Se pretende modificar el marco jurídico de resguardo y protección de la laguna de los patos en Cumaná

La presentación del proyecto “Estudio del sistema ambiental y del espacio público en el subsistema de la laguna de los patos de la ciudad de Cumaná”.

Alentamos sobre la intención del proyecto del BID-MPPP-Alcaldía del Municipio Sucre en pretender convertir el espacio lagunar en una infraestructura basada en funciones de tipo recreativo y establecer usos permisibles para hoteles y similares para la “sustentabilidad del turismo”.


En vista de la situación controversial de los objetivos del “foro 1: Universidades y Académicos” para la presentación del proyecto “Estudio del sistema ambiental y del espacio público en el subsistema de la laguna de los patos de la ciudad de Cumaná” a los actores locales convocada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Alcaldía del Municipio Sucre del Estado Sucre, el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria "IHCantabria" y City Plan Consultoría, C.A. (CITYPLAN).

A continuación un manifiesto en defensa de nuestros históricos ecosistemas, en el entendido que esta iniciativa lleva implícita la idea de abrir un debate, el cual consideramos de notable interés para todo el país, por tratarse de la particular relevancia del sistema ambiental, por sus respectivas connotaciones ecológicas, que se extienden desde la Laguna de los Patos de Cumaná hasta los humedales de Punta Delgada y la circunstancia fluvial particular del río Manzanares y el golfo de Cariaco, todo ello como parte integral de la unidad patrimonial de la ciudad de Cumaná.

Queremos que este manifiesto se proyecte sobre esta realidad de nuestra propia vivencia dentro de un espacio histórico-cultural-ambiental llamado ciudad de Cumaná. Pues, enfatizamos, que la Laguna de los Patos de Cumaná, Venezuela y el Mundo, mantiene su vigencia y vigor como escenario natural, como fuente inagotable de vida y como escenario de biodiversidad, para el logro de un estado de plenitud ecológica de la humanidad requiere y espera, definitivamente, la mano amiga, constructiva, solidaria, conservacionista de todos.
Por la necesidad imperiosa de que todos y cada uno de los venezolanos conozcan con prontitud nuestra denuncia, nos permitimos adelantar algunas observaciones:

1. EL DESARROLLO SUSTENTABLE
El desarrollo sustentable se ha acogido como principio rector en la Constitución de 1.999 y, además, a partir de allí, se ha desplegado en un sinnúmero de instrumentos normativos; en otras palabras, forma parte de nuestra base política en plena vigencia. Por eso, al amparo del desarrollo sostenible surge como premisa indispensable la satisfacción de necesidades y aspiraciones humanas, y para atender a esta premisa resulta un factor vital la visión participativa.

Se rescatan como fundamentales los principios de autogestión, autonomía y autodeterminación, y por tanto su incompatibilidad con el autoritarismo y concentración de poder. Anoldo Gabaldón (2006), entre otros autores, señala que la Democracia es una condición necesaria para alcanzar desarrollo sustentable. Para que podamos avanzar hacia la sostenibilidad, se tiene que aprender a gestionar el nuevo marco de debate y participación (Torres, 2005).Se entiende por desarrollo sostenible o sustentable aquel "desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades", según informe producido por la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, conocido como Informe Brundtland, y que fue publicado en 1987.

La orientación hacia la sustentabilidad se evidencia en la Carta Magna de 1.999 en artículos referidos a territorio y espacios geográficos; derechos ambientales, culturales, educativos y económicos de los pueblos indígenas; poder público; sistema socioeconómico y seguridad de la Nación. Incluso, mediante la Ley Orgánica del Ambiente (Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Número 5.833 del 22 de Diciembre de 2006), se ha incorporado una definición propia de desarrollo sustentable, entendido como un "proceso de cambio continuo y equitativo para lograr el máximo bienestar social, mediante el cual se procura el desarrollo integral, con fundamento en medidas apropiadas para la conservación de los recursos naturales y el equilibrio ecológico, satisfaciendo las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las generaciones futuras".

3. LA POLÍTICA DE CONTRATACIÓN
El financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (B.I.D.) para el “Estudio del sistema ambiental y del espacio público en el subsistema de la Laguna de los Patos de la ciudad de Cumaná” es indicativo de las grandes limitaciones a la posibilidad del ejercicio profesional y a la creación de estímulos en función del necesario y constante avance intelectual de los profesionales venezolanos, los del Estado Sucre y, específicamente, los de Cumaná.

Nadie entenderá el significado del financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (B.I.D.), si el mismo Ministerio de Planificación y la Alcaldía del Municipio Sucre del Estado Sucre, no contribuyen a la necesaria evaluación de una política de contratación con la empresa extranjera “IHcantabria” (española) y la consultora foránea “CITYPlan” (Caracas). Al parecer, esto importa poco, sobre todo porque se tiene una mala valorización de las virtudes que poseen las universidades públicas y privadas como los equipos técnicos profesionales de la ciudad Cumaná.

Significa, esto último, seguramente, la importancia del proceso de descentralización de elaboracion de planes y proyectos, que tímidamente se realiza en el país, esto constituye una referencia nada halagadora. En la medida que no contribuye a reafirmar la necesidad de mantener esa dirección y, además, la disposición de las regiones a asumir tales responsabilidades. Esta virtud, por encima de cualquier acto de justicia adicional o defecto que se le pueda señalar, debió obligar a una política de contratación del proyecto diferente y no convertirlo en una simple toma de decisiones, que debería ser asumida por todos los actores locales involucrados a los cuales compete la invitación.

4. LA INFORMACIÓN Y LA PARTICIPACIÓN
Es, prácticamente, una norma solicitar “la participación” y un “proceso de información”, a través de exposiciones públicas, cuando la toma de decisiones afecte directamente el sentir de la comunidad y fundamentalmente, a la voluntad del colectivo; otorgándole a las comunidades un lapso de sesenta (60) días para revisar el material del proyecto y hacer las observaciones correspondientes.

La consulta es un derecho del pueblo, el cual debe ser preguntado como expresión real y legítima de la democracia participativa y protagónica. De allí, que sea indispensable la consulta antes de continuar remozando, maquillando e introduciendo cambios en relación con el acervo ambiental, cultural y patrimonial de la ciudad de Cumaná. El ciudadano común tiene voz y voto en la construcción de su ciudad y su historia. Este es un derecho constitucional para que de algún modo la colectividad exprese un juicio crítico.

Cuando señalamos que en el proceso de realización del Proyecto “Estudio del sistema ambiental y del espacio público en el subsistema de la Laguna de los Patos de la ciudad de Cumaná” debe existir un mayor despliegue de información y participación de la “ciudadanía”, creemos estar en lo cierto. Ese despliegue, esa participación y ese proceso de información debe entenderse como una forma de trabajo que debe poseer el equipo de proyectistas. Hablamos de romper el esquema de realización de proyectos donde los afectados desconocen el desarrollo, los criterios y la opción de participación, es al final, cuando el trabajo ya realizado es prácticamente inmodificable. Cambios de forma son aceptados y más nada.

Esto se viene observando en el caso del Proyecto del BID-MPPP-Alcaldía. Y es esta una de las cosas que nos lleva a realizar la solicitud de una serie de exposiciones públicas de lo realizado para evitar la incertidumbre y el desagrado de los habitantes de la ciudad de Cumaná. Quienes, sin previo aviso, tenemos que asimilar las nuevas reglas del juego que los proyectistas imponen.

La convocatoria a la información y la participación se entiende como la convocatoria a "Foros”, entre “Comunidad y Personalidades”, “Universidades y Académicos” y “Gremios y Empresarios”, lo que a todas luces expresa una invitación sesgada, discriminatoria, fraccionada, clasista y segregacionista para la rapacería alevosa de investigaciones y de estudios realizados como aporte gratuito para la fase de la ingeniería conceptual del mencionado proyecto.

La situación por la cual debemos pasar ahora los habitantes de la ciudad de Cumaná es representativa de lo que inicialmente se señala. Se nos toma por sorpresa, desorganizado y con poco tiempo para realizar las observaciones vinculantes a los planificadores del BID, al Ministerio de Planificación y, mucho más, para la Alcaldía quien seguramente tendrá una respuesta muy débil, para no decir ninguna, como lo ha venido haciendo. En todo caso, aquí la palabra la tiene los mismos habitantes de la ciudad de Cumaná.

La poca disposición a una sana discusión –por lo menos por la vía de los hechos- se expresa en la falta de respuesta del ciudadano alcalde de un conjunto de comunicaciones entregadas en su despacho solicitando la exposición pública permanente y la posibilidad de reproducción del material en discusión, son algunas de los incumplimientos que vale la pena señalar. La importancia radica justamente en el hecho de que su incumplimiento abra puertas a una asimilación mayor del proyecto del BID-MPPP-Alcaldía, una comprensión mejor de sus alcances y en alguna medida se crea un precedente importante a los efectos de la tan esperada “Sala de Planificación de la Alcaldía”.

Ninguna ley obliga a la alcaldía a haber hecho las cosas de esa manera. Todo lo contrario, el artículo 49 de la Ley Orgánica de Ordenación Urbanística, al hablar de este tipo de proyectos, señala que “la autoridad urbanística municipal dispondrá lo concerniente a la elaboracion, aprobación y ejecución de estos planes”. O sea, que todo lo hecho por el alcalde, en contenido y forma, es responsabilidad absoluta del alcalde de Cumaná.

5. EL CAMBIO DE USO DEL PARQUE LITORAL
La solicitud de desafectación y cambio de uso de la poligonal de nuestro histórico ecosistema marino-costero Laguna de los Patos de Cumaná, como espacio natural y como ecosistema marino-costero, se realizará sin la debida consulta. Es decir, se atentará contra un activo patrimonial de la ciudad como espacio de amortiguación esencial, centro de oxigenación, valor escénico, científico y educativo.

De este modo, la desafectación y cambio de uso de la poligonal de la Laguna de los Patos de Cumaná, pretenderá apropiarse de la imagen arquitectónica del espacio a través del uso escenográfico-recreacional y como elemento estético visual privado de uso privilegiado no colectivo. Si permitimos que el proyecto “Estudio del sistema ambiental y del espacio público en el subsistema de la Laguna de los Patos de la ciudad de Cumaná” se concrete se perderá definitivamente como lugar de uso de la ciudad y de sus habitantes.

El debate sobre la defensa de este ecosistema marino-costero, debe dar al traste con la pretensión de entes oficiales “rectores” de la política urbana (Alcaldía del Municipio Sucre del Estado Sucre), quien en última instancia solicitará al Consejo de Ministros la desafectarán para cambiar la reglamentación de uso de la Laguna de los Patos; modificando el marco jurídico de resguardo y de protección de este ecosistema marino-costero; obviando la urgente necesidad de descontaminarla por las continuas descargas sin ninguna clase de tratamiento de las aguas servidas.

Por eso, es oportuno el planteamiento de esta lucha, porque se debe alentar sobre la intención del proyecto del BID-MPPP-Alcaldía del Municipio Sucre en pretender convertir el espacio lagunar en una infraestructura basada en funciones de tipo recreativo y establecer usos permisibles para hoteles y similares para la “sustentabilidad del turismo (natural, playa y ciudad)”.

NUESTRA RESPUESTA
Creemos que estamos en un momento histórico que exige el cambio de la formalización arquitectónica, basado en un profundo cambio social, que rompa abruptamente con la imperante de hoy día. De allí, que en relación con ese cambio en la concepción espacial del proyecto “Estudio del sistema ambiental y del espacio público en el subsistema de la Laguna de los Patos de la ciudad de Cumaná”, respondemos:

En primer lugar, ya basta que no se nos subestime cuando hacía "adentro" no se respeta nuestra formación profesional y nuestra visión crítica cuando se da un espacio al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en nombre de una lucha revolucionaria y antiimperialista. De allí, que denunciemos que nunca se nos ha querido escuchar y hemos sido relegados a la “oposición” por criticar la apertura entreguista de entidades públicas arrodilladas al BID, como fuente de financiamiento multilateral de América Latina.

En segundo lugar, debemos ahondar en otras determinaciones del diseño del espacio, las cuales se enmarcan en la perspectiva de la construcción del Estado no-clasista y el ciudadano racional ético-estético-biológico y, por lo tanto, es necesario constituir un nuevo programa arquitectónico, tanto en el aspecto social como en el aspecto de las técnicas productivas, que conduzcan a la necesidad de la originalidad del nuevo diseño con la desaparición del diseño-mercancía y el diseño-monumento-individual. Es imprescindible desmitificar que el problema del espacio social no es un problema técnico, sino un problema político. La solución no es espacial sino política, pues, el problema del espacio social está adecuado a la acumulación y a las relaciones de reproducción. No se debe ignorar que esa práctica de diseño es incapaz de solucionar los problemas de nuestras ciudades y, mucho menos, dentro de ellos, el problema de los sin-espacio.

Y, tercer lugar, queremos aclarar que no hablamos como enemigos del gobierno nacional, regional y local, sino como revolucionarios, como amantes de este proceso de cambio. Como creyentes de un proceso de transformación que debe garantizar la protección de nuestro patrimonio ambiental, cultural e histórico. Como voces vinculadas al área ambiental y urbana-arquitectónica hemos insistido en que el patrimonio ambiental, cultural e histórico de la ciudad sea un tema total y absolutamente abierto. Sentimos la necesidad de hacer críticas profundas por lo que está ocurriendo con estos espacios de incalculable valor patrimonial. Hemos propiciado esta discusión y eso implica hacer recomendaciones en el ámbito profesional. Y esto lo hemos hecho.

tetralectica©yahoo.es




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2689 veces.



Servando Marín Lista

Arquitecto- Es autor del libro "Desde la Comunidad": la arquitectura de multitudes (junio, 2010) dirigido a la formulación de propuestas de planificación del desarrollo estratégico para captar el objetivo esencial y específico de clarificar el compromiso y la responsabilidad de la explosión del Poder Popular con la problemática total de la ciudad, mediante todas las escalas de sus propias acciones para marchar rumbo al nuevo sistema de Ciudades Comunales, los Distritos Motores de Desarrollo y los Territorios Federales. Y autor, también, del libro "La Ciudad Comunal, la lucha de clases por el espacio" (nov, 2013) donde plantea una interpretación de los fenómenos urbanos, que constituye una herramienta sobre lo que ?desde afuera? de la estructura urbana, el poder económico y el poder político, conforman la lucha de clases por el espacio y avanza en el señalamiento de la necesaria ruptura con los valores, instituciones, relaciones de poder y las raíces más profundas de la sociedad capitalista.

 tetralectica77@gmail.com      @chevan2

Visite el perfil de Servando Marín Lista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas