Aventis

Venezuela y el costo en el balance alimenticio

Existe una gran interrogante del gobierno bolivariano de Venezuela y, es como llevar los productos de la dieta diaria a los anaqueles, porque, debe enfrentarse en tres niveles falsos de una realidad, como son la Guerra Económica, revisión de las estructuras de costos y los bachaqueros que, en su mayoría son factores de gobierno local y se encuentran aclimatados en los Consejos Comunales.

Hay una lucha constante y es expresar la buena voluntad del gobierno bolivariano en solventar esta problemática que se viene transformando en crisis y satisfacer las necesidades del pueblo. Ante, ésta visión global de una economía de ajustes, tenemos que ir a una unificación cambiaria, congelamiento de precios y validar dos o tres tendencias para desacelerar la economía y bajar la inflación a largo plazo, porque los industriales vienen asumiendo los costos de los rublos que elaboran. Un ejemplo, lo tenemos en la harina de maíz precocida, cuyo costo a nivel del consumidor se balancea entre doscientos y tres mil bolívares.

De inmediato, los encuentros económicos deben sincerarse E implantarse medidas antiinflacionarias. Las soluciones fáciles arropan la corrupción e impunidad. Por esto, el trabajo debe ser continuo e eficaz. Acá, se trata de instrumentar los valores de una economía social de mercado, teniendo como marco de referencia al liberalismo económico. En esto, Alemania marca la pauta y trata de regir una sola doctrina para Europa, Asia y Latinoamérica, siendo Venezuela el termómetro para las grandes decisiones de la región. Teniendo al frente, dos bloques, Mercosur y Unasur. Pero, el gran problema es el populismo, un coloso que viene quebrantando la Banca Oficial y Privada, puntos de ventas y los mercados mall. Ubicados en sitios estratégicos y que lo líderizan el Madeirense y San Diego, los cuales se vienen a pique por los procesos de quitarles alimentos por parte del gobierno para abastecer los famosos CLAPS, pero, las empresas venezolanas expropiadas no están produciendo prácticamente nada o solo el diez por ciento de la producción nacional.

En estos últimos años, Ángela Merkel busca afianzarse como regidora económica y desea tener un acuerdo sólido de libre comercio y un estándar comercial que la muestra como conciliadora hacia el hemisferio occidental. Su mensaje les ha ido bien a toda la comunidad europea y la gran clave es la credibilidad y ordenar los procesos de decisiones.

Los escenarios son históricos y quedan plasmados para darnos la racionalidad de un conflicto de intereses, pero, el gran problema latino es la militancia en las organizaciones políticas, donde los climas de desestabilización financiera tienen el objetivo claro de deslegitimar al presidente Nicolás Maduro Moros, así como a las instituciones. En este particular, nada es explicable.

El país, viene experimentando una agresión federal que agrupa fuerzas políticas oposicionistas y cuyos integrantes están colaborando desde las puertas de los supermercados hasta la distribución de los CLAPS. Algún día, las informaciones de la influencia de los bachaqueros con estos personajes han de ser desclasificadas y, en lo particular, no me explico cómo terroristas guarimberos comparten con el madurismo en el repartimiento de los cupos de ventas a los ancianos para tener la oportunidad de adquirir dos harinas de maíz precocida, de allí, que el presidente Nicolás Maduro Moros debe ejercer los procedimientos jurídicos y legales para ponerle un coto a ésta barbarie corruptiva y, que arropa una atroz impunidad.

Tenemos que quitarnos el rancho de la cabeza. El fallecido Comandante Fidel Castro Ruz, exponía siempre que debemos entender la ideología marxista y avanzar entre la ignorancia de los demás y obtener el conocimiento de las luchas sociales que se traduce en justicia y paz geopolítica.

Debemos, utilizar el mecanismo de la democracia directa y socialista para alcanzar mediante el dialogo y los convenios, las negociaciones pertinentes y evitar las parcialidades políticas. Las minorías, tienen un derecho de interpretación política y de utilizar de una manera legítima, los instrumentos de la lucha social aplicada en el pasado histórico y no convencional.

Es el momento de trabajar por el Sur, teniendo presente, la cultura de nuestros pueblos y su antropología y tener presente, los pensamientos de Fidel que nos llevan a la integración y a la lucha mutua por lograr fines y objetivos comunes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1378 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a237713.htmlCd0NV CAC = Y co = US