrible miseria…” y podríamos hablar de otras excepciones como la de José Ignacio Abreu e Lima, José Laurencio Silva, y otros (muy pocos más) que no nombro por no extenderme en el tema.

Luego de muerto Simón Bolívar y durante la época de las montoneras, que terminan luego de la muerte de Gómez, el Expolio a la cosa pública fue el deporte nacional… las fincas se obtenían por la denuncia y/o asesinato de sus dueños… nacen los “Amos del Valle”… las cercas caminaban de noche ante la ley de los trabucos y los machetes… las mejores tierras quedaron “ociosas” en las manos de unos pocos… la ley se hacía para ser burlada… en 1898 (creo) escribía el Cabito Castro a un amigo en caracas “… porque no hay nada más corrupto que el poder judicial venezolano…”.

Para nadie es un misterio lo que ocurre desde los 1940´s cuando se instaura en Venezuela el primer gobierno Adeco… seguido por la década Pérez-Jimenista con aquel platinado y las mafias italianas de Galiardi que controlaron la construcción e instauraron en Venezuela la modalidad mafiosa del soborno al empleado público… y luego del 23 de enero ¡¡LA DEBACLE!!! Nacen los Doce Apóstoles engendrados por la “democracia” adecopeyana en los gobiernos del cucarachón de sagrario del Caldera y del criminal Carlos Sangrés Pérez; nace una nueva terrogafia con el corso de Leóni; conocemos la complaciente estupidez de Luís Herrera y Lusinchi; todos estos criminales fueron apoyados, en todas sus vagabunderías, por “tribus” judiciales de prosopopeyicos nombres regentadas por ilustres “abogados” en donde se destacó, como una de tantas, “La Tribu de David” liderizada por aquel oscuro abogado que se hizo famoso en el carrerón de San Agustín que le costó la vida a Leonardo Ruiz Pineda…

Entonces camaradas la corrupción existe porque forma parte de la sociedad GODA venezolana, así ha sido y así NO debe continuar… No ha sido producto de la revolución, y me atrevería a decir que ésta es producto de la idiosincrasia del godismo venezolano… y que ahora, los que estamos en esta revolución tenemos la obligación de acabar; ya que este flagelo heredado de la colonia debe concluir de una vez por todas…

Pero resulta que toda la oligarquía, que hoy nos ataca, es producto de esa corrupción, TODOS los dueños de las fortunas que nos adversan con hijos, nietos o bisnietos de LADRONES… es la historia de aquel ministro de la época gomecista que les decía a sus hijos: “Yo robo hoy, para que ustedes mañana sean honrados”… Ellos si saben de corrupción, forma parte de su tradición familiar, de su herencia más directa… pero es más, además de ser todos unos contumaces corruptos tienen la prepotencia que se desprende de un absoluto desprecio de la ley, que por generaciones han controlado a su antojo… prepotencia de los que saben que controlan a los jueces, que pueden sobornar las autoridades y que por esa circunstancia son intocables… Pueden faltar a la ley (ya que al hacer ellos la Ley, “hicieron la trampa” que en ella enmascararon) Estos “señores” pueden por lo tanto asesinar igualmente a campesinos como a fiscales, evadir impuestos, traficar con divisas, ampararse en testaferros y marionetas que controlan a su gusto… Es así como encontramos a todo ese policromático mini universo que hoy nos adversa al total margen de la ley, esgrimiendo una impunidad que ellos creen que es su derecho adquirido; ya ante la mente de ellos sus delitos no son tal, porque se consideran con todo el derecho de perpetuar sus felonías…

¿Que hacer ante esto?.. Duplico a continuación unos pensamientos de nuestro Libertador:

“La corrupción de los pueblos nace la indulgencia de los Tribunales y de la impunidad de los delitos.”

“La destrucción de la moral pública causa bien pronto la disolución del Estado.”

“Así como la justicia justifica la audacia de haberla emprendido, la imposibilidad de su adquisición califica la insuficiencia de los medios.”

“El hombre es hijo del miedo, y el criminal y el esclavo mucho más.”

“Es preciso el último rigor con los malvados, sean godos o sean patriotas, porque la república tanto gana con la destrucción de un buen realista como de un mal ciudadano.”

“La clemencia con el malvado es un castigo del bueno”

“La clemencia con los criminales es un ataque a la virtud.”

“La justicia es la reina de las virtudes republicanas, y con ellas se sostienen la Igualdad y la Libertad.”

“La nación será sabia, virtuosa, guerrera, si los principios de su educación son sabios, virtuosos y militares; ella será imbécil, supersticiosa, afeminada y fanática si se cría en la escuela de los errores.”

“Necesitamos de hombres robustos y fuertes acostumbrados a la inclemencia y a las fatigas, de hombres que abracen la causa y la carrera con entusiasmo, de hombres que vean identificada su causa con la causa pública, y quienes el valor de la muerte sea poco menos que el de la vida.”

Bien, hay un par de docenas más, pero estos me llevan a justificar los que quiero decir, sobre algunas ideas para enfrentar este tradicional flagelo:

Primero camaradas “EDUCACIÓN”… educación a todos los niveles… la campaña debe comenzar en la más tierna edad, ser obligatoria en todo pensum educativo; y hacerse pública de forma masiva, por TODOS los medios comunicacionales de forma OBLIGADA y debidamente planificada, para que no sea manipulada; una Ley de la República que le dé suficiente fuerza para su aplicación al poder moral, debe ser promulgada; la corrupción debe ser execrada a todos los niveles de nuestra sociedad.

Segundo, SEVERIDAD… severidad de acción, primero, ante los nuestros que se crean con derecho a medrar sobre la cosa pública… El amiguismo, el compadrazgo y la complacencia deben terminar de una vez por todas… ya si tratamos a nuestros trasgresores con TODO EL PESO DE LA LEY tendremos la suficiente autoridad moral para acometer el adecentamiento del país, y cuando juzguemos a algunos de esos godos que se creen con derecho de transgredir la ley no tendrán argumento de descargo posible y podremos usar el poder de la ley que nos dé la moral…

Pero más severidad debemos tener ante los Jueces que se presten a esas interpretaciones compacientes “sui generis” de la ley y deberá existir un mecanismo (POR LEY DE LA REPÚBLICA) que revise el contenido MORAL de toda sentencia; un juez trasgresor debe ser cesado en sus funciones inmediatamente e imposibilitado, de por vida, a ejercer el cargo nuevamente.

Tercero, INVERSIÓN DEL CARGO DE LA PRUEBA (sólo para los caos de corrupción y malversación de la cosa pública), mientras no se tome este paso legal que involucra una enmienda constitucional, la justicia no tendrá un arma apropiada para afrontar este flagelo… y para hacer eso, se requiera VOLUNTAD POLÍTICA… ya que este paso, en donde todo el mundo parece estar de acuerdo, pero no se materializa, ya que los intereses de que no se haga son más poderosos que los de la decencia del país.

Cuarto y último, LEYES SEVERAS, con penas ejemplares (hay que recordar que Simón Bolívar decretó la pena de muerte para los peculadores) penas que castiguen con igual rigor al corrupto, que además de cárcel incluya el decomiso de bienes hasta por dos veces de la cantidad involucrada, tanto al corruptor y sus cómplices y se haga extensiva a encubridores y testaferros; eso garantizará el desaliento a cometer el delito.

Camaradas, quien esto les escribe no es leguleyo, no conozco la materia; pero pienso que la solución al problema es viable, con decretos y leyes claras (sin muchas sentencias latinas, que incluyan la trampa en la ley) todo lo que se requiere es VOLUNTAD POLÍTICA, voluntad política que es nuestra única responsabilidad; porque mis amigos el hecho de ser la MAYORÍA también tiene sus obligaciones; es al Ejecutivo, al Poder Moral, a al Asamblea los que tienen la palabra es este asunto.

Salud, nos vemos en las teclas…

JotaDobleVe
JWekker@GMail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 4270 veces.



Jota DobleVe

Activista venezolano-holandés. Alias Jota Dobleve.

 jotadobleve@gmail.com      @JWekker

Visite el perfil de J.W. De Wekker Vegas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: