Vientos de la sabana

Chao delincuentes de la frontera

Con sólida convicción patriótica acompañamos la decisión del presidente obrero Nicolás Maduro y el Estado de Excepción, hasta tanto no se normalice, regularice y haya paz en la frontera con Colombia. A esta hora del partido ya todos sabemos que es allí donde germinan los grupos paramilitares dirigidos por Alvaro Uribe Velez, que intentan día a día, de mil formas, acabar con el proceso revolucionario y destrozar la economía nacional con una extracción de los productos nacionales.

En los últimos años hemos podido observar como estos paramilitares asesinos han venido penetrando paulatina y sigilosamente en el tejido social nacional para promover el desorden, la anarquía, la guarimba, el saqueo, el bachaqueo y lesionar nuestra cultura venezolana, muy propia, muy respetuosa y muy amante de la paz y la sana convivencia.

Incluso hasta delitos como el secuestro y otras atrocidades delictivas, no eran flagelos nacionales sino, prácticas paramilitares provenientes de sectores irregulares del hermano país Colombia.

No se trata de xenofobia, o en dado caso “colombofobia”, se trata de que a través de una situación poco apropiada de las autoridades colombianas con su pueblo, que preferimos no detallar por ser asuntos internos de ese país, Venezuela se ha convertido en principal fuente productiva de manera irregular para millones y millones de habitantes colombianos pero que esta situación ha venido destruyendo la economía y estabilidad nacional, relegando a millones de venezolanos a largas e incómodas colas para adquirir los productos y alimentos; además de una especulación abismal de los mismos.

Podría decirse que todo se iniciaría con aquellas supuestas bases militares que Estados Unidos arrimó a Colombia cerca de la frontera venezolana y que para evitar la proliferación de los cultivos de droga. Estas se convertirían en verdaderos centros de entrenamiento, formación del paramilitarismo Uribista. Verdaderos espacios para fomentar escenarios de violencia y muerte, además de ser una auténtica referencia para la amenaza de la paz en la región, en incluso en ambas repúblicas.

De allí la decisión sabia, oportuna y valiente de nuestro presidente Nicolás Maduro, de proteger la soberanía nacional y los intereses supremos del pueblo venezolano. Esto ha permitido, inclusive de visualizar realidades que las dictaduras mediáticas y los operadores del antichavismo de las redes sociales habían querido hacer creer como una verdad. Por ejemplo, en estos pocos días del cierre de la frontera y sus positivos resultados, se ha visto como el pueblo colombiano ha querido que abran la frontera porque saben que acá en Venezuela es mejor vivir, hay más oportunidades y estabilidad social y económica. Ellos habían querido vender como realidad que Colombia era mejor país. Con cierta pena hemos podido observar las infinitas colas en Cúcuta y otras importantes ciudades las colas para comprar la gasolina y eso que allá en Colombia hay petróleo e importantes refinerías. Sólo que muy al contrario que en Venezuela, acá ese valiosísimo mineral es de todos los venezolanos y venezolanas. Sólo por nombrar un ínfimo detalle de la importancia de que el presidente de Venezuela sea un hijo de Chávez que con firmeza continúa su legado con la patria.

El Estado de Excepción de Maduro respeta los acuerdos internacionales de Derechos Humanos y tiene por objeto salvaguardar al pueblo venezolano. Muy al contrario del estado de excepción de anteriores gobiernos, por ejemplo el de Carlos Andrés Pérez, que fue para masacrar a un pueblo indefenso y defender los intereses de las oligarquías apátridas que humillaron al pueblo. Es por eso que da tristeza ver cómo conspicuos dirigentes de la MUD y hasta candidatos ya a la Asamblea Nacional por la oposición, que salen a defender a los delincuentes, asesinos, secuestradores y paramilitares en la frontera; es porque su odio y maldad contra el pueblo son inmensas, están ciegos y torpemente albergan esperanzas que con la anarquía podrán sacar provecho electoral.

Por eso es que los candidatos del Psuv y el GPP, tienen una ventaja notable para asirse de la victoria del próximo 06 de diciembre, porque están firmes y apoyando las medidas que protejan al pueblo; y nosotros desde la AN, como diputados solidarios y consecuentes con la lucha por consolidar este proceso bolivariano y chavista, acompañamos al presidente Nicolás Maduro con esta medida constitutiva para decirle chao a los delincuentes en la frontera y hacer de esta zona una genuina morada de paz y de convivencia entre dos hermanos, pero con respeto a las soberanías y cordura social.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1795 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor


Notas relacionadas